Earth Day 2017, la electricidad del cambio

Publicado el sábado, 22 de abril de 2017

Con el aumento de la cuota de energía renovable que alimenta estas aplicaciones, las emisiones se acercarían a cero también a nivel local. Un posible escenario: en los últimos años las tecnologías verdes han experimentado una fuerte aceleración, tanto a nivel industrial como doméstico y su difusión ha modificado la producción y el papel de compañías eléctricas y usuarios.

“En la industria de la energía, la inversión en la digitalización y la eficiencia creciente de los sistemas de acumulación y generación distribuida, permite que los clientes desempeñen un papel más activo y participativo, planteando soluciones eficientes para la producción, el almacenamiento y la gestión de sus necesidades energéticas”

– Francesco Starace, Presidente de Enel

Un modelo energético participado que, como afirma nuestro Presidente en un artículo recién publicado, Enel puso en práctica en Ollagüe, en los Andes, en la frontera entre Chile y Bolivia, donde la instalación de un “sistema en isla” permitió electrificar una amplia zona rural: una central eléctrica híbrida, con un sistema de almacenamiento de energías fotovoltaica y eólica.

El proyecto se llevó a cabo con la colaboración de las autoridades y comunidades locales y la universidad de Chile-Antofagasta, que ayudaron a nuestros ingenieros en el análisis de factibilidad, el proyecto y la planificación. El mantenimiento y la gestión de la planta se le encargaron a la comunidad local, para que las soluciones adoptadas fueran sostenibles desde todos los puntos de vista.

Sin embargo, el reto de la descentralización y la descarbonización de la producción energética a través del desarrollo de las renovables no logra eliminar del todo el impacto medioambiental debido al abastecimiento energético.