Enel, un mundo de geotermia

Publicado el martes, 16 agosto 2016

Utilizar el calor de la tierra para luchar contra el calentamiento global,. Lo que puede parecer una paradoja se ha vuelto en cambio en una realidad cada vez más establecida a nivel mundial. En los últimos diez años, la capacidad instalada de la energía geotérmica en el mundo ha aumentado de 9.000 MW a alrededor de 13.000 MW, y seguirá creciendo a pasos agigantados: las últimas proyecciones estiman que excederá los 20.000 MW en 2020.

Enel juega un papel clave en este proceso: somos el único operador capaz de cubrir todo el ciclo del proyecto, desde la fase de exploración hasta la construcción y operación de plantas. Gracias a las 34 centrales de la Toscana, Italia está en la cima del mundo en términos de capacidad geotérmica instalada. Justo ahí, en Larderello, se utilizó la energía geotérmica por primera vez para fines industriales. Desde entonces, el distrito geotérmico toscano de Enel ha adquirido importancia mundial, con más de 150 visitas desde el 2000 de delegaciones de países como Chile, los EE.UU., China, Japón, Indonesia.

Indonesia, en particular, cuenta con una enorme disponibilidad geotérmica, estimada en 24 GW (equivalente al 40 por ciento de las reservas mundiales) y todavía en gran parte sin explotar. Es debido a  este potencial que Enel entró en el mercado renovable del país asiático. Como consecuencia de una licitación convocada por el Ministerio de Energía y Recursos Minerales de Indonesia recientemente nos hemos adjudicado, en consorcio con la empresa local PT Optima Nusantara Energi, el derecho a la exploración y desarrollo del proyecto de 55 MW Way Ratai.

Pero Indonesia no es la única "nueva frontera geotérmica" de Enel. Con la adquisición, que se llevó a cabo a principios de 2016, de la mayoría de Erdwärme Oberland (EO) - compañía alemana especializada en el desarrollo de proyectos geotérmicos - Enel tiene como objetivo explorar el potencial de esta tecnología también en Alemania, en la región de Baviera. Efectivamente, EO obtuvo de las instituciones de Baviera la posibilidad de construir una central de 26 MW cerca de Weihleim, a unos 50 kilómetros de Mónaco.

De Toscana a los Andes, nuestra energía geotérmica es a menudo sinónimo de innovación. En Italia hemos construido - al lado de la planta geotérmica Cornia 2 - una pequeña planta alimentada de biomasa de origen local, producida dentro de un radio de 70 kilómetros de su ubicación. Este es el primer ejemplo mundial de un sistema híbrido que combina geotermia y biomasa.

En los Estados Unidos, en Stillwater (Nevada) hemos construido la primera central en el mundo que logra combinar una planta fotovoltaica (26 MW) y una central de energía solar térmica (2 MW) con una planta geotérmica (ciclo binario de medio-entalpía). Más al sur, en una meseta andina en Chile, hemos construido la central de Cerro Pabellón, que es a la vez la primera planta que utiliza el calor de la tierra en América del Sur y la primera en el mundo  construida a 4.500 metros sobre el nivel del mar.