Almacenamiento, la palabra clave de un futuro con cero emisiones

Publicado el viernes, 15 enero 2016

Tratemos de imaginarnos si ya hoy el sistema de energía fuera alimentado únicamente por energía renovable. Si accionáramos el interruptor de la corriente en una bochornosa noche de verano, algo no funcionaría como esperamos: de hecho, las plantas eólicas o fotovoltaica conectadas a la red en ese momento se encontrarían apagadas. Obviamente, para encender la luz o prender la lavadora no puede esperar a que el viento suba o que el sol esté brillando. Para completar la "revolución verde", por lo tanto, es necesario resolver la principal limitación de algunas fuentes renovables, que es su escasa previsibilidad.

En la actualidad, para evitar apagones, esta oscilación se compensa inyectando en la red la electricidad generada por las centrales térmicas, o por renovables más programables como la energía hidroeléctrica y geotérmica. Ahora finalmente es posible dar el último paso, con el desarrollo de baterías que pueden almacenar energía en momentos de pico de producción (días de mucho viento o muy soleados) evitando su dispersión, y reinyectarla en la red cuando sea más apropiado .

De hecho, hay días en los que la producción renovable es tal como para satisfacer la totalidad de las necesidades energéticas de zonas enteras. Con el aumento de la generación distribuida, la red presentará una flexibilidad cada vez mayor. El almacenamiento es una herramienta clave para garantizarla. Sistemas de almacenamiento permiten, de hecho, adaptar la producción a los requisitos de la red, evitando que haya problemas de carga o generación excesivas: esto hace posible la gestión de una porción de red más o menos extensa.

Existen diferentes tipos de sistemas de almacenamiento. El  storage térmico utiliza energía  irradiada por el sol, la acumulación por bombeo utiliza las cuencas hídricas debajo de las centrales hidroeléctricas, mientras que la electroquímica implica el uso de baterías. El Grupo Enel ha comprendido desde hace varios años el potencial del sector, empezando a probar en Italia y en España los primeros modelos experimentales.

En 2014 en Chile hemos logrado garantizar la electricidad las 24 horas del día en el pequeño pueblo minero de Ollagüe, situado en 3.660 metros de altura. Ahí hemos construido un sistema híbrido compuesto por 1.539 paneles fotovoltaicos, un mini-eólico acompañado de baterías de almacenamiento, un generador diesel de emergencia y dos Trinum (sistemas termodinámicos de co-generación solar con concentración) capaces de producir simultáneamente electricidad y calor. América del Sur ofrece varias zonas con redes eléctricas débiles y abundancia de recursos renovables, y en estos casos el almacenamiento puede resolver los graves problemas de suministro.

En Italia hemos inaugurado en septiembre pasado en Catania un sistema de almacenamiento de 1MW/2MWh, conectado a una planta fotovoltaica de 10 MWp, que utiliza la tecnología Durathon "haluro de sodio metálico", desarrollada por General Electric. En cambio, en la central de Pietragalla el almacenamiento se integra con el parque eólico existente. Es un sistema de 2 MW/ 2MWh que utiliza por primera vez la tecnología Samsung SDI de iones de litio, que asegura un nivel de rendimiento muy alto. También en Italia, en la isla de Ventotene, hemos completado las  pruebas de verificación de la batería de 300 kW y 600 kW basada en la tecnología de iones de litio, que integrará el sistema de generación de la isla. De hecho, Ventotene recibe energía a través de un sistema de storage de Enel que permite almacenar la electricidad producida por pequeños generadores locales, a fin de evitar desperdicios en invierno y apagones en verano (cuando la isla, un destino turístico, es densamente poblada) reduciendo el uso de combustible y las emisiones.

En este contexto de innovación tecnológica hemos celebrado un convenio de colaboración con Tesla Motors, una compañía estadounidense activa en el campo de los vehículos eléctricos de alta gama, para experimentar la integración de sus sistemas de almacenamiento en nuestros parques eólicos y fotovoltaicos. Los resultados de las pruebas proporcionarán información sobre el aumento de la producción de plantas de energía y la integración de las energías renovables en la red eléctrica. Además de Tesla, nuestros proyectos involucran alianzas con otros grandes actores mundiales en la industria como Fiamm, General Electric, Toshiba y Samsung SDI y estamos estudiando la posibilidad de introducir sistemas de almacenamiento en otros países en los que estamos presentes.

En los últimos años las tecnologías renovables han dado grandes pasos. El almacenamiento es la última pieza para completar el mosaico de un futuro con cero emisiones: un escenario que verá el grupo Enel en la primera fila por su desarrollo en gran escala.