Chile, la innovación corre con Enel

Publicado el miércoles, 13 enero 2016

El desierto de Atacama en Chile es uno de los destinos preferidos por las agencias espaciales que planean viajes a Marte, ya que proporciona condiciones morfológicas similares al planeta rojo, que no se encuentran en ninguna otra parte. Totalmente seco, con porcentajes de humedad cerca de cero y grandes superficies sin la presencia de formas de vida: antes de 1971, nunca cayó una gota de lluvia en 400 años. Las condiciones ideales para simulaciones de otros planetas, pues, como también para producir grandes cantidades de energía solar. De hecho, esta área garantiza más de 2.700 horas al año de la exposición, y una proporción de radiación superior a la del Sahara.

Por lo tanto no es de extrañar que Enel haya decidido construir dos plantas fotovoltaicas en esta área. De la primera, Carrera Pinto, fueron recientemente conectados a la red los primeros 20 MW de los 97 MW de capacidad total instalada. El segundo, Finis Terrae, con sus 160 MW se convertirá en el más grande parque solar de Enel en el mundo.

Sin embargo, éste no es el único récord establecido por la unión entre nuestro grupo y Chile. Gracias a la central de Cerro Pabellón, ubicada cerca de Ollagüe, logramos un doble récord: será la primera planta de energía geotérmica en América del Sur y la primera en el mundo construido a 4.500 metros sobre el nivel del mar. Las tecnologías que se utilizarán incluye el innovador sistema de perforación HH300. Se trata de una máquina hidráulica altamente automatizada capaz de perforar hasta 5.000 metros de profundidad, diseñada y desarrollada por Enel y probada en el distrito histórico de la geotérmica Larderello en Italia.

La aldea de Ollagüe, situada a 3.660 metros sobre el nivel del mar en la frontera con Bolivia, entre amplios tramos de roca, salares y volcanes, era conocida como "el pueblo del día." De hecho, tenía electricidad sólo hasta las dos de la tarde, luego debía permanecer en la oscuridad. Para remediar esta situación, Enel ha construido una planta híbrida fuera de red que consta de 1.539 paneles fotovoltaicos, un mini-eólico acompañado de baterías de almacenamiento, un generador diesel de emergencia y dos Trinum (sistemas termodinámicos de co-generación solares de concentración) capaces de producir de forma simultánea electricidad y calor. Un gran logro de la innovación en beneficio de centenares de familias que viven en el pueblo y que ahora pueden tener acceso a la electricidad las 24 horas.

En el centro-sur de Chile, cerca del río Maule, estamos construyendo en la obra de Los Cóndores una hidroeléctrica de 150 MW, cuya entrada en servicio está prevista en 2018. Su tubería principal se encuentra excavada en la roca por 14 kilómetros de longitud, y dará energía a la planta de la Laguna del Maule. Es una planta casi totalmente en cueva, incluyendo la sala de máquinas: una solución que permita minimizar el impacto de las instalaciones.

Gran cantidad de energía con cero emisiones, pues, y muchas soluciones innovadoras con las que Enel está transformando Chile en un verdadero laboratorio al aire libre de las tecnologías más avanzadas. No es sorprendente que el Congreso chileno Internacional de Energías Renovables haya asignado a los proyectos EGP Ollagüe y Cerro Pabellón los premios "Innovación" y "Proyecto de Energías Renovables del Año" para 2015.

Pero la innovación de Enel en Chile no se limita a las energías renovables. Uno de los varios proyectos de ciudad inteligente "made in Enel" en el mundo fue creado en lan Ciudad Empresarial de Santiago, centro de negocios y servicios de la capital chilena. Una estructura futurista, ecológica y totalmente alimentada con energía solar en la que tecnologías de automatización de la red, automatización, alumbrado público LED y movilidad eléctrica son elementos clave del primer prototipo de  ciudad inteligente del país sudamericano.

A finales de diciembre anunciamos el inicio de los trabajos para construir la central eólica de 112 MW de Sierra Gorda, que también se encuentra en la región de Antofagasta. Hasta la fecha, la capacidad total instalada en el país es de casi 7.000 MW, mitad hidroeléctricos, con 418 MW de energía eólica y 174 MW de solar fotovoltaico.  Durante los próximos dos años esperamos agregar otros 600 MW de proyectos actualmente en ejecución. Por tanto, nos sentimos orgullosos de contribuir al plan de reconversión del sistema energético, con el que Chile hace hincapié en la producción de energías renovables al menos el 20 por ciento de sus necesidades en los próximos diez años.