Respeto de los Derechos Humanos

Enel está comprometida para sostener activamente la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Efectivamente, el respeto de los derechos humanos es uno de los principios básicos de la actividad de Enel y un planteamiento constante en todos los países en que actúa el Grupo y todas las sociedades que forman parte del Grupo Enel.

El 16 de junio de 2011, el Consejo para los Derechos Humanos de la ONU adoptó los “Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos”, que ponen de manifiesto como los derechos sancionados por la Carta Internacional de Derechos Humanos pueden ser sumamente importantes para las empresas (por ejemplo, no-discriminación, derechos de las poblaciones indígenas, abolición del trabajo infantil) y estableció que el respeto de dichos principios debe representar una obligación para las empresas.
En especial, la interpretación de esta responsabilidad dentro de los Principios Rectores se funda en un enfoque que va más allá de la definición “jurídica” de la empresa y que incluye la industria en su conjunto: se estima que una empresa puede estar implicada en materia de derechos humanos no solamente cuando es la causa directa de dichos abusos sino también cuando contribuye directamente a cometerlos o se hace indirectamente cómplice de ellos.

El 5 de febrero de 2013 Enel quiso adoptar el planteamiento indicado por Naciones Unidas “Proteger, Respetar y Remediar” a través de la aprobación, por parte del Consejo de Administración, de una Política empresarial dedicada al tema de los Derechos Humanos, que fortalece y profundiza los compromisos que ya habían sancionado el Código Ético, el Plan de Tolerancia Cero con la Corrupción y el Modelo 231.

Esa política establece ocho principios que los colaboradores de Enel y las sociedades controladas por el Grupo tienen que cumplir a la hora de llevar a cabo todas sus actividades, en lo que se refiere a dos macro-temáticas: prácticas laborales y relaciones con las comunidades y la sociedad.

Además, a través de su compromiso formal, Enel se hace promotora del respeto de los derechos humanos por parte de contratistas, proveedores y socios comerciales.

De acuerdo con los Principios Rectores y sobre la base de los fundamentos de la Política de Empresa se desarrollarán procesos empresariales de dos diligencias, como por ejemplo el Human Rights Compliance Assessment (HRCA) (Evaluación del cumplimiento de los Derechos Humanos) en todos los países del Grupo, la incorporación de los factores sociales y medioambientales y de gobernanza en los procedimientos de gestión del riesgo del Grupo además que la definición de una metodología para la evaluación del impacto social de los proyectos industriales.

En caso de que las partes interesadas, tanto internas como externas, detecten un posible incumplimiento de sus compromisos por parte del Grupo, pueden señalarlo (práctica también conocida como whistleblowing) a través del canal previsto por el Código Ético. 

Las líneas directrices de la OIT (ILO)

Enel comparte los principios en materia de derechos fundamentales de los trabajadores y el compromiso a su respeto, promoción y cumplimiento en todos los países en que actúa. La definición de esos principios se inspira en los contenidos de la Declaración tripartita de la Organización Internacional del Trabajo (OIT – ILO) - la agencia de Naciones Unidas encargada de la promoción del trabajo digno y productivo en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad humana para hombres y mujeres - en materia de empleo, formación, condiciones de vida y trabajo y relaciones industriales y en algunos Convenios OIT sobre derechos humanos y sociales, libertad de asociación y sindical, prohibición de trabajo forzoso e infantil y salud y seguridad en los lugares de trabajo.

En conformidad con los principios de la OIT, los valores y las responsabilidades contenidos en la Política empresarial sobre los Derechos Humanos de Enel y para compartir este marco de referencia con los representantes de los trabajadores de todo el Grupo, en 2012 Enel concluyó una negociación con las Federaciones Sindicales Globales del sector sobre un Acuerdo Marco Global. El objetivo es llevar a cabo un sistema de gestión de las relaciones industriales a nivel de Grupo, que tenga en cuenta la nueva dimensión operativa y estratégica, en el pleno respeto de los derechos sociales fundamentales y de las “prácticas laborales” definidas en la Política Empresarial sobre los Derechos Humanos.

Además, entre las varias iniciativas para la protección de la salud y la seguridad, Enel participa en el proyecto "Safe Work without drugs & alcohol" (“Trabajo seguro sin drogas ni alcohol”) de OIT, para sensibilizar a los trabajadores sobre la importancia de la prevención en materia de alcohol y droga. Enel participa también en la iniciativa, promovida por la Presidencia italiana del Consejo de Ministros,  dirigida a desarrollar los planes empresariales de prevención laboral, actividades que se acompañan a los controles sobre el uso de substancias estupefacientes y alcohol ya aplicados en la empresa. El programa está vertebrado en tres fases:

  • constitución de un grupo focal en que participen Presidencia y empresas para definir las necesidades empresariales; 
  • formación del personal en temas de alcohol y drogas que lleva a cabo el Centro de Formación de OIT en la Universidad de Turín;
  • puesta en marcha de los planes empresariales y definición de iniciativas de prevención. 


Los planes desarrollados tendrán un alcance internacional y se ampliarán aI resto del Grupo.

Los Derechos Humanos en la cadena de suministro

En todas las sociedades del Grupo Enel se aplica la normativa local e internacional colectiva para la protección de los Derechos Humanos. Tanto Enel como Endesa y sus sociedades controladas aplican unas condiciones generales que obligan también a sus proveedores al respeto de los derechos humanos o, en otros casos, contemplan una cláusula general de respeto de las normativas aplicables.

Detallamos a continuación algunas de las cláusulas indicadas en los contrato.

Empleados

“Estáis obligados a aplicar, con el personal encargado de la ejecución del pedido, condiciones normativas y retributivas que no sean inferiores a las que establecen los convenios colectivos de trabajos en vigor en la época y el lugar en que se lleven a cabo las actividades; estáis también obligados a cotizar a la seguridad social y cumplir con el pago de otros cargos en conformidad con las leyes, los reglamentos y las normas en vigor. En ausencia de disposiciones de ley y convenios colectivos de trabajo, tendréis que aplicar los usos relativos a cada categoría profesional interesada”.

Libertad sindical

“Tendréis que asegurar a los trabajadores el derecho, sin distinciones ni previas autorizaciones, a constituir organizaciones sindicales y a ser miembros de dichas organizaciones en el respeto de sus estatutos”.

Prohibición de discriminaciones, abusos y acoso laboral

“Estáis obligados a tratar a vuestros empleados con dignidad y respeto y a no ejercer sobre ellos ninguna forma, aun indirecta, de violencia física, moral, sexual, psicológica o abuso verbal. Además no tendréis que discriminarlos en base a su raza, edad, sexo, orientación sexual, religión, nacionalidad, orígenes sociales o étnicos, discapacidad, afiliación política o sindical”.

Para saber más, descarga el Informe de Sostenibilidad 2017.

PDF (0.78MB)DOWNLOAD
PDF (0.2MB)DOWNLOAD