La Open Innovation de Enel enseña

Publicado el viernes, 25 marzo 2016

La colaboración entre big company y start-ups y scale-ups adquiere un papel cada vez más importante. En un contexto global donde las tecnologías y modelos de negocio evolucionan continua y rápidamente, saber mirar y atrapar las soluciones más innovadoras que florecen fuera del perímetro de la empresa se convierte en el único instrumento para aprovechar la innovación. Sin que ésta nos aplaste.

Por lo tanto, es estratégica para todas las compañías multinacionales emprender caminos de cooperación con el tejido global de start-ups y scale-ups. En particular, en el ámbito digital. Un camino lleno de obstáculos, que Enel ha promovido desde el interior, estableciendo las bases para un cambio cultural. Es a partir de este enfoque que nació el concepto de Innovability, adoptado por Ernesto Ciorra Head Innovation & Sustainability de Enel, que significa capacidad de innovar, apertura a las ideas y en pocas palabras saber cómo cambiar de perspectiva.

Son estos valores, transformados en un modelo operativo integrado con todas las líneas de negocios del Grupo (de la generación tradicional a la renovable, para pasar a las redes y el mercado), que transformaron la experiencia de Enel en un ejemplo de estudio, publicado recientemente por la británica Nesta, titulado "Scaling Together. Overcoming Barriers in Corporate Start-up Collaboration".

El análisis de Nesta explica, mediante el ejemplo de algunos grupos multinacionales, cómo la clave para permitir que las empresas jóvenes crezcan y las grandes empresas aprovechen las mejores oportunidades para la innovación, radica en la capacidad de trabajar juntos, superando barreras estructurales y culturales. Las empresas que más que otras tienen la capacidad de interactuar y co-crear valor son mucho más propensas a seguir siendo competitivas y no ser abrumadas por lo nuevo, que hoy significa, sobre todo, la digitalización.

Así es como nos convertimos en un estudio de caso, gracias a nuestra capacidad para derrumbar las barreras estructurales y culturales, definiendo un proceso para simplificar y acelerar la cooperación con las start-ups. Un modelo dinámico basado en cinco pasos: Preliminary screening, encomendado al Holding Innovation Venture Team, que evalúa las ideas innovadoras recogidas a través de una plataforma web dedicada (www.startup.enel.com) y presenta las que considera mejores a los referentes de las diferentes líneas de negocios del Grupo; Advisory Board judgement, si el feedback sobre una start-up es positivo el Adivisory Board puede decidir proceder a la fase de due diligence. Commercial due diligence, para evaluar el impacto, los costes y beneficios de un proyecto de colaboración. Structuring the deal, la definición de todos los aspectos del acuerdo de asociación con la start-up. Final Approval, una vez que se hayan definido los términos del acuerdo, el proyecto está sujeto a la luz verde definitiva de la Comisión de Innovación, cuyo presidente es el consejero delegado del Grupo.

Para crear una vía rápida para el cierre de acuerdos innovadores, hemos luego definido términos precisos, alentando a todos los representantes internos involucrados a que den feedbacks de forma rápida y definitiva y, por tanto, hemos creado un equipo de abogados especializados en los contratos con las start-ups. Pero uno de los puntos fuertes de nuestro modelo, enfatiza el estudio de Nesta, es haber colocado todo el proceso bajo los auspicios directos de los más altos niveles de la empresa. Una manera de promover desde lo alto del grupo y dentro del mismo una actitud abierta y proactiva hacia el exterior.

Como bien explica Carlo Napoli, Head of Open Innovation Culture and Project Portfolio de Enel, citado en el estudio Nesta: "No se puede cambiar la cultura en un día, pero se pueden encontrar agentes de cambio dentro de la empresa, capaces de contagiar a los demás colegas con su entusiasmo".