Digitalización y convergencia, el futuro de la energía

Publicado el miércoles, 16 noviembre 2016

Para satisfacer las necesidades de una economía más sostenible, eficiente e inteligente se debe cumplir el reto de transformar la infraestructura energética. Las compañías de servicio público están llamadas a desempeñar un papel clave en este proceso, siempre y cuando sean capaces de innovar sus modelos de negocio. Se discutió de esto en Barcelona en la European Utility Week (EUW), uno de los eventos anuales más importantes para hacer un balance del sector de la energía a nivel continental.

En la edición de este año el debato, organizado en sesiones plenarias y enfoques dedicados, se dividía en dos áreas principales de interés. En Energy Revolution Europe exploramos lo que se ha definido como una revolución energética en todo sentido para el continente, basada en la generación de fuentes verdes y almacenamiento, y los consecuentes problemas críticos, como la integración de las energías renovables en la red. En Intelligent Buildings Europe en cambio ha incluido reuniones e intercambio de las mejores prácticas y debates sobre el impacto de las soluciones innovadoras en la industria energética. En el centro del foco, temas como el almacenamiento, los Big Data, las TIC, las redes inteligentes y los contadores inteligentes, el mercado al por menor, el desarrollo sostenible de las ciudades.

Livio Gallo, Director Divisional Global de Infraestructuras y Redes, describió las actividades de nuestra empresa en el ámbito de la digitalización y la convergencia. "Para crear el ecosistema digital del futuro hay que insistir en algunos pilares fundamentales, como la Internet de las cosas, los Big Data, y la apertura a nuevas tecnologías. Por ejemplo, en colaboración con Nissan V2G estamos desarrollando una nueva manera de utilizar la energía acumulada en los vehículos eléctricos, capaz de transformarlas en verdaderas baterías con ruedas".

Gallo luego expuso el concepto de convergencia, una cuestión que se refiere a la distribución de las tecnologías desarrolladas en nuestras redes en todo el mundo, teniendo en cuenta las necesidades locales. Italia es un buen ejemplo, ahí "estamos contribuyendo a la digitalización de los países gracias a los contadores electrónicos, la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos y la conexión de banda ancha mediante las redes eléctricas", explicó Gallo. En particular, "la última generación de contadores electrónicos, que lanzamos a 15 años de distancia de nuestro récord mundial de 2001, permiten la creación de un mercado para la automatización del hogar, lo que permite nuevos servicios y una gestión más eficiente de la red eléctrica".