Un momento crucial para la energía

Publicado el jueves, 5 enero 2017

En tres años el Grupo Enel sufrió una profunda transformación, simplificando su estructura organizativa a nivel global, cambiando su estrategia en el modelo del negocio y cumpliendo objetivos económicos importantes con un año de adelanto.

Francesco Starace, consejero delegado de la empresa, explicó, en una larga entrevista al programa “The CNBC Conversation” el recorrido de la empresa desde el 2014 hasta hoy y los nuevos retos a los que se va a enfrentar la multinacional italiana. Un negocio, el de la energía, que, según opina el consejero delegado de Enel, tiene que leerse en un contexto global que sufre cambios rápidos debido a la innovación tecnológica. Precisamente de acuerdo con esta transformación, nuestra empresa ha actualizado el Plan Estratégico 2017-2019, presentado en Londres el pasado 22 de noviembre, integrando entre los factores fundamentales de crecimiento la digitalización de sus propios activos.

Para el sector de la energía eléctrica – destacó Starace – “es un momento crucial, porque digitalización y tecnología están cambiando nuestra manera de utilizar la energía en la vida diaria. Efectivamente, hoy podemos utilizar la electricidad para hacer cosas que antes se hacían con otros tipos de energía”.

Este escenario brinda varias oportunidades de crecimiento: para una utilidad como Enel, una de las más importantes – en opinión de Starace – está vinculada con la movilidad eléctrica y la industria automotriz para el desarrollo de motores y coches eléctricos más baratos y de autonomía cada vez más amplia. En este ámbito, nuestra empresa está estudiando soluciones innovadoras con el proyecto Vehicle to Grid y la colaboración con Fórmula E, la Formula 1 de los automóviles eléctricos.

El nuevo papel de la electricidad como vector energético innovador, destacó el consejero delegado, está cambiando el enfoque al mercado de Enel y ha llevado la empresa a apostar con determinación por las energías renovables (con el objetivo de conseguir la descarbonización de la generación de electricidad antes del 2050) y la digitalización de las redes.

Redes eléctricas inteligentes y sistemas de baterías cada vez más eficientes son las tecnologías que pueden favorecer más la difusión de la movilidad eléctrica, alcanzando cada vez más usuarios.

Contestando las preguntas del periodista de la cadena inglesa, Steve Sedgwick, Starace hizo hincapié en algunos de los retos más importantes para el sector de la energía, empezando por los objetivos del acuerdo de París sobre la lucha al cambio climático y la posibilidad de satisfacer la demanda de electricidad de forma sostenible, con la construcción de instalaciones más pequeñas, flexibles, respetuosas con el medio ambiente y capaces de crear valor para el territorio.