Derechos humanos

El respeto de los derechos humanos es el hilo conductor que guía nuestras actividades y está totalmente integrado en nuestro propósito y en los valores corporativos, porque formamos parte del territorio y somos un componente importante de la vida de las personas, de las empresas y de la sociedad en su conjunto.

Exigimos a los contratistas, proveedores y socios comerciales y financieros que se adhieran a los mismos principios.

Promover el respeto de los derechos humanos es el elemento fundamental para lograr un progreso sostenible.

{{item.title}}

Hemos adoptado como propio tanto el enfoque de las Naciones Unidas “Proteger, respetar y remediar” en sus principios rectores sobre las empresas y los derechos humanos como las líneas directrices de la OCDE para empresas multinacionales.

Desde 2013, la Junta Directiva de Enel adopta una política dedicada al tema de los derechos humanos, actualizada en 2021, que fortalece y profundiza los compromisos ya sancionados por el Código de Ética, el Plan de Tolerancia Cero con la Corrupción y por los Modelos de prevención de riesgos relativos a la responsabilidad penal de la empresa.

La política identifica 12 principios que se refieren a dos macrotemas: las prácticas laborales y las relaciones con las comunidades y empresas, enfocando su atención en cómo el degrado medioambiental y el cambio climático están interconectados con los derechos humanos, ya que la aplicación de medidas que mitiguen sus efectos no se puede realizar si no se toma en cuenta su impacto social.

Además, hemos desarrollado un Global Framework Agreement junto con las Federaciones Sindicales Globales del sector, que reconocen la centralidad y universalidad que tienen los derechos humanos, sociales y laborales en nuestra empresa y que ratifican que el diálogo social es el medio privilegiado para dar lugar a los intereses de ambas partes.

Hemos desarrollado procesos de due diligence en toda la cadena de valor en los diferentes países en los que operamos, que se dividen en cuatro fases:

  • evaluación del riesgo percibido por las partes interesadas clave, a nivel de cada país, con referencia a los derechos laborales, a las comunidades locales y al medioambiente;
  • análisis de carencias destinado a identificar y analizar los sistemas organizativos y de control para la gestión de riesgos;
  • desarrollo de planes de acción con el fin de cubrir eventuales áreas de mejora que surjan de la fase anterior;
  • monitoreo de planes de acción y remedios.

En cada país donde operamos se definen específicos planes de mejora con acciones orientadas a cubrir el 100% de los procesos operativos y de los sitios.

Además, todas las partes interesadas, tanto internas como externas, pueden denunciar cualquier infracción o supuesta infracción de nuestra política de derechos humanos, a través de los canales previstos indicados en la política de la empresa.

Política sobre los Derechos Humanos

PDF (0.69MB) Descargar

La posición de Enel sobre el suministro de carbón colombiano

PDF (0.08MB) Descargar