La Sapienza y Enel, arquitectura sostenible “made in Italy”

Publicado el martes, 18 de diciembre de 2018

“Estamos orgullosos de haber ayudado a la Universidad La Sapienza en este prestigioso proyecto. Siempre que innovamos tenemos como objetivo dar una solución que también sea sostenible”

– Chiara Mingoli, Innovation Governance, Intelligence and Partnerships, Enel

Los elementos base son dos Smart Meters de nueva generación para la gestión de los flujos energéticos, que son la evolución de la tecnología de los contadores electrónicos con los que Enel ha sido pionero a nivel mundial.

En esto se basa otra gran innovación del Grupo: un sistema de telegestión que, gracias a un concentrador digital para el control a distancia, recoge los datos y los envía a una plataforma centralizada o a una nube. De esta manera, el usuario, en cualquier momento y en cualquier lugar, podrá saber en tiempo real los datos del consumo energético, la producción fotovoltaica, la temperatura interna, la humedad y la calidad del aire y de la iluminación. Durante el Solar Decathlon todo esto fue útil para el equipo Sapienza, que pudo intervenir para optimizar la eficiencia, y se prevé que también será un recurso a disposición de los habitantes de la vivienda del futuro.

La plataforma permite consultar también el historial de datos: de esta manera, es posible verificar si la gestión de la vivienda y los comportamientos llevados a la práctica por el usuario están en línea con el objetivo de maximizar la eficiencia energética y, eventualmente, realizar las modificaciones necesarias.

“Enel es un aliado muy importante para el equipo Sapienza porque ha contribuido a este proyecto en varios aspectos: tanto con su colaboración desde un punto de vista técnico como con el suministro de tecnologías indispensables para el funcionamiento de la vivienda”

– Marco Casini, director del proyecto y asesor docente del equipo Sapienza

El coche eléctrico y su futuro

Otro aporte de Enel fue la infraestructura de recarga para los vehículos eléctricos, y es que el decatlón de la sostenibilidad comprende también los transportes. La casa ReStart4smart está provista de un coche eléctrico y un garaje con un punto de recarga: es la wallbox de última generación, disponible gracias a Enel X y conectada al sistema de telegestión que permite acceder a distancia a los datos de recarga. Un sistema integrado vanguardista, como demuestra el premio recibido en Dubái. Pero, como explica Marco Cecconi (responsable eléctrico del proyecto) no es solo eso, ya que nuestra infraestructura está lista para integrar una funcionalidad que no ha sido prevista en el reglamento de la competición: la electricidad excedente almacenada en el vehículo se podrá verter en la vivienda para su alimentación energética. Gracias a esta tecnología llamada Vehicle-to-Home (V2H) se reduce la necesidad de baterías para la casa, pues la batería es el mismo coche eléctrico. Esto también será posible en la vivienda del futuro. La Olimpíada de la arquitectura sostenible no es solo una competición, sino también un lugar para experimentar la innovación. Hoy, el futuro ha hecho una parada en Dubái; mañana, la tecnología sostenible hará girar el mundo.