World Energy Outlook, la electricidad en el centro

World Energy Outlook, la electricidad en el centro

El informe de la Agencia Internacional de Energía, presentado el 6 de diciembre en el Auditorium de Enel, muestra los posibles escenarios energéticos hasta 2040: si no se interviene de inmediato, los objetivos de París se convertirán en un milagro

{{item.title}}

El precio del petróleo es cada vez más volátil, el ocaso del carbón ya está marcado, crece la electrificación de los consumos y los costes de las renovables siguen disminuyendo. A pesar de eso, volvieron a aumentar las emisiones de CO2, luego de tres años sin variaciones, y la situación en el planeta está muy alejada de los objetivos ambientales de la Cumbre de París 2015. Los datos del informe World Energy Outlook 2018 (Perspectiva Energética Mundial) de la Agencia Internacional de Energía (AIE) confirman las palabras de alerta del Secretario General de la ONU, António Guterres, pronunciadas durante la inauguración de la Conferencia mundial sobre el clima, COP 24.

“El desequilibrio entre los objetivos del clima y las tendencias del mercado energético está aumentando y es cada vez más peligroso”, explicó el Director Ejecutivo de AIE, Fatih Birol, durante la presentación del informe el 6 de diciembre en el Auditorium Enel, en Roma, donde también participaron la Presidenta de Enel, Patrizia Grieco, el Consejero Delegado y Director General, Francesco Starace, la Secretaria General del Ministerio de Asuntos Exteriores, Embajadora Elisabetta Belloni, el subsecretario del Ministerio de Desarrollo Económico, Davide Crippa, y el consejero del Ministro de Economía y Finanzas, Pasquale Lucio Scandizzo.

 

Los posibles escenarios energéticos

“El informe sobre el sector energético más vendido en el mundo”, así lo definió con orgullo Birol, se propone explorar los diferentes escenarios posibles sobre la evolución del sector energético desde aquí hasta 2040.

El Nuevo Escenario de Políticas (NPS, por sus siglas en inglés), que incluye las políticas en curso y los compromisos anunciados por los gobiernos de todo el mundo, refleja un cuadro que lentamente está mejorando —las energías renovables crecen considerablemente— pero que no es suficiente para contener la emisión de CO2 y para el logro de los objetivos establecidos en la Cumbre de París. En cambio, estos objetivos son alcanzados en el Escenario de Desarrollo Sostenible (SDS, por sus siglas en inglés), donde la acelerada transición hacia fuentes limpias determina el corte en las emisiones de dióxido de carbono, el acceso universal a la energía y una mejor calidad del aire.

“Las políticas son importantes”, escribe Birol en la introducción: el escenario que se convertirá en real dependerá de las decisiones políticas. “La energía y la geopolítica nunca han estado tan unidas como en estos últimos años y lo estarán cada vez más en el futuro”, agregó durante la presentación de Roma.

 

La nueva estrella es la electricidad

“La electricidad es la estrella del show” es la verdadera novedad del informe de este año, que le dedica una sección especial. La demanda de electricidad está creciendo al doble de la velocidad de la energía y está destinada a aumentar de aquí a 2040 en los tres hipotéticos escenarios. “La electricidad es el centro de las economías modernas. Es la segunda fuente de energía más utilizada a nivel global después del petróleo y hoy representa el 19% del consumo final total”, como se lee en el informe, con una potencialidad de cobertura de hasta el 65% con las tecnologías actualmente disponibles.

En el año 2017, por primera vez, el número de la población mundial sin acceso a la energía eléctrica fue menor de mil millones, pero el objetivo de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas número 7 (Energía asequible y no contaminante) es lejano: 600 millones de personas en África subsahariana y 350 millones en Asia viven aún sin electricidad.

Según el WEO, el sector eléctrico está viviendo “la transformación más radical desde que naciera hace ya un siglo”. En el sector de los servicios, de las tecnologías digitales y de la industria liviana, la electricidad cumple el rol de “fuente” favorita. La reducción de los costes de las tecnologías impulsa las fuentes de generación renovable no programables. Por ello, el sector eléctrico cumple, por un lado, un rol pujante en el proceso de descarbonización pero, por el otro, le impone al sistema una manera diferente de operar respecto al pasado, con el fin de garantizar la estabilidad y la continuidad en el suministro.

La nueva contraseña es flexibilidad. Una transición rápida y con el menor coste posible requiere una aceleración en las inversiones de tecnologías energéticas más limpias, más inteligentes y más eficientes. “Pero los responsables de las políticas deben también garantizar confiabilidad y solidez en todos los elementos que son clave del suministro energético, incluyendo las redes eléctricas”, dice el informe.

 

Las energías renovables

En el NPS, la cuota de generación de renovables aumentará del 25% actual al 40% en 2040; mientras que el proceso del carbón es inverso. De todas formas, no es suficiente: son necesarias “medidas adicionales para descarbonizar la fase de generación; si esto no ocurriera, las emisiones de dióxido de carbono simplemente se desplazarían de un sitio a otro, es decir, de los lugares de consumo a los de generación eléctrica”, advierte el WEO.

La competitividad creciente del solar fotovoltaico hace que su capacidad instalada supere antes de 2025 la del eólico, cerca de 2030 la del hidroeléctrico y la del carbón antes de 2040.

“La energía solar fotovoltaica tiene su impulso”, dijo Birol durante la presentación en Roma, mientras que el destino de la eólica es convertirse en la primera fuente de energía en Europa.

Según Francesco Starace “el informe de AIE confirma las observaciones relacionadas con el aumento de la demanda de energía eléctrica y el crecimiento de las renovables que hemos visto en los diferentes lugares en los que estamos”. El Consejero Delegado de Enel agregó que cuanto más se descarbonice la generación eléctrica, se producirán dos fenómenos: el coste de la energía tenderá a descender porque aumentará el porcentaje de energía producida con un coste marginal nulo y será menos sensible a las variaciones de precio típicas de las fuentes fósiles. “La energía eléctrica se utiliza para una finalidad que, anteriormente, no se había contemplado”. Un ejemplo es el sector del transporte, donde se está verificando una expansión de la oferta de las industrias automotrices que proponen una gran variedad de modelos de vehículos eléctricos.

 

La nueva geografía energética

La geografía de la energía está cambiando. En el año 2000, Europa y Norteamérica representaban más del 40% de la demanda energética global y las economías asiáticas en vía de desarrollo casi el 20%; en 2040, esta relación se invertirá. Actualmente, Asia toma ya la mitad del crecimiento mundial de la demanda de gas, el 60% de la de eólica y solar, más del 80% de la de petróleo, y el consumo de carbón y nuclear tuvo un aumento de más del 100%. El mayor exportador mundial de gas sigue siendo Rusia, pero es el desarrollo económico chino el que influye en la demanda. La energía nuclear se queda en el 10% de la combinación energética global, pero la flota de las centrales en las economías avanzadas está envejeciendo: casi dos tercios de ellas tienen más de 30 años.

En el escenario NPS, el gas natural superará al carbón en 2030 y será la segunda fuente de la combinación energética mundial. Siguen siendo los combustibles fósiles la fuente principal para producir electricidad: actualmente, cubren dos tercios de la misma y serán menos del 50% para 2040. No es suficiente para el logro de los objetivos que han sido fijados en la Cumbre de París respecto a la emisión de CO2 para frenar el calentamiento global. “La transición energética se realizará, el problema es la velocidad con que esto sucederá”, dijo Patrizia Grieco al introducir los trabajos en Roma. Debemos apurarnos —advierte la Perspectiva Energética Mundial— antes de que sea demasiado tarde.

Questo sito si avvale di cookie analytics e di profilazione, propri e di terzi, per inviarti pubblicità in linea con le tue preferenze. Chiudendo questo banner, scorrendo questa pagina, cliccando su un link o proseguendo la navigazione in altra maniera, acconsenti all’uso dei cookie. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Accetta e chiudi