Demand Energy, la vanguardia en Nueva York

Publicado el viernes, 18 agosto 2017

Un proyecto de vanguardia, el primero de este tipo en Nueva York. Un sistema de almacenamiento residencial multifamiliar con baterías de iones de litio, capaz de integrarse en una mini red inteligente energía fotovoltaica y pila de combustible
gracias al software DEN.OS de Demand.

El Marcus Garvey Village Apartments Microgrid project, que iniciará este año en el área de Brooklyn-Queens, ha ganado el prestigioso ESNA Innovation Award para el almacenamiento distribuido.

El proyecto es una de las joyas de Demand Energy, la empresa del Grupo Enel especializada en soluciones de software y sistemas inteligentes de almacenamiento de energía y el operador más importante en el sector del mercado de la Gran Manzana.

El proyecto demuestra que incluso en las metrópolis es posible construir una red controlada de manera inteligente, digital y distribuida, que aumenta la resiliencia del sistema y transforma la cadena de suministro de energía. Todo gracias al software Distributed Energy Network Optimization System (DEN.OS) desarrollados por Demand Energy, que permitirá que los 625 departamentos del Village consuman toda la energía que la micro red integrará y distribuirá: se reducirán los costes, aumentará la eficiencia del sistema y bajarán drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero. Un paso firme hacia la autosuficiencia energética.

En particular, el proyecto Marcus Garvey Village Apartments Microgrid prevé una potencia de 400 kW de energía fotovoltaica, una pila de combustible de 400 kW y 300 kW/1.200 KWh de almacenamiento totalmente gestionados por DEN.OS.

“Estamos honrados de haber recibido un reconocimiento como el ESNA Innovation Award para la innovación para nuestro proyecto Marcus Garvey Village Apartments Microgrid - dijo Gregg Patterson, CEO y presidente de Demand Energy, al comentar el premio, que se entregó el 9 de agosto en ocasión del Energy Storage North America event, en el San Diego Center en California. “Este sistema beneficia a los propietarios y residentes del complejo a través de la resiliencia aumentada, el funcionamiento limpio y el ahorro de energía. Además, se alinea con la visión del Estado que consiste en moverse en una red distribuida bi-direccional que sirve objetivos de energía a más largo plazo”.