Enel Innovation World Cup, la competición por la innovación

Publicado el viernes, 27 de octubre de 2017

“Animar el espíritu empresarial, crear nuevas competencias invirtiendo directamente en nuestros compañeros para poner en marcha nuevas empresas: ¡ésta es la Enel que queremos y con la que contamos!”

– Ernesto Ciorra, Jefe de Innovación y Sostenibilidad

Una nueva metodología de trabajo

A los ganadores de la competición se les ofrecieron varias oportunidades de ayuda, como por ejemplo una formación sobre la metodología Lean Startup, un programa de tutoría por parte de un mentor de innovación para cada país, el acceso a las incubadoras de startups (en Italia y Brasil) y un patrocinador específico para cada equipo. Sin embargo, para una gran empresa como Enel, la piedra angular de la iniciativa fue la posibilidad que los equipos dedicaran tiempo al desarrollo de sus negocios. En los 18 meses que se habían previsto para llevar a cabo los proyectos, los grupos de trabajo pudieron aprovechar una cantidad de horas empresariales entre el 20 y el 50%, aunque el interés y la pasión de algunos les hayan impulsado a trabajar también en su vida privada.

El departamento de Innovación y Sostenibilidad de Holding se encargó de coordinar el proyecto, intercambiando opiniones con algunas partes interesadas para garantizar la eficacia de las varias etapas.

A través de la adopción de la  metodología “Lean Startup” se llevó a cabo en un principio un producto básico (producto viable mínimo), lo que permitió ahorrar en costes de producción y reducir los plazos globales de realización. Gracias a la competición Enel Innovation World Cup, la creación se vuelve co-creación. Es como exponer una escultura con formas definidas pero que todavía  necesita ser rematada: gracias al futuro comprador se pueden mejorar los aspectos que él mismo indique para obtener un resultado satisfactorio, evitando volver más veces al mismo  lugar de trabajo y gastar demasiado mármol.

“Realizar su propio sueño empresarial es algo que da grandes satisfacciones. Experimentar, no rendirse ante las dificultades y liberarse del miedo al fracaso es el modo mejor de alcanzarlo”

– Daniela Ferraro, Senior Innovation

Los resultados

En la primera edición se inscribieron 880 candidatos y, a los cuatro meses ya se contaban 98 propuestas de nuevas empresas procedentes de todo el Grupo Enel. De éstas se eligieron 36, para llegar a seleccionar  22 proyectos en el mayo de 2016. Éstos fueron sometidos a una selección a nivel regional por una comisión constituida por los Directores de cada País donde actúa Enel, que les brindó la oportunidad de desarrollar los negocios en el plazo de 18 meses y, en algunos casos, también les otorgó una financiación.

La iniciativa internacional premió a Chile y España (cada uno con 5 proyectos ganadores), Italia (4 proyectos) a la que siguen Colombia, Brasil y Rusia (con 2 proyectos cada uno), y finalmente Argentina y Estados Unidos (con 1 proyecto cada uno).

Los proyectos ganadores 

Los proyectos más interesantes son los que se pueden comercializar de inmediato. Entre éstos,  Brasil realizó una batería portátil e intercambiable en varios puntos de las ciudades y también un sistema de mapeo móvil para detectar problemas en las redes de suministro. En Chile se crearon un servicio integrado de asesoría para pymes que promueve la sustitución de equipamientos eléctricos obsoletos y además unos planes energéticos  para mejorar la calefacción en invierno y el uso del aire acondicionado en verano. Colombia destacó gracias a un método de pago online que reduce los riesgos para el cliente y a una tarjeta inteligente recargable en pesos, con la que es posible obtener energía en cualquier punto de una ciudad. Italia diseñó una  plataforma de micromecenazgo para el empleo de paneles solares, un servicio para regalar y monitorizar la energía autoproducida y un sistema de recarga rápida tanto para el transporte público como para drones en movimiento. En Rusia se creó un servicio de coche eléctrico compartido, mientras que en España se apostó por las transacciones en el mercado de segunda mano por lo que concierne la tecnología eólica y una base de datos para compartir equipos eléctricos. Finalmente, Estados Unidos llevará a cabo un sistema portátil de almacenamiento de energía para favorecer su venta durante los picos estacionales de consumo.  

Al finalizar la primera edición, la competición Enel Innovation World Cup se demostró una herramienta muy útil para las finalidades de la empresa, por plantear una oportunidad de confrontación internacional para poner en valor la creatividad y la experimentación que sigue, además que por difundir un modelo empresarial centrado en la asunción de riesgo. La forma empresarial para fomentar en Enel la cultura de la innovación.

Dos objetivos sinérgicos que hacen inevitable una segunda edición del concurso.