Un mundo sin semáforos

Publicado el miércoles, 25 mayo 2016

Calles urbanas como pistas de aterrizaje para aviones y vehículos no tripulados. Gracias a la evolución cada vez más rápida de la tecnología, este escenario - que hoy parece utópico - podría convertirse en una realidad en un futuro no muy lejano. Por lo tanto ya está en marcha la investigación para el desarrollo de sistemas de gestión de la movilidad urbana del futuro.

Enel ha decidido adoptar un recorrido de innovación basado en la apertura a la colaboración con el exterior (Open Innovation). A través de asociaciones en todo el mundo con empresas, asociaciones, universidades, centros de investigación y startups, queremos desarrollar nuevas maneras para asegurar a las futuras generaciones un negocio cada vez más sostenible.

Con esto en mente, Enel Foundation ha apoyado el trabajo de un equipo de investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT), dello Swiss Institute of Technology (ETH) y del Instituto de Informática y Telemática de la CNR, que ha desarrollado un innovador modo de gestión del tráfico vehicular, capaz de sustituir los tradicionales cruces con semáforos, reduciendo colas y retrasos.

"Las tecnologías de la información y de las comunicaciones y los vehículos autoconducidos cambiarán el paisaje de la movilidad urbana", explica Carlo Ratti, director del Senseable City Lab del MIT, donde se realizó parte del estudio. "En un futuro en el que todos los coches serán autónomos, ¿es posible imaginar vehículos que ya no necesitarán pararse en las intersecciones, sino que continuará moviéndose sin colisiones?".

Para responder a esta pregunta, los investigadores han desarrollado un nuevo sistema para la gestión de los cruces que se inspira en la gestión de las aeronaves, denominado sistema de slot. Para cada vehículo será disponible un “slot” temporal personalizado para cruzar la intersección - al igual que los aviones en la pista - eliminando así la necesidad de pararse típica del sistema de semáforos. Además, la velocidad de los vehículos será controlada de manera que cada auto llegue a la intersección en correspondencia con el slot que le ha sido asignado, utilizando un algoritmo y tecnologías ya existentes en muchos coches, que les permiten dialogar entre ellos.

"La transición de los semáforos al sistema de slot puede mejorar sustancialmente la eficiencia de los cruces", dijo Paolo Santi, miembro del MIT Senseable City Lab e investigador del CNR. "Nuestros análisis muestran que, con los volúmenes de tráfico actuales, los archivos desaparecían y los retrasos en alcanzar la destinación prácticamente desaparecerían".

Las intersecciones con slot son, por lo tanto, comparables a "rotondas inteligente" en las que el vehículo llega a una velocidad lenta, pero no se ve obligado a pararse como pasa en las intersecciones con semáforos. Gracias a su flexibilidad, permite una mejor gestión del tráfico no sólo para los coches, sino también para los peatones y las bicicletas. "Los resultados obtenidos en las mismas condiciones de seguridad, muestran que - en comparación con el semáforo - el sistema de "slot" puede duplicar el número de coches que puede manejar el cruce. Esto implica un impacto positivo significativo en toda la red de carreteras", subraya Dirk Helbing del Swiss Institute of Technology.

El nuevo sistema también ayudará a reducir el desgaste de la infraestructura vial. La planificación de un espacio urbano capaz de suportar la evolución tecnológica, dice Ratti, debe necesariamente comenzar hoy. "Es imperativo comenzar a evaluar el efecto de los vehículos de auto-conducción en la ciudad, incluso ahora. El tiempo de vida infraestructura vial es de varias décadas, y por lo tanto nuestras calles verán sin duda la llegada de los vehículos autónomos y las transformaciones resultantes en el campo de la movilidad", concluyó el director del Senseable City Lab del MIT.

Se pueden ver los resultados del estudio en el portal de la revista PloS ONE.