Sostenibilidad, de la estrategia a la acción

Publicado el jueves, 9 marzo 2017

A nivel global, una de cada dos empresas ha integrado la sostenibilidad en sus estrategias de negocios y el 45% de ellas se plantea invertir más en esta dirección.

Es lo que pone de manifiesto la encuesta ‘Seize the change’ que llevaron a cabo la entidad certificadora Dnv Gl y Ey Italia, con el apoyo de Gfk Eurisko. El análisis se presentó en Milán el pasado 7 de marzo, con ocasión de una mesa redonda en la que participaron Fondazione Sodalitas y unos representantes de grandes empresas como Bolton Alimentari, Enel, Grupo Hera, Intesa Sanpaolo y Pedon.

Para comentar la gran experiencia de nuestra empresa en el tema, intervino Andrea Valcalda, responsable de Sostenibilidad del Grupo. El manager de Enel, junto con otros ponentes, se centraron en cómo la integración de la sostenibilidad en el negocio está modificando los modelos estratégicos de las empresa.

Para que nuestra empresa sea sostenible, tenemos que innovar”, afirmó Valcalda. “Es éste el sentido del concepto Open Power: compartir una visión innovadora que llegue a ser parte integrante de la actividad operativa en todas sus etapas, desde la planificación estratégica hasta el desarrollo de negocios, desde las actividades de ingeniería y construcción hasta las operaciones y los servicios de apoyo”.

En el estudio, los expertos de Dnv Gl y Ey analizaron también las principales herramientas a disposición de las empresas para integrar la sostenibilidad en el negocio, tanto para respaldar la gestión de las actividades ordinarias como para reconsiderar la estrategia. En este sentido, el análisis considera como imprescindible el enfoque ‘Shared Value’, o sea la creación de valor compartido para comunidades y empresas.Al adoptar este modelo, añadió Valcalda, Enel ha reconsiderado su enfoque al negocio de la energía, “centrando su estrategia de crecimiento en el objetivo de la descarbonización total y orientando las inversiones hacia energías renovables y digitalización de las redes”.

Además, Valcalda hizo hincapié en la tempestividad, que es la clave para que este enfoque sea eficaz: “En Enel, la sostenibilidad está presente en los planes de desarrollo desde la selección y valoración de zonas y países”. En este sentido, un ejemplo es el proyecto de San Juan de Marcona, en Perú, en la zona de Nazca (famosa por las “líneas de Nazca”, los grandes dibujos trazados en el desierto visibles sólo desde arriba). Aquí, ya años antes de la adjudicación de las licitaciones para la realización de plantas eólicas, empezamos a trabajar con la comunidad local, y concretamente con los pescadores, para compartir el proyecto de fomento del entero sector de la pesca de algas, que incluye la formación de más de 130 pescadores en temas de seguridad, la instalación de un planta de desecación y una piscifactoría, además que la formación de 30 pescadores en marketing y gestión empresarial de las actividades pesqueras. Una microrred suministrará energía sostenible a todas las actividades. Se trata de un proyecto que atrajo el interés (y una parte de financiación) de Global Sustainable Electricity Partnership (GSEP), una organización que reúne algunas de las principales empresas de servicios del mundo, entre las cuales Enel.  

La integración de la sostenibilidad en el negocio, concluyó Valcalda, permitió a Enel incorporar cuatro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (SDG's) en el Plan estratégico 2017-19, presentado en Londres en el pasado mes de noviembre. La superación de la brecha energética y el acceso a la energía sostenible para todos (SDG 7), la lucha contra el cambio climático (SDG 13), el acceso a la educación (SDG 4) y la promoción de un crecimiento económico inclusivo y sostenible y del empleo en los territorios en que trabajamos (SDG 8), representan una oportunidad de desarrollo y creación de valor tanto para los territorios y comunidades como para nuestros accionistas.