La Europa de hoy y mañana

Publicado el viernes, 9 septiembre 2016

La integración de la protección del medio ambiente en las estrategias de negocio es uno de los fundamentos del plan de negocio de Enel. Un compromiso y un modelo llevaron al World Conservation Congress.

La protección del medio ambiente y de la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático son la clave para preservar el futuro de nuestro planeta. Más de 9.000 representantes de gobiernos, organizaciones y expertos de más de 190 países de todo el mundo se dieron cita en Honolulu, Hawai, desde el 1 al 10 de septiembre, para el World Conservation Congress 2016.

Promovido por el  International Union for Conservation of Nature (IUCN), el evento se lleva a cabo cada cuatro años, para hacer un balance del estado de la conservación del patrimonio natural de la Tierra. Planet at the crossroads (el planeta en un cruce), el tema del congreso de 2016, se abrió con un mensaje que no deja ninguna duda acerca de la necesidad urgente de tomar medidas: "Los ecosistemas que sostienen nuestras economías, el bienestar y la supervivencia, están colapsando. Las especies se están extinguiendo a un costo altísimo. El clima se ha vuelto loco. Y mientras todo esto sucede nosotros nos quedamos mirando".

Un mensaje compartido por el presidente de los Estados Unido Barack Obama, que el 2 de septiembre regresó en su estado de origen para anunciar la creación de la reserva marina más grande en el mundo (que extiende el Papahanaumokuakea Marine National Monumentfundado por George W. Bush en 2006) y reafirmar su compromiso en la lucha contra el cambio climático: "Ninguna nación, ni siquiera una tan poderoso como los Estados Unidos, es inmune al cambio climático", dijo Obama después de recordar cómo el cambio climático y la conservación de la biodiversidad están íntimamente relacionados.

El presidente de Estados Unidos luego recordó las políticas llevadas a cabo por su gobierno para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y promover el uso de la energía procedente de fuentes renovables, destacando: "No hay conflicto entre una economía saludable y la salud del planeta".

Por lo tanto, para invertir la tendencia es esencial radicar la sostenibilidad en la empresa, como destacó durante el evento también Peter Bakker, presidente y CEO del World Business Council for Sustainable Development (WBCSD).

Un modelo que Enel ha adoptado precisamente con la definición del Plan de Negocios 2016-2019 y que Luca Meini, Responsable Política Ambiental del Grupo, contó durante el Congreso, hablando en tres distintos paneles.

"Al participar en el IUCN World Congress - explicó Meini - Enel ha querido mostrar su compromiso con la protección de la biodiversidad. Actualmente estamos siguiendo unos 160 proyectos para la conservación de especies vegetales y animales en 14 distintos países".

Entre ellos, en particular, hemos llevado nuestra experiencia en las islas. Con un entorno similar al de Hawai, tienen como objetivo volver su sistema de energía totalmente renovable para 2045.

Efectivamente, durante la sesión “Windows to the Future: Islands as Innovators for a Renewable Energy Transition”, Meini describió el proyecto El Hierro, la más pequeña de las islas españolas del archipiélago de Canarias, donde el 100% de la electricidad producida es producida por fuentes renovables

La isla de El Hierro tiene una biodiversidad increíble y fue declarada Reserva de Biosfera por UNESCO en 2000. En este delicado ecosistema, a través de una joint venture liderada por Endesa, hemos lanzado una innovadora integración entre una central eólica y una planta de bombeo hidroeléctrico. Un sistema de generación eléctrica totalmente verde, que permite almacenar el exceso de energía en las horas de intensa producción eólica a través del sistema de bombeo para su posterior uso en las horas en que la producción de energía eólica es insuficiente para satisfacer la demanda.

"El Hierro - precisa Meini – es un ejemplo concreto de cómo el desarrollo de la energía renovable y la conservación de la biodiversidad pueden convertirse en objetivos compartidos. También en contextos similares del Mediterráneo, como Stromboli y Ventotene, hemos llevado adelante proyectos innovadores con soluciones cada vez identificadas específicamente".

En el ámbito del World Conservation Congress, Enel también participó en dos sesiones: una dedicada a la "medición de la protección de la biodiversidad" (tema sobre el que Enel lidera el grupo de trabajo del WBCSD), a través de indicadores específicos, y una dedicada a la relación entre eficiencia energética,  energía renovable y conservación del medio ambiente, en el que nos llevamos nuestra experiencia en la gestión de proyectos de biodiversidad en grandes plantas renovables, como la de energía eólica de Dominica, México.

El evento de Honolulu ha representado una oportunidad importante para dialogar con el mundo de las asociaciones ambientalistas en el principal evento mundial sobre la biodiversidad y para continuar el debate abierto sobre la posibilidad de integrar la sostenibilidad, en todos sus aspectos, en las estrategias de negocio.