El Tango de la Innovación

Publicado el jueves, 11 de mayo de 2017

“Sólo renunciando a nuestros hábitos, a las reglas que nos tranquilizan cada día, podremos abrirnos a lo nuevo, al cambio necesario para mejorarnos”

– Ernesto Ciorra, responsable de innovación y sostenibilidad de Enel

Una iniciativa que apuesta por favorecer un enfoque circular a la innovación, partiendo de nuestro interior para mirar hacia afuera y fomentando acciones de búsqueda en una realidad en que el mercado de la energía brinda grandes oportunidades de desarrollo.

Junto a Ciorra en la tribuna del centro cultural Konex de Buenos Aires, estuvo Estanislao Bachrach, neurocientífico argentino, durante muchos años investigador en Harvard y autor de “ÁgilMente”, quien ilustró las herramientas clave, los modelos y conceptos de la neurociencia en el proceso creativo, invitando también a los participantes a comprender la innovación interna de las organizaciones. Fomentando el espíritu de colaboración y animando a las personas para que adopten un enfoque diferente, es posible crear las condiciones para innovar, o sea para seguir el paso, detenerse y volver a partir cambiando el ritmo.

Trabajar en uno mismo para no limitarse a las reglas. Ése es el mensaje: una invitación a soñar, a creer en las propias ideas y comprender que en todo ámbito uno puede ser innovador y creativo.

“Para ser creativo, lo primero que hacer es infringir las reglas”

– Estanislao Bachrach, neurocientífico y escritor

Innovación y ritmos latinoamericanos

Durante el evento de Buenos Aires, Ciorra presentó los principales proyectos de innovación de nuestro Grupo, fruto de un modelo abierto a ideas, personas y novedades tecnológicas. Eso significa que con una mezcla de pasión, conocimientos y ganas de trabajar, lo que hoy parece imposible, mañana puede ser posible.

Por eso Enel simplificó los procedimientos internos para favorecer la colaboración con startups, centros universitarios de investigación, empresas innovadoras y promueve, en los diferentes países en que actúa, la cooperación con aceleradores, incubadoras e inversores para ayudarlos a crecer y crear valor.

Con esta finalidad, en los últimos tres años, en América Latina, se han puesto en marcha unos programas específicos de Open Innovation. El objetivo es no solamente captar las mejores ideas para las tecnologías de la energía, sino también descubrir nuevos sectores con los que interactuar y crear nuevos lenguajes y servicios.

Un ejemplo de este modelo es el programa Energy Start, a través del cual creamos una relación virtuosa con las startups chilenas y brasileñas y pusimos en marcha algunos proyectos exitosos. Entre ésos, por ejemplo, en Chile la colaboración con Uanbai, startup que ha creado un servicio de pago a través de las redes sociales. El sistema se llama #Pago y desde octubre de 2015 más de 1.400 clientes de Enel Distribución Chile lo utilizan para pagar sus facturas a través de Twitter y Facebook. En el ámbito de las redes sociales, también tenemos la experimentación de Chattigo, una plataforma web dirigida a simplificar la comunicación con el cliente utilizando una forma segura de mensajería automática, los bots para redes sociales. El servicio, utiliza la cuenta de Twitter de Enel Distribución Chile y ofrece a sus clientes asistencia y respuestas codificadas en caso de averías o emergencias. Además, cabe señalar la colaboración con la startup Zembia, que está trabajando para desarrollar una aplicación “a la medida” para nuestros contadores inteligentes, para permitir a los usuarios monitorizar y comparar sus propios consumos energéticos, recibiendo también comunicaciones y servicios.

En otro ejemplo de Open Innovation en América del Sur participan los empleados de nuestra sociedad controlada en Colombia (Codensa): se trata de la iniciativa Electric Sharing - ECO CAR, un proyecto piloto que brinda a nuestro personal la oportunidad de “poseer” un vehículo eléctrico, para recopilar y compartir datos relacionados con la conducción de vehículos eléctricos, las distancias recorridas tras cada recarga, la duración de los abastecimientos, el funcionamiento de las estaciones de carga y los consumos.

Iniciativas y programas para sondear la posibilidad de innovación se han puesto en marcha en todos los países en que actuamos. Con este espíritu vamos a llevar a cabo una red de Innovation Hub marcados Enel en todo el mundo: unos auténticos centros de creatividad y tecnología para permanecer siempre en contacto con las nuevas ideas. Después de la inauguración del hub de Tel Aviv, en julio de 2016, que es una de las realidades más innovadoras del mundo, en marzo de este año se inauguró también el Innovation Hub de San Francisco, en el Silicon Valley.

Nuestro próximo objetivo será Asia, donde vamos a crear una red amplia, coordinada por la división de Innovación y Sostenibilidad, en continuo contacto con las líneas de negocio y las demás unidades de la empresa. Un punto de enlace necesario para dar el primer paso, también al compás de un tango.