Seeding Energies, en el camino de las renovables

Publicado el viernes, 2 de junio de 2017

“La descarbonización del mix energético antes del 2050 representa un elemento clave y constituye uno de los cuatro ejes estratégicos en términos de ESG (Environmental, Social and Governance – Medioambiental, Social y Gobernanza) de nuestro Grupo, junto con las relaciones responsables con las comunidades, la puesta en valor de los recursos que trabajan en la empresa y la innovación y eficiencia operativa”

– Seeding Energies – Balance de Sostenibilidad 2016

Un liderazgo cuantificable

En 2015, en su calidad de energética global, Enel se empeñó formalmente en conseguir el objetivo de desarrollo sostenible #13 (SDG) y en contribuir a la implementación del convenio de París sobre el clima.

Un compromiso que implica la necesidad de cuantificar y comunicar de forma transparente lo que hacemos. Es ésta la función de Seeding Energies – Balance de Sostenibilidad 2016, que este año incluye por primera vez un capítulo dedicado a la descarbonización del mix energético, como eje de las estrategias de sostenibilidad e industrial de nuestro Grupo.

“Creemos que la transición hacia una economía con una baja tasa de emisiones no es importante sólo desde el punto de vista ético y de responsabilidad empresarial – la ciencia demuestra la responsabilidad del hombre en el proceso del cambio climático – sino que también es un motor para la innovación y una nueva forma de crear las condiciones para penetrar en nuevos mercados, permitiéndole al Grupo ser más competitivo en el contexto de un sector energético en transformación”

– Andrea Valcalda – responsable Sostenibilidad de Enel

En 2016 Enel fue admitida en el A-list de la organización CDP, el índice más utilizado por las finanzas sostenibles para orientar a los inversores hacia las empresas más conscientes en lo que se refiere al tema del cambio climático. El A-list del índice CDP incluye las empresas que, entre los 2 mil participantes a escala mundial, destacan por la eficacia de su estrategia a la hora de aprovechar las oportunidades y gestionar los riesgos del cambio climático. La puntuación en que se basa la admisión en el índice también tiene en cuenta la exhaustividad y transparencia de la información facilitada en materia de emisiones de gases de invernadero.

 

Progresos y objetivos

En 2016, el 46% de la producción de energía eléctrica de Enel fue de cero emisiones, con una producción total de fuentes renovables de unos 86 TWh, (con un crecimiento del 2% con respecto a 2015), evitando la emisión a la atmósfera de unos 56 millones de toneladas de CO2.

Siempre en 2016, las emisiones específicas de CO2 generadas por nuestras plantas fueron de 395 g/kWheq, con una baja de más del 3% con respecto a 2015, debida principalmente a la menor producción termoeléctrica de carbón en Italia y España. Con respecto a 2007, año básico para la definición de nuestro objetivo de reducción de las emisiones específicas de CO2 (o sea las relacionadas con la producción de un solo kWh), este valor ha bajado del 15%. Con respecto a 1990, año del Protocolo de Kyoto, las emisiones específicas de CO2 de nuestra empresa han bajado del 36%.

En el plan estratégico, en completa sinergia con el Plan industrial 2017-2019, las decisiones de inversión del grupo se han orientado hacia un incremento de la capacidad renovable, por un lado y, por el otro, hacia una reducción gradual y selectiva de las instalaciones termoeléctricas en los diferentes países en que actuamos.

Una estrategia fundada en una visión de largo plazo que se traduce en objetivos concretos: una reducción del 25% de la intensidad de emisiones de CO2 antes de 2020 en comparación con los niveles de 2007, inversiones de crecimiento en el sector de las renovables correspondientes a 5,2 mil millones de euros en el período 2017-2019 y una reducción gradual y selectiva de las instalaciones térmicas de producción en los distintos países en que actuamos, y actividades de investigación y desarrollo en el ámbito de las nuevas tecnologías bajas en carbono en una óptica Open Power, con la participación de los actores clave internos y externos.

Una nueva vida para la energía termoeléctrica

Junto con el crecimiento de las renovables, la estrategia de descarbonización de nuestro Grupo plantea también la definición de planes de reconversión de centrales alimentadas con combustibles fósiles, integrada con actividades específicas en varios sectores como eficiencia energética, innovación y digitalización, con especial atención a las redes de distribución y el desarrollo de sistemas de almacenamiento.

El reto que nos planteamos es garantizar un futuro a nuestras plantas térmicas en todo el mundo. Unas instalaciones de generación imponentes que, a través de la colaboración con las administraciones locales, pueden tener una nueva vida para satisfacer las exigencias de las comunidades. Con este intento, estamos llevando a cabo Futur-E, un amplio proyecto para la reconversión de una parte de nuestro parque termoeléctrico en Italia. Dos años después de su puesta en marcha, el proyecto se considera hoy como una mejor práctica y un precursor de proyectos similares en los varios países en que actúa Enel.

“La progresiva eliminación de la producción de electricidad de fuentes fósiles plantea la implementación de programas de desmantelamiento, como el proyecto Futur-E en Italia, dirigido, con la participación de todos los actores interesados, a desmantelar 23 centrales, por un total 13 GW di producción de fuente no renovable”

– Seeding Energies – Balance de sostenibilidad 2016

Además que las actividades relacionadas con el mix de generación, nos dedicamos también a la eficiencia energética, la innovación y la digitalización, al contar con un sistema de gobernanza transparente y fuerte: redes inteligentes y digitalización, generación distribuida y redes aisladas, incremento de la eficiencia energética a través del uso de tecnologías eléctricas.

 

La energía se vuelve circular

En este escenario, la economía circular, que une competitividad y sostenibilidad medioambiental, se está afirmando como el mejor camino para permanecer competitivos en el mercado. Por eso en 2016 se puso en marcha un plan de actividades sobre el tema de la “economía circular” para poner en valor los proyectos ya existentes y acelerar y sistematizar la transición del Grupo hacia esta modalidad de trabajo.

“Estamos transformando nuestro modelo de negocio a través de una transición energética en cuya base está el concepto clave de Open Power, o sea abrirse al mundo exterior y compartir con él, con el objetivo de crear valor compartido para hacer frente a los grandes problemas de la humanidad, en la óptica de las oportunidades de negocio”

– Seeding Energies – Balance de Sostenibilidad 2016