Agua y comunidad, recursos para proteger

Publicado el jueves, 1 septiembre 2016

En Chile, la subsidiaria Endesa decidió suspender la construcción de cinco proyectos hidroeléctricos por un total de 821 MW, porque no sostenibles a nivel social, ambiental y económico.

Crear valor compartido para la empresa y para las comunidades en las que se trabaja a veces significa volver sobre sus pasos.

La estrategia de crecimiento adoptada por Enel en los últimos dos años llevó todas las líneas de negocio del Grupo a revolucionar el enfoque en las decisiones de inversión y revisar la viabilidad, en términos de seguridad ambiental, social y económica, de todos los proyectos de infraestructura aún en fase de evaluación.

Debido a este nuevo enfoque el martes, 30 de agosto el Consejo de Administración de Endesa Chile ha decidido renunciar a los derechos de uso de agua para la construcción de cinco plantas hidroeléctricas, para un total de alrededor de 821 MW.

"En línea con el plan estratégico del Grupo - explicó el CEO de la filial chilena Valter Moro - queremos centrarnos sólo en la construcción de infraestructura que son técnica y económicamente factible y compartidas con las comunidades en las que se deben realizar. En el caso de estos proyectos hidroeléctricos, sobre la base de los estudios, llegamos a la conclusión de que ya no eran sostenibles y es por eso que hemos renunciado a los derechos de explotación de las aguas, restituyéndolos al país, de modo que puedan ser utilizados para otros tipos de desarrollo".

 

La decisión, puntualizó Moro, fue tomada después de un profundo estudio de viabilidad de las intervenciones llevado a cabo sobre la base de los nuevos elevados estándares de sostenibilidad definidos a nivel de grupo. Por lo tanto, teniendo en cuenta, además de su rentabilidad, tanto el impacto social y ambiental, como los requisitos técnicos involucrados.

Las cinco centrales hidroeléctricas por un total de 821MW, que ya no se construirán interesaban diferentes áreas del país sudamericano: Bardon (río Cautín, La Araucanía, 14 MW), Chillán 1 y 2 (río Chillan, Región Biobio, 17 MW), (río Futaleufú de región de Los Lagos, 1.330 MW) Futaleufú, Puelo (río Puelo, región de Los Lagos, 750 MW) y Huechún (región metropolitana, 40 MW).

En Chile, nuestra filial seguirá trabajando en la cartera de proyectos opcionales para fomentar el desarrollo de los que son realmente competitivos y necesarios para el desarrollo del país, respetando el ambiente y compartidos con las comunidades locales.

Estamos comprometidos en llevar a cabo un nuevo modelo de desarrollo energético y volver sobre nuestros pasos, si nos enfrentamos con un proyect ya no sostenible, para nosotros y para el contexto en el que operamos.

Para ello estamos revolucionando el enfoque relativo al diseño de nuestra infraestructura de energía, a partir de la escucha y teniendo en cuenta todos los factores involucrados, del impacto social y ambiental a la elección de los materiales y la planificación del futuro desmantelamiento de las plantas.​