La guía de economia circular

Publicado el martes, 6 junio 2017

La economía circular es una estrategia que se traduce en ventajas a 360 grados para las empresas. Una guía firmada por algunos de los consejeros delegados más importantes a nivel mundial, entre los cuales se encuentra Francesco Starace.

Como ejemplos prácticos y positivos de economía circular, la “CEO Guide to the Circular Economy”, que así se llama, ha escogido, entre otros, al proyecto Futur-e, detallando cómo Enel “gestiona 23 centrales térmicas en desuso en una sola cartera, llevando a cabo una reconversión económica en beneficio de las comunidades locales, de los grupos de interés y preservando el medioambiente”.

Presentó la guía el World Business Council on Sustainable Development, la red que reúne a más de 200 de las empresas líderes en el mundo, que en conjunto emplean a 19 millones de personas y facturan unos 8,5 trillones de dólares americanos.

La guía plantea las oportunidades comerciales que las empresas pueden aprovechar al incorporar en sus estrategias industriales el logro de los objetivos de desarrollo global.

El logro de los 17 objetivos de desarrollo sostenible (SDGs) del Agenda 2030 de Naciones Unidas podría dar un fuerte impulso a la economía global, produciendo un valor de mercado de unos 12 trillones de dólares estadounidenses al año, con la creación consiguiente de 380 millones de empleos.

Es uno de los datos elaborados por la Comisión de Comercio y Desarrollo Sostenible, citado en la "CEO Guide to the SDGs" que fue presentada en Montreaux con ocasión del Liaison Delegate Meeting 2017, a finales de marzo.

La guía enumera los efectos positivos para las empresas derivados de la adopción de prácticas de economía circular, como son las enormes oportunidades de crecimiento.

En la reunión en Montreux, Enel se hizo presente con la participación de Andrea Valcalda, Jefe de Sostenibilidad de Enel.

“Contamos que, ya en septiembre de 2015, a la publicación de los objetivos de desarrollo sostenibles, Enel consideraba como prioritarios cuatro de los objetivos de desarrollo sostenible, asumiendo un compromiso formal dirigido al logro de objetivos concretos. Esta visión ha crecido gracias a un trabajo continuo de alineación con respecto a los negocios, hasta que en el pasado mes de noviembre, a la hora de presentar a la comunidad financiera el plan 2017-2019, nuestro compromiso con los SDGs apareció entre las líneas estratégicas de referencia. Paralelamente, los avances conseguidos en este sentido se comunicaron junto con los resultados económicos y financieros del balance de 2016. Una demostración evidente de que los objetivos de desarrollo sostenible están ya totalmente integrados en la estrategia industrial de Enel”

– Andrea Valcalda, Jefe de Sostenibilidad de Enel