Los principios en los que se basa nuestra labor

Las actividades del Grupo Enel se basan en un sólido sistema ético. Dicho sistema es un conjunto dinámico de reglas que está constantemente orientado a acoger las mejores prácticas a nivel internacional y que todas las personas que trabajan en Enel o para Enel deben respetar y aplicar en su actividad cotidiana.

Código Ético

El Código Ético adoptado por Enel en 2002 señala los compromisos y las responsabilidades éticas que debe seguir la gestión de los negocios y de las actividades empresariales. Dicho código es válido tanto en Italia como en el extranjero y tiene en cuenta las diversidades culturales, sociales y económicas de los diferentes países en los que Enel opera.

Política sobre los Derechos Humanos

Con el objetivo de aplicar las directrices de las Naciones Unidas sobre Negocios y Derechos Humanos, Enel aprobó en 2013 la Política sobre Derechos Humanos, que expresa el compromiso y la responsabilidad en dicha materia de los colaboradores de Enel SpA y de las empresas controladas por esta y, además, promueve el respeto por parte de los contratistas, proveedores y socios comerciales en el ámbito de sus relaciones de negocio.

Plan Tolerancia Cero con la Corrupción

El Plan Tolerancia Cero con la Corrupción, adoptado por el Grupo en 2006, confirma su compromiso por garantizar condiciones correctas y transparentes en la gestión de los negocios y de las actividades empresariales.

Todas las estructuras organizativas son responsables, cada una en lo que le compete, de realizar un proceso eficaz de gestión del riesgo a través de la disposición de sistemas adecuados de control y monitoreo.

Enel Global Compliance Program

El "Enel Global Compliance Program" está dirigido a las empresas extranjeras del Grupo e integra, donde ya existen, los “compliance programs” (modelos de prevención de riesgos) que han sido adoptados por las mismas empresas en conformidad con las normativas locales.

Dicho documento fue aprobado por el Consejo de Administración de Enel SpA en septiembre de 2016, se inspira en el principal cuadro normativo internacional en esta temática y su propósito es ser una herramienta de gobierno para reforzar el compromiso ético y profesional del Grupo con el fin de prevenir que no se cometan infracciones en el extranjero que puedan derivar en una responsabilidad penal de la empresa, con los consecuentes riesgos para su reputación.

Las tipologías específicas tratadas en el Enel Global Compliance Program —al que se asocia la previsión de estándares comportamentales y de áreas para monitorear preventivamente— se basan en conductas ilícitas que son consideradas tales en la mayoría de los países; por ejemplo, delitos de corrupción, delitos contra la administración pública, declaración falsa en los balances, blanqueo de capitales, delitos que violan las normas de seguridad laboral, delitos ambientales, etc.

Modelo organizativo y de gestión (ex D. Leg. 231/01)

El Decreto Legislativo 231/01 introdujo en el ordenamiento jurídico italiano un régimen de responsabilidad administrativa (pero, de hecho, penal) a cargo de las empresas relacionado con algunas tipologías de delitos cometidos por los administradores, dirigentes y empleados por interés o para favorecer a las mismas empresas. Enel fue pionera en Italia, en 2002, en dotarse de un Modelo organizativo y de gestión que respondiera a los requisitos del D. Leg. 231/01 (Modelo 231). Enel SpA puso en marcha en 2015 y continuó en 2016 una actividad de revisión de su propio Modelo 231 con el fin de actualizarlo a la normativa vigente, lo que implicó una ampliación del perímetro de los delitos considerados relevantes en el ex D. Leg. 231/01, además de ajustarlo a la actual estructura organizativa. Concretamente, se procedió a la revisión de la Parte General del Modelo 231 y se actualizaron las Partes Especiales “G” (delitos de receptación, blanqueo de capitales, uso de bienes, dinero o activos de proveniencia ilícita y lavado de dinero propio), “H” (delitos informáticos y tratamiento ilícito de datos) y “L” (delitos ambientales).

Trasparencia en los procesos institucionales

Enel se ocupa constantemente de las relaciones con las instituciones (locales, nacionales, europeas e internacionales), en línea con el “Enel Compliance Program”, concediendo informaciones completas y transparentes con el fin de lograr que los interlocutores institucionales se encuentren en las mejores condiciones para tomar las decisiones requeridas. Enel colabora, además, con los procesos consultivos relativos a los expedientes de tipo político y legislativo sobre temáticas energéticas y ambientales.

En el ámbito de las relaciones con los interlocutores institucionales europeos, Enel participa activamente en cada etapa del proceso consultivo sobre los expedientes de carácter político o legislativo de interés empresarial a través de una cuidadosa actividad de monitoreo y análisis.

Por último, Enel y sus filiales forman parte de asociaciones empresariales con el objetivo, entre otros, de representar el posicionamiento de sus propios miembros en los procesos normativos inherentes a la actividad del negocio.

La contribución de Enel en dichas organizaciones a partir del abono de las cuotas anuales fue de 8,3 millones de euros en 2018 (en 2017 y 2016 fueron de 9 millones, mientras que en 2015 fue de 9,7 millones. Estos importes incluyen las cuotas abonadas por Enel SpA y sus principales empresas italianas, además de sus filiales extranjeras Endesa, Enel Américas y Enel Chile).

En concreto en 2018, a nivel global, las cuotas más importantes abonadas fueron en UNESA (Asociación Española de la Industria Eléctrica) en España, Confindustria y Associazione Nazionale delle Imprese Elettriche en Italia (UNESA 2,2 millones de euros; Confindustria 1,9 millones de euros y Associazione Nazionale delle Imprese Elettriche 0,7 millones de euros).

Dentro de un proceso de posicionamiento dinámico que evalúa la influencia de las empresas en las políticas ambientales y en sus correspondientes legislaciones en todo el mundo, InfluenceMap, una organización independiente británica sin ánimo de lucro, ha situado a Enel entre las empresas de servicios públicos de mayor respaldo y estratégicamente activa. Este resultado es la consecuencia del fuerte liderazgo de Enel, de su influencia en las asociaciones europeas más importantes, así como de su interacción positiva con la misma InfluenceMap, que promueve a las organizaciones interesadas a facilitar las respuestas adecuadas.

Desde su creación en 2008, el Grupo Enel se encuentra inscrito en el registro voluntario de la Unión Europea (UE) de transparencia. El objetivo de dicho registro es ofrecer a la ciudadanía un acceso único y directo a la información sobre las compañías que desarrollan actividades de influencia en el proceso de decisiones de la UE, sobre los intereses que persiguen y sobre los recursos que invierten en tales actividades.

La información relativa a la actividad desarrollad en línea con la normativa federal de los Estados Unidos se encuentra en la siguiente página web pública: https://www.opensecrets.org