La protección de la biodiversidad es uno de los valores más importantes para medir la sostenibilidad de una empresa.

Preservar los ecosistemas y las especies significa respetar la vida, el patrimonio natural de nuestro planeta, los lugares y los símbolos de las comunidades.

Enel es consciente del valor de los ecosistemas y de la biodiversidad y está tradicionalmente comprometida en la gestión responsable de los recursos naturales durante las etapas de diseño, construcción y funcionamiento de sus instalaciones.

La protección de la biodiversidad es un objetivo estratégico de la política ambiental de Enel y forma parte integrante de los SGA del Grupo.

En 2015, Enel adoptó una política de biodiversidad que integra los principios ya definidos en su política ambiental.

En 2017, el compromiso de Enel por la biodiversidad incluyó 158 proyectos y una superficie total de áreas protegidas de 1,94 millones de hectáreas.

Se trata de iniciativas realizadas en las proximidades de nuestras instalaciones e infraestructuras (térmicas, renovables, red eléctrica), cuya implementación está vinculada con el contexto en el que se llevan a cabo, con la tecnología utilizada y con su extensión.

Para las grandes centrales termoeléctricas llevamos a cabo, durante su ejercicio y en relación a las emisiones en la atmósfera y a los vertidos, extendidos programas de monitorización del equilibrio y del estado de los ecosistemas (flora, fauna y ambientes marinos y acuáticos).

La red eléctrica a menudo se ve afectada por proyectos para la protección de la avifauna y de murciélagos a través de la prevención del peligro de electrocución en las líneas, la aseguración de los cables de las líneas y la colocación de soportes cuando los pilones constituyen uno de los lugares privilegiados del avifauna para la nidificación (como para las cigüeñas).

En las plantas hidroeléctricas nuestros proyectos tienen el objetivo de mantener la riqueza y la vitalidad de los ecosistemas fluviales e incluyen estudios para caracterizar el flujo de retorno vital mínimo, realizar escaleras y ascensores de peces para la ictiofauna migratoria, siembras de peces y repoblaciones para conservar las especies autóctonas.

En los parques eólicos se lleva a cabo una monitorización constante de la avifauna en las fases ante y post-operam. Asimismo, como básicamente estas instalaciones están situadas en praderas, promovemos iniciativas de protección de la fauna sedentaria y migratoria de las áreas limítrofes.

Además de los proyectos, Enel lleva a cabo toda una serie de actividades que integran la protección del medioambiente con la educación ambiental. Se trata de iniciativas dirigidas a aprovechar plenamente los oasis y las reservas naturales que se encuentran cerca de nuestras instalaciones y acciones para aprovechar los proyectos acabados que han pasado a formar parte de la relación simbiótica que las mismas crean con el territorio.

Encontramos un ejemplo de ello en la central termoeléctrica “Teodora”, una central moderna con ciclo combinado de gas situada en Porto Corsini (Ravena, Italia). En la cercana zona húmeda la “Pialassa della Baiona” hay 1.800 hectáreas de área protegida por la Convención de Ramsar, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC).

Con el fin de minimizar el impacto producido por la descarga térmica y proteger el gran valor de biodiversidad de la zona, Enel colabora desde hace algunos años con todas las partes interesadas presentes en el territorio y promueve mesas redondas con las asociaciones locales para la protección del sistema de las zonas húmedas de Porto Corsini, un amplio ambiente de transición fluvial-marina rico en diversidad biológica (por ejemplo, Nóctulo mayor - Nyctalus lasiopterus, Galápago europeo - Emys orbicularis, Fumarel común - Chlidonias niger).

Los proyectos de Enel en el mundo

Datos de mapas
Datos de mapas ©2016 Google, INEGI
Datos de mapasDatos de mapas ©2016 Google, INEGI
Datos de mapas ©2016 Google, INEGI
PDF (0.27MB)DOWNLOAD