Energía, desde Rusia con confianza

Publicado el viernes, 5 octubre 2018

El espectacular crecimiento del uso de las fuentes de energía renovable, la revolución digital, el empleo de la electricidad en nuevos sectores, la gestión cada vez más descentralizada…

Las grandes transformaciones en curso en la transición energética despiertan optimismo. De esto se está hablando en la segunda edición de la Russian Energy Week (Semana Rusa de la Energía), que se celebra en Moscú del 3 al 6 de octubre y que cuenta con una amplia participación de exponentes de la industria energética, entre ellos algunos representantes del Grupo Enel, empezando por el Consejero Delegado y Director General Francesco Starace.

El Consejero Delegado y Director General ha intervenido en la sesión plenaria titulada “Sustainable Energy for a Changing World”, la cita más importante del evento, que ha abierto el presidente ruso Vladimir Putin. Starace se ha detenido especialmente en dos aspectos relacionados entre sí que caracterizan la transición energética actual: la electrificación y la descarbonización. El consumo energético a nivel global está aumentando y, a su vez, la cuota de electricidad en el total del consumo crece el doble; es decir, el mundo está progresivamente electrificando el sector de la energía. Esto ocurre en un momento en el que, gracias a las energías renovables, es posible eliminar las emisiones de gas carbónico de la generación de electricidad consiguiendo también un provecho económico.

La unión de ambos fenómenos produce un círculo virtuoso: la electricidad producida con bajas emisiones se utiliza cada vez más en sectores como el transporte y la industria, con repercusiones positivas en términos de sostenibilidad y protección del clima, uno de los problemas mundiales más urgentes.

La sostenibilidad ambiental tiene que ir unida a la sostenibilidad social. Este tema también lo han puesto de manifiesto otros participantes en el panel, empezando por Putin: los objetivos son asegurar a todos el suministro de energía y mejorar la calidad de vida de las poblaciones de todo el mundo. Es una meta que está cada vez más cerca, aunque todavía hay mucho camino por delante.

Además, Putin ha destacado otro elemento decisivo de la transición energética: la digitalización, que también ha constituido el tema principal de la mesa redonda dedicada a la cuarta revolución industrial, en la que ha participado Simone Mori, Director Europa y África del Norte de Enel. Refiriéndose a la actividad pionera de Enel con la introducción de los primeros “smart meter” (contadores inteligentes), Mori ha enumerado algunos de los resultados conseguidos: la eficiencia (que permite grandes ahorros tanto a las empresas como a los clientes), la mejor calidad del servicios (traducida en menos cortes), la participación activa de los clientes y la descentralización de la gestión de la energía.

En la conferencia se ha dedicado especial atención a la situación del país anfitrión del evento, uno de los más importantes del mundo tanto desde el punto de vista geopolítico como del energético; un país que, en palabras de Starace, cuenta con una formidable concentración de todos los recursos energéticos y en enormes cantidades. Nuestro Consejero Delegado y Director General ha destacado la voluntad del Grupo Enel de mantener su presencia y sus inversiones en Rusia, donde también ha entrado en el mercado de las energías renovables.

A su vez, Stephane Zweguintzow, Vicedirector General de Enel Rusia, ha reiterado el mismo compromiso en su intervención en la mesa redonda sobre las inversiones en el sector. La riqueza de recursos y la estabilidad normativa constituyen factores de resiliencia ante las crisis financieras y energéticas, y nos garantizan la posibilidad de invertir en Rusia con confianza: después de la entrada en el sector de las energías renovables se abren nuevas perspectivas, también en ámbitos tecnológicos como la movilidad eléctrica y la respuesta a la demanda. Una presencia consolidada que está destinada a crecer.