Energías renovables, una nueva era

Publicado el lunes, 21 de enero de 2019

“La aceleración de la evolución tecnológica es el elemento que impulsa a la transformación de los sistemas energéticos mundiales. El crecimiento de las energías renovables está demostrando que es, claramente, una tendencia importante de esta evolución, junto a la profunda digitalización de las redes de distribución”

– Francesco Starace, Consejero Delegado de Enel

Al día de hoy, las nuevas tendencias son incesantes y seguirán guiando esta transformación por muchos años más.

Los beneficios de la nueva era de la energía

Sin embargo, la innovación tecnológica no es suficiente. En su exposición, Starace recordó que, para afrontar la transición energética como vencedores, es importante un modelo de negocios que sea capaz de generar un crecimiento inclusivo y sostenible. Solamente de esta manera será posible admitir todas las oportunidades que se presenten en el camino. La sostenibilidad bajo esta óptica, como ha surgido en debates fuera de la Asamblea, abre oportunidades económicas extraordinarias. Por ello, son importantes los datos comunicados por Amin sobre el impacto de las renovables relacionados con la creación de trabajo. Según los datos reportados por el Director General saliente, solo en 2017, el empleo en el sector de las energías limpias de todo el mundo aumentó en 500.000 puestos, llegando a superar por primera vez, a nivel mundial, el umbral de los diez millones de empleados.

Uno de los eventos de la IX Asamblea IRENA fue una sesión dedicada al lanzamiento del informe “A New World. The Geopolitics of the Energy Transformation”, impulsada por Amin y elaborada por una pertinente comisión internacional. El estudio, primer documento de este tipo publicado por una organización internacional, cuenta también con el aporte de Enel, y profundiza sobre los impactos geopolíticos que genera la transición energética, deteniéndose concretamente en los nuevos equilibrios entre los estados, en la redefinición del concepto de seguridad energética, junto con las prioridades internacionales resultantes de la exigencia de almacenamiento de los nuevos materiales estratégicos para la generación de fuentes renovables y el almacenamiento de energía. 

“Las fuentes renovables permiten, a cada uno de los países, reforzar su seguridad energética y aumentar su propia autosuficiencia energética, valorizando los recursos locales de energías renovables que se encuentran en todo el mundo”

– Adnan Z. Amin, Director General saliente de IRENA

El deseo expresado por la Comisión que se ocupó de redactar el estudio es que la transición energética pueda incidir positivamente en la reducción de las tensiones internacionales y, sobre todo, en aquellas que deriven de la localización geográfica de los recursos convencionales, comenzando así una era de crecimiento sostenible y de prosperidad extendida.