Con vistas a identificar las prioridades de intervención del Grupo, las temáticas por divulgar y las actividades dirigidas a ampliar la participación de las partes interesadas, desde hace ya algunos años Enel lleva a cabo un análisis de prioridades (en inglés “materiality analysis”) basándose en los principios de los más difundidos estándares internacionales, como el Global Reporting Initiative (GRI), la Communication on Progress (COP) del UN Global Compact, el modelo del IIRC (International Integrated Reporting Council) y el SDG Compass, una guía que ayuda las empresas a adecuar sus estrategias a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Su finalidad es cartografiar y valorar la prioridad de las temáticas de mayor interés para las partes interesadas, combinándolas con la estrategia industrial y las prioridades de acción del Grupo.

Dicha metodología sienta las bases de la identificación de las temáticas en que fundar la planificación de las actividades de sostenibilidad y el reporte.

La identificación de las temáticas está basada en el análisis de fuentes tanto internas como externas y tiene en cuenta las diferentes situaciones geográficas, la evolución del sector y los procesos empresariales.

Las temáticas, divididas en temas relacionados con los negocios y la gobernanza (blanco), asuntos sociales (fucsia) y medioambientales (verde), han sido evaluadas de acuerdo con su importancia relativa tanto por las partes interesadas como por la Empresa misma. La lectura de la matriz de prioridades con respecto a cada eje lleva a profundizar:

  • en el eje horizontal, la prioridad que las partes interesadas, distinguidas según su importancia, atribuyen a las varias temáticas. En la parte de derecha de la matriz aparecen por lo tanto los temas que, según las partes interesadas, necesitan mayores compromisos por parte del Grupo en términos de inversiones, mejora de prácticas y sistemas de gestión existentes, formalización de compromisos y políticas claras;
  • en el eje vertical, los temas en que Enel plantea centrar sus esfuerzos, con su relativo nivel de prioridad, teniendo en cuenta también las inversiones previstas, los compromisos ya asumidos y las temáticas incluidas en el Plan Estratégico del Grupo. En la parte de arriba de la matriz vemos pues los temas por los cuales está previsto, en el ámbito de los objetivos estratégicos del Grupo, dedicar un esfuerzo particular en los próximos años.
     

La visión conjunta de las dos perspectivas permite identificar los temas de mayor importancia tanto para la Empresa como para las partes interesadas (los llamados temas materiales) y  averiguar el nivel de “ajuste” o “desajuste” entre expectativas externas e importancia interna de dichas temáticas.