Las ciudades circulares según Enel

Publicado el jueves, 8 noviembre 2018

¿Cómo serán las ciudades del mañana? Actualmente, el desarrollo sostenible no puede prescindir de la economía circular: esta no consiste simplemente en el reciclaje y la reutilización, sino que es un enfoque que abarca todos los sectores de la sociedad y la economía. Y se aplica especialmente en las ciudades, que reúnen más de la mitad de la población mundial, consuman dos tercios de la energía y originan el 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

El futuro, por tanto, es de las “ciudades circulares”, las que serán capaces de aplicar esta visión a todos los ámbitos: desde los edificios hasta las infraestructuras, desde la movilidad hasta los sistemas energéticos y el ciclo de los residuos. Este es el tema del documento de posición redactado por Enel, titulado “Ciudades del mañana. Ciudades circulares”.

Energías renovables y materiales reciclados

El documento parte del presupuesto de que hoy, en muchas partes del mundo, la contaminación ambiental y la habitabilidad han alcanzado niveles insostenibles. Según nuestra visión, es posible invertir esta tendencia aprovechando materiales y energías renovables, incrementando el ciclo de uso de bienes y productos (por ejemplo, a través de la ampliación de la vida útil, el uso compartido, los productos como servicios) y, por último, aprovechando los productos que hayan llegado a su fin de vida.

Hoy en día es posible aprovechar las potencialidades de la economía circular gracias a dos factores. El primero, la conciencia del riesgo ambiental, que se ha afirmado tanto en la opinión pública como a nivel institucional. El segundo factor es la innovación tecnológica, que nos facilita herramientas revolucionarias como el Big Data, la inteligencia artificial y el Internet de las Cosas.

Pero para nuestro Grupo las palabras tienen que traducirse en hechos. Así que nuestras soluciones incluyen las energías renovables, la movilidad eléctrica, una gestión inteligente de las redes eléctricas, una mayor eficiencia en tema de energía en el ámbito residencial e industrial, una iluminación pública eficiente y muchas más soluciones innovadoras.

Un ejemplo concreto de economía circular aplicada y de regeneración y recuperación es el proyecto Futur-e: áreas de centrales termoeléctricas en desmantelamiento por no ser competitivas que se convierten en nuevas oportunidades de desarrollo para los territorios que las acogen gracias a soluciones innovadoras y sostenibles que Enel desarrolla con la participación de las comunidades locales. Este es un caso de creación de valor compartido de acuerdo a nuestro modelo Open Power.