MotoE, el debut en el desierto de Qatar

Publicado el jueves, 5 abril 2018

Un relámpago en el desierto. El domingo 18 de marzo, en el circuito internacional de Losail, en Qatar, Enel acompañó el debut oficial de una moto eléctrica en un circuito de MotoGP.

EgoGP, la superdeportiva desarrollada por la empresa italiana Energica, patrocinada por Enel, title sponsor de la FIM Moto E Enel World Cup, pasó como un rayo entre las mil luces que iluminaban iluminaban el circuito. Una primera vuelta histórica al circuito (demo-lap), poco antes de dar comienzo a la carrera inaugural de MotoGp 2018, naturalmente por la noche, como desde hace ya años se corre el espectacular Gran Prix de Qatar.

En la pista, muy cerca de la EgoGP, se encontraba la estación de carga móvil desarrollada por Enel X para agilizar las operaciones de recarga. El encargado de recorrer los 5.380 metros de la pista en el desierto, montado sobre la primera moto de competición “full elettric”, fue el piloto neozelandés Simon Crafar, sorprendido positivamente por la suave aceleración y la facilidad de conducción de la superdeportiva eléctrica. 

Una primera vuelta de prueba, a la que le seguirán otras durante la temporada del mundial de motociclismo que acaba de comenzar. Pruebas necesarias para proporcionar a los desarrolladores datos para la evolución de las tecnologías que, a partir de 2019, permitirán a los pilotos disputar el primer trofeo de la FIM MotoE World Cup.

La próxima cita con la MotoE y las tecnologías de recarga de Enel está programada para el 8 de abril en Argentina, en el circuito de Termas de Río Hondo, para la segunda etapa de la temporada.

La era de la eMobility Revolution no ha hecho más que empezar. Estos son los primeros pasos para optimizar el rendimiento de la moto y las tecnologías de carga, pero también para dar a conocer, a un público cada vez más amplio, las innovaciones desarrolladas para favorecer la difusión de la movilidad eléctrica. Es esto lo que nos ha animado a salir a la pista para preparar junto a Dorna la primera copa del mundo dedicada a una moto superdeportiva “verde”: queremos dar nuestra energía al mundo de las motos deportivas para que el público conozca la nueva dimensión de la movilidad sostenible. Un futuro que pasa a través de la energía de las competiciones y la continua búsqueda de innovación. Como una carrera en el desierto: la de un motor veloz, limpio, que brilla en la oscuridad.