Crowd4Africa, impresoras 3D al sol

Publicado el miércoles, 8 de marzo de 2017

“En el curso de los años, el Lacor Hospital recibió valiosas donaciones en especie que le permitieron seguir garantizando los mejores cuidados al mayor número de personas y al menor costo posible en Uganda. Los paneles fotovoltaicos que recibió de Enel, a quien agradecemos de todo corazón, representan una pieza en la perspectiva de desarrollo de una estructura que se hace cada día más autosuficiente aún en términos de sostenibilidad”

– Dominique Corti, presidenta Fondazione Piero e Lucille Corti onlus

Potencialmente las ventajas son enormes. En opinión de la OMS (Organización mundial de la salud) más de 20 millones de personas en el mundo necesitan prótesis ortopédicas, pero solamente el 2% puede acceder a ellas. Solamente en Uganda 200 mil niños esperan una prótesis; y en los hospitales hasta la sustitución de piezas de recambio es un problema. Mejor producirlas a nivel local mediante impresoras, según recomienda la ONU. Se anulan los gastos de transporte, se eliminan los tiempos de espera y producción y se reducen los costes.

Enel decidió colaborar con el proyecto Crowd4Africa aún por corresponder éste perfectamente a los Objetivos de desarrollo sostenible (SDGs) establecidos por la ONU y compartidos por el Grupo, en una lógica de creación de “valor compartido”: garantizar el acceso a la energía sostenible, (SDG 7), fomentar la educación (SDG 4) y la salud (SDG 3); promover el empleo y un crecimiento económico inclusivo, sostenible y durable (SDG 8) basado en el reciclaje y la reducción de las emisiones de CO2 (economía circular) en mercados emergentes.

Finalmente, el modelo es fácilmente replicable, como pronto podría ocurrir en el centro Caritas de Kenge in Congo, donde un solo médico (la italiana Chiara Castellani) atiende a 150 mil personas.

El St. Mary’s Lacor Hospital representa una de las pocas esperanzas de curación para África subecuatorial: cada año trata a 290 mil pacientes, el 80% de los cuales son mujeres y niños. Al ser una entidad sin ánimo de lucro, garantiza asistencia médica a todos: los cuidados son gratuitos para los que no pueden pagar, mientras que para los que pagan las tarifas no sobrepasan el 25% de los costes.

Por lo que se refiere a la protección del medio ambiente, el Lacor Hospital es también un modelo. “Depuración de las aguas residuales, tratamiento de residuos tóxicos hospitalarios, sustitución de lámparas de neón e incandescencia con lámparas de led, alimentación con energía solar: el Hospital Lacor se hace cada vez más ecológico. - comenta Dominique Corti – Además, gracias al departamento técnico tenemos la seguridad que los paneles que donó Enel se instalarán, funcionarán correctamente y se asegurará su mantenimiento. Lo que en África no siempre se puede dar por descontado”.

Tampoco la entrega de prótesis y piezas de recambio se da por descontado. En África se hace cada vez más difícil enviar ayudas humanitarias a zonas desfavorecidas. De acuerdo con un estudio de la ONU que se publicó hace dos años, el 60-80% del presupuesto de las ayudas lo absorben los costes de envío de materiales a las regiones destinatarias.

El sistema que desarrolló el equipo del instituto de Roma está al alcance de todos. Una trituradora muele el plástico, una extrusora lo funde y crea un hilo de plástico que unos ordenadores y tres impresoras 3D transforman en prótesis y piezas de recambio. Para cubrir los gastos de tecnología bastó con una campaña de recaudación de fondos en la plataforma de financiación colectiva Eppela. A menudo las buenas ideas caminan solas.