Industria de 4.0, el futuro de la economía entre digitalización y sostenibilidad

Publicado el lunes, 25 enero 2016

El término digital distruption está tomado de la teoría de la distruptive innovation: ésta describe el momento en que una nueva tecnología cambia procesos productivos o servicios en un sector y  revoluciona su modelo de negocio. Acuñado en 1995 por Clayton Christensen, profesor de Administración de Empresas en la Escuela de Negocios de Harvard, el concepto ha sido luego ampliado por el autor en un texto considerado sagrado de la economía high-tech, “The Innovator's Dilemma. When new technologies cause great firms to fail".

En veinte años, la revolución digital (desde el advenimiento de Internet, a la conectividad en cualquier lugar de Internet de las cosas y la robótica), ha cambiado a una velocidad vertiginosa y radicalmente todos los sectores de la economía y la manera misma de hacer innovación.

Para comprender la magnitud de la digital distruption, es suficiente recordar que los nuevos modelos de negocios digitales son la razón principal de que poco más de la mitad de las empresas presentes en el año 2000 en la lista de Fortune 500 han desaparecido. Un proceso inexorable que el World Economic Forum ha llamado "Cuarta Revolución Industrial" (Industry 4.0), que se caracteriza no sólo por la adopción de masa de las tecnologías digitales, sino por un impulso innovador continuo en la mayoría de los sectores, desde la energía a la bio-ciencia.

Las implicaciones de la digital distruption y de la Industria 4,0 fueron temas discutidos recientemente en Davos-Klosters, Suiza, en la 46ª reunión del Foro Económico Mundial (FEM). Efectivamente, "Hacer frente a la cuarta revolución industrial" ha sido el tema del debate entre más de 2.500 líderes de empresas, gobiernos, de las organizaciones internacionales, de la sociedad civil, del sector académico, de los medios de comunicación y de las artes.

La economía digital, según el estudio "Digital Disruption: the Growth Multiplier" difundido en el WEF por Accenture, actualmente vale 22 por ciento del producto interno bruto (PIB). Las perspectivas de crecimiento "global" también indican que la optimización de las capacidades y tecnologías digitales podría generar hasta $ 2 billones de dólares adicionales de producción para 2020. La inversión en este sector, destacan los analistas de Accenture, no sólo aumentará el valor del mismo digital, sino que tendrá un efecto multiplicador para la economía entera que activará un círculo virtuoso involucrando las empresas y la sociedad.

El sector de la energía juega un papel clave en este contexto de aceleración e innovación, incluso en comparación con aquéllos que han sido identificados durante el Forum entre las prioridades y los retos de 2016 y de los próximos años. Estos incluyen riesgos relacionados con el cambio climático y la necesidad de centrarse en la producción cada vez más verde.

En los últimos años, subrayó el ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore, ha habido "un maravilloso crecimiento de las energías renovables y una fuerte caída en su costo". Una tendencia que continuará en 2016 y que, concluyó, "continuará hasta volverse la fuente más barata de energía eléctrica en el mundo".

Pero sin inversión en la digitalización de la infraestructura energética, únicamente las fuentes renovables no podrán hacer frente al desafío de la descarbonización y el acceso sostenible a la energía en todos los rincones del mundo. Lo destacó el consejero delegado y director general del Grupo Enel Francesco Starace, nombrado co-presidente de la Energy Utilities and Energy Technologies Community del WEF.
 
"El programa de trabajo comunitario para 2016 se centrará en los cambios fundamentales que están transformando la industria de la energía, incluyendo la electrificación, la descentralización y la digitalización a lo largo de la cadena de valor", subrayó Starace. Estos tres factores, añadió, "son la base de los cambios profundos en el sector eléctrico, en los que la cuarta revolución industrial está trayendo avances tecnológicos con una velocidad sin precedentes. Con nuestro programa queremos aumentar la conciencia sobre el impacto que la digitalización y la descentralización están teniendo sobre la infraestructura eléctrica, mientras tienen lugar la descarbonización progresiva, y proporcionar recomendaciones a los responsables de las decisiones políticas para adaptar los sistemas eléctricos a estos cambios sin quedarse atrás".

Enel es " Industry Partner" del World Economic Forum, denominación reservada para los miembros que participan activamente en el nivel industrial para producir un avance de la misión del Forum.

Las comunidades industriales, o "Gobernadores", como la de las tecnologías de energía, han sido formadas por el WEF para alimentar el debate sobre temas globales de importancia estratégica en los distintos sectores. Los presidentes y co-presidentes de las comunidades tienen la tarea de identificar temas y problemas pertinentes a cada sector, lo que lleva al grupo a comparar y buscar soluciones y llevar a cabo el papel de "embajadores" fuera de la comunidad. Tarea que para la Energy Utilities and Energy Technologies Community  realizará nuestro CEO junto con el co-presidente Jean-Pascal Tricoire, Presidente y CEO de Schneider Electric.

Entre los temas discutidos durante las más de 300 sesiones de trabajo del WEF 2016, también el reto del acceso a la energía sostenible para todos, como clave imprescindible para llevar los beneficios de la revolución digital en todos los rincones del mundo. El panel se centró en el tema "Catalysing Clean Power”, abierta por Roberto Bocca, Head of Energy Industries y miembro del Comité Ejecutivo del WEF, y del que hemos sido otra vez protagonistas con nuestro CEO Starace. Sobre la mesa un tema central para el futuro del planeta: cómo invertir en energías renovables y volverlas 'escalable' en esas zonas del mundo (sobre todo en Asia y África), donde millones de personas todavía no tienen acceso a la electricidad.

Un frente en el que – en nuestra posición de líder en tecnologías renovables y promotor de las estrategias de crecimiento basada en la creación de valor compartido - estamos a la vanguardia con proyectos de desarrollo y promoción de tecnologías verdes en muchas regiones de América Latina a África subsahariana.