Vivir el cambio, del fuego al agua

Publicado el martes, 7 junio 2016

"Siempre estoy feliz de comenzar una nueva página”. Lo escribía en los diarios, Ludwig Josef Johann Wittgenstein, cuyos escritos se consideran la base de la filosofía del lenguaje. Sin embargo, Wittgenstein en su vida fue muchas cosas diferentes: estudiante de ingeniería mecánica y aeronáutica en Berlín y Manchester, profesor en las escuelas primarias en el campo, jardinero en un monasterio y arquitecto.

Para poder escribir nuevas páginas y seguir escribiendo el cambio en el mundo de la energía, el Grupo Enel está involucrando a su gente, para valorizar un tesoro de competencias crecidas con el tiempo, y así sembrar una nueva energía.

Es la historia que nos cuenta Cesare Borgonovi, una carrera que comenzó en el centro de investigación de la CESI en el 92, y continuó con diferentes experiencias en la industria termoeléctrica y del petróleo, hasta su aterrizaje en Enel en 2002, donde trabajó en la construcción de grandes centrales eléctricas (ciclo combinado y carbón) en Medio Oriente, Italia y Rusia, y luego con tareas de coordinación en la disciplina Eléctrica extendida a los colegas de Chile y España, con el nacimiento de la línea de negocio Generación Global. Y ahora sigue el desafío del cambio, con el paso de  Ingeniería y Construcción de la Generación Térmica Global de Enel, Energías Renovables Global.

Más de dos décadas en el diseño de plantas de energía y hoy, a los 52 años, un triple salto para pasar metafóricamente del fuego del carbón al verde de sol y agua
En mi carrera ha habido varios cambios, pero esta vez me aventuro en un campo completamente nuevo. Un cambio que se relaciona con el profundo cambio que está experimentando el mercado de la energía. Por un lado la crisis de las fuentes tradicionales y el termoeléctrico, basado en ciclos combinados y carbón, con sistemas que tienen muy largos tiempos de realización y mayores riesgos que las plantas más pequeñas. Por el contrario, el florecimiento de las actividades relacionadas con la tecnología limpia y fuentes renovables como la energía solar, eólica e hidroeléctrica geotérmica. Este escenario, junto con la reorganización que comenzó en el año 2014 por parte de Enel, que recientemente ha visto la fusión de las actividades relacionadas con la generación hidroeléctrica de Generación Térmica Global a Energías Renovables Global, ha hecho que sea inevitable transferir recursos del área térmica a otros departamentos, permaneciendo en Enel.

Como decir, ¿vuelvo a jugar pero con la misma camiseta?

Enel es una empresa que ofrece un gran potencial, ya que existe la posibilidad de cambiar siempre dentro de la misma empresa. Y en tiempo de crisis en el contexto internacional, es una oportunidad importante. En lo personal, me encontré a los 52 años a decidir un cambio sustancial, aunque en el diseño de las plantas eléctricas hay fundamentos comunes. No es fácil, pero tomé la oportunidad de este desafío porque me permite de aplicar la experiencia adquirida en estos años donde la compañía ahora más lo necesita. En Renovables Global hay un ambiente de trabajo muy joven y esto es estimulante, ya que son el futuro de la empresa. El aspecto más atractivo es éste: llevar y poner al servicio de los jóvenes ingenieros mi experiencia y los conocimientos adquiridos en la gestión de grandes proyectos de plantas de energía, y al mismo tiempo, todavía poder aprender cosas nuevas. He visto un gran entusiasmo en el nuevo equipo que trabaja en proyectos de energía renovable, distribuidos en todo el mundo, pero con un modelo que tiene como objetivo construir plantas más pequeñas que en el pasado, y sobre todo de realización rápida, pero para las que hay que enfrentar cuestiones de autorización, medio ambientales o de conexión con la red.

¿Qué deja y qué encuentra?

Cuando se cambia, después de años de trabajar en el mismo entorno, no es fácil salir de un contexto en el que uno se encariña y ha dedicado muchos años. Es evidente que hay una gran tristeza por los compañeros con los que se ha construido un equipo y con los que hay respeto y aprecio. Pero también se debe estar abiertos y seguir el cambio, sobre todo si existe la necesidad de crear una nueva estructura para hacerla funcionar bien y hacer crecer a la gente joven. La misión es ésta y en las Renovables Global he encontrado gran disponibilidad y acogida.

Ser abiertos para llevar habilidades sólidas y crear nuevo valor. En otras palabras, ¿la innovación y la sostenibilidad como karma del negocio?

El concepto de sostenibilidad se vuelto muy importante. En el pasado hemos trabajado más bien en una lógica de compensación, mientras que ahora el tema de la innovación y la creación de valor compartido ha cambiado la perspectiva, cambiando el enfoque sobre las necesidades del territorio, en el sentido no sólo de protección del medio ambiente, sino también de respeto de las culturas y de las poblaciones, y la posibilidad de ofrecer infraestructura y servicios que puedan ser de utilidad para las comunidades. Introducir la sostenibilidad en el diseño de nuevas plantas es una manera de crear valor mediante la integración de todas las etapas de la construcción de una nueva planta de energía en el entorno en el que se llevará a cabo, eligiendo soluciones técnicas innovadoras: como materiales reciclables y producidos en el sitio, utilizando mano de obra local, incluyendo en la fase de diseño también los futuros procedimientos de desmantelamiento y reutilización de la infraestructura. Todos factores que hoy en día, en Enel, son la base de cada nuevo proyecto.

Vivir el cambio es posible. No es necesariamente fácil, pero ser abiertos ayuda a aprovechar las oportunidades. En una constante evolución. ¿Porque, escribía Wittgenstein: "También para el pensamiento hay un tiempo para arar y un tiempo para cosechar".