La sostenibilidad comienza en los proveedores

Publicado el jueves, 29 de noviembre de 2018

“El rol que cumple el proceso de compra es cada vez más central en la creación de valor, gracias a una mayor interacción e integración con el mundo exterior y con las diferentes partes que conforman la organización empresarial”

– Seeding Energies - Informe de Sostenibilidad 2017

El compromiso de Enel en una cadena de suministro sostenible contribuye al logro de un objetivo de desarrollo sostenible de la ONU (Objetivos de Desarrollo Sostenible - ODS), ODS #12 (Producción y consumo responsables).

Nuestro objetivo para 2020 es ambicioso: apunta a evaluar el 100% de los proveedores cualificados en aspectos como salud y seguridad, ambiente, derechos humanos y negocios éticos, en los principales grupos mercadológicos.

Construir una cadena de suministro sostenible

Según Laterza y Ciomei, construir una cadena de suministro sostenible significa poner en práctica diferentes acciones. Es fundamental, sobre todo, hacer un análisis preciso de la cadena de suministro, y para ello es necesario realizar un mapeo de cada uno de los proveedores y sus relativas criticidades.

En segundo lugar, debemos lograr ser claros en nuestras expectativas, transmitiendo a los proveedores nuestros valores y nuestra cultura de sostenibilidad, a través de una comunicación eficaz pero también con el ejemplo que damos en nuestras actividades cotidianas.

Después, verificar que el mensaje haya sido acatado y aplicado en su correcta modalidad. En un primer nivel, la evaluación se podrá realizar con cuestionarios y pruebas de autoevaluación; en aquellos casos donde las respuestas destaquen la necesidad de una mejora, se pasará a la fase de reuniones, que se realizarán también en la sede de los proveedores, para esclarecer los puntos críticos y, sobre todo, desarrollar programas que mejoren los procesos a través de una mayor participación de los proveedores. 

“Enel basa sus procesos de compra en los comportamientos pre-contractuales y contractuales orientados hacia una recíproca lealtad, transparencia y colaboración, con el objetivo de lograr una cadena de suministro resiliente y responsable”

– Seeding Energies - Informe de Sostenibilidad 2017

Por último, puede ser útil colaborar con otras empresas pertenecientes al mismo sector, para definir estándares comunes y buenas prácticas que permitan evaluar a los proveedores sobre la base de los mismos criterios.

El respeto de los derechos humanos

Con relación a la cuestión específica de los derechos humanos, el Grupo Enel sostiene, en todos los países en los que se encuentra, la Declaración Universal de los Derechos Humanos: un enfoque indicado por las Naciones Unidas y que respetamos en su totalidad con una política dedicada completamente a los temas de los derechos humanos.

“A través de este compromiso formal —explican Laterza y Ciomei— Enel cumple explícitamente su función de promotor del respeto de los derechos humanos junto a contratistas, proveedores y socios comerciales”, con una atención especial a los contextos de alto riesgo o con conflictos.

Las cláusulas de nuestra política requieren de los proveedores el respeto, la protección y la no violación de los derechos humanos en general, el reconocimiento efectivo del derecho a la contratación colectiva y a la libertad sindical, la eliminación de todo tipo de trabajo forzado y de explotación laboral infantil y la abolición de políticas discriminatorias.

Por esta razón, durante la fase de cualificación, presentamos a los proveedores un cuestionario relativo a los derechos humanos siguiendo las indicaciones de los “Guiding Principles on Business and Human Rights” de la ONU y de los “Children’s Rights and Business Principles” de Unicef. Sobre todo, hemos introducido preguntas relativas a la presencia de políticas y acciones para contrastar la explotación del trabajo infantil y el trabajo forzado y para constatar el respeto de los derechos humanos de los respectivos proveedores y contratistas.

Adquisición circular: innovación y sostenibilidad

La economía circular es un modelo de negocios con enormes potencialidades, capaz de generar competitividad conjugando innovación y sostenibilidad.

Para trasladar a la empresa hacia los principios de la economía circular, nuestro Grupo integra la sostenibilidad y la innovación como pilares de la estrategia de crecimiento y promueve un enfoque sistemático hacia la economía circular, un camino para seguir siendo competitivos.

Gracias a este enfoque y a la relación abierta e inclusiva con todos los stakeholders, estamos realizando soluciones concretas de economía circular.

Para estimular este cambio, en los primeros meses de 2018, Enel lanzó el proyecto “Circular Economy Initiative for Enel Suppliers Engagement” en el que participan 30 proveedores importantes a nivel global.

Se habla de “compra circular”, que consiste en la trazabilidad de los materiales de entrada y salida, conocer en profundidad el flujo de los componentes, su impacto ambiental y la capacidad de reciclaje de los productos: actividades que apuntan a que los proveedores se conviertan en aliados.

“De esta manera —según Laterza y Ciomei— se pondrá en marcha un proceso continuo de mejora de los rendimientos internos y de los proveedores, haciendo que la producción y la distribución de los bienes sean cada vez más sostenibles”.

El proyecto prevé la utilización de herramientas de internet donde los proveedores deberán ingresar los datos que permitirán determinar el índice de circularidad de la empresa: es la demostración de que la digitalización está mejorando cada vez más la eficiencia y la rapidez de nuestros procesos. Lo confirma el uso de tecnologías de inteligencia artificial para el análisis de datos sobre la sostenibilidad de nuestros proveedores, permitiendo el monitoreo en tiempo real de toda la cadena de suministro, la intervención inmediata en casos de criticidad como así también la programación de intervenciones estructuradas y procesos más eficientes. Ejemplos virtuosos de nuestra idea de innovability: innovación y sostenibilidad caminan juntas.