Transformación Digital y el viaje sostenible de la energía

Publicado el martes, 19 enero 2016

Internet de las cosas, big data, inteligencia artificial. La revolución digital presenta múltiples aspectos. Por lo tanto, la transformación digital es una ocasión que no se debe perder para innovar y aumentar la competitividad de los sistemas de producción a nivel mundial.

Según Forbes, que ha resumido las principales tendencias para el nuevo año esbozadas por las agencias líderes en el análisis digital (Gartner, Forrester e IDC), la transformación digital será uno de los motores fundamentales de las estrategias corporativas. Para los CEOs de las empresas más grandes del mundo, 2016 será el año de la integración de las herramientas digitales en todas las actividades de la empresa, para lograr una clara visión a largo plazo y demostrar cómo estas tecnologías pueden generar valor. Además, la industria B2B reducirá la brecha digital que existe respecto a las empresas B2C, hoy muy superiores en el desarrollo de estrategias ganadoras para la Transformación Digital.

Previsiones que reflejan la estrategia de crecimiento indicadas en los últimos meses por el Grupo Enel por el CEO Francesco Starace. La digitalización es de hecho uno de los elementos que promueve el crecimiento sostenible y es fundamental para realizar el enfoque Open Power que conduce a un desarrollo del negocio de la energía que logre transformar en valor compartido los retos de la neutralidad de carbono y la lucha contra el cambio climático.

Es a partir de esta premisa, relacionada con la sostenibilidad, que decidimos establecer la nueva estrategia digital: la adopción en las actividades diarias de herramientas digitales permite acercar a las personas, volviendo a definir las relaciones, tanto entre empresas y clientes como internas.

La digitalización acelera el intercambio de ideas y proyectos y simplifica la conexión entre los diferentes países. Esto permite hacer circular mejores prácticas y transferir rápidamente el know-how en todos los rincones del planeta donde estamos operando.

Pero hay otra ventaja. La digitalización nos ayuda a ser más sostenibles en todo lo que hacemos: el enlaces streaming para reuniones y convenciones, trabajo móvil, herramientas GPS de localización de los equipos operativos y los drones para vigilar redes y sistemas, son todas innovaciones que permiten reducir las emisiones de CO2. Por eso la dirección de Global ICT, dirigida por Carlo Bozzoli, ha comenzado a mantener relaciones estrecha con dirección Sostenibilidad e Innovación, definiendo juntos herramientas para medir cómo la digitalización puede volver más sostenible nuestro negocio.

Dos ejemplos. El primero se refiere a un proyecto interno para reducir las impresiones de papel, lanzado en 2012 por la Country Italia. La iniciativa hasta la fecha nos ha permitido reducir a la mitad las toneladas de papel comprado y de emisiones de CO2, que bajaron 2,5 a 1,2 toneladas por mes. Otro ejemplo es el uso de la Telepresence, es decir las salas virtuales para llamadas de conferencia: sólo los primeros nueve meses de 2015 se llevaron a cabo 421 reuniones evitando la emisión de 4.815 toneladas de CO2.

Los mismos resultados se obtienen mediante la promoción de un enfoque paperless en la relación con los clientes, desde la factura electrónica al uso de las redes sociales, hasta llegar a la App para controlar y gestionar los servicios de energía.

Además, la digitalización apoya nuestro negocio en el desarrollo de tecnologías de red, desde las redes inteligentes a los contadores electrónicos, hasta la recogida y análisis de datos para optimizar la generación de electricidad a partir de fuentes renovables.

"Transformación digital - explica Bozzoli - para nosotros significa digitalización tanto de los proceso a través de los cuales prestamos servicios al cliente final como nuestros procesos internos, basados en las principales tendencias tecnológicas: sociales, móviles, Big Data y Machine-to-machine. Es sobre esta base que hemos puesto en marcha un plan de acción integral que incluye la ciberseguridad, la optimización de las aplicaciones, la transformación del centro de datos, el uso masivo de la tecnología cloud, trabajo móvil e inteligente".