Acelerar la transición, con la Internet de la energía

Publicado el martes, 16 octubre 2018

La transición sí es real, pero no lineal: a través de la digitalización de las redes, los mercados pueden uniformar su nivel de desarrollo y acelerar el camino hacia la sostenibilidad. La cumbre Energy Transition Summit de Milán fue dedicada al tema “Driving Energy for inclusive prosperity” y analizó los factores que pueden facilitar el aprovechamiento de las fuentes renovables a gran escala.

En el evento, organizado por el Consejo Mundial de la Energía el pasado 10 de octubre en el Hotel Marriott, participaron más de 200 delegados del sector de la energía con motivo de la World Energy Week Milan 2018, del 8 al 11 de octubre.

En representación de nuestro Grupo asistió Antonio Buondonno, Responsable de Eastern Europe, África, Middle East de Business Development de Global Infrastructure and Networks de Enel. “El crecimiento de la volatilidad y complejidad del sistema eléctrico basado en las Power Grids se acompaña hoy en día con una mayor necesidad de flexibilidad y calidad”, afirmó Buondonno. “Los dos tercios del total de las inversiones se dirigen al sector de las redes de distribución, totalizando en 2017 unos 220.000 millones de dólares, el 50% de los cuales en Redes Inteligentes (“Smart Grids”) y System Software. Por lo tanto, las empresas de servicios públicos y la industria están llevando a cabo una digitalización completa de sus activos y de los procesos, además de la convergencia de los sectores de IT (Information Technology) y OT (Operational Technology). Las Power Grids se están convirtiendo en un hub digital para una conexión cada vez más estrecha entre las energías renovables y el consumidor”.

Los datos del informe “Advanced Energy Economy Report” confirman un descenso de las inversiones internacionales en las fuentes convencionales a favor de las energías no contaminantes, atribuyendo a la generación eléctrica el segmento más amplio de la producción con un valor global de 455.600 millones de dólares. De acuerdo con el Bloomberg’s New Energy Outlook 2018, el 73% de las inversiones planteadas para el periodo 2018-2050 se destinarán a las energías solar y eólica, recursos que pueden cubrir el 50% de la producción energética antes de 2050.

En opinión de Buondonno, no caben dudas de que las energías renovables representan hoy uno de los factores principales de transformación del mercado, pero hace falta encontrar también soluciones cada vez más adecuadas para hacer frente a la imposibilidad de programar la generación (en Italia la demanda de servicios de energía renovable alcanza picos de unos 60 GW, frente a una disponibilidad de 30 GW) y aumentar los niveles de eficiencia. Eso significa que también los usuarios finales de los servicios de red tendrían que participar en el proceso de digitalización: la flexibilidad de los servicios de respuesta a la demanda, la inteligencia artificial, la disponibilidad de Big Data y, en general, las oportunidades que brindan las nuevas tecnologías resultan insuficientes si las personas no desarrollan una conciencia adecuada. Las empresas de servicios públicos, opina Buondonno, actúan para captar sus necesidades y desarrollar nuevos productos basándose en las transformaciones que se han producido en el estilo de vida diario (vehículos eléctricos, casa inteligente, ciudad inteligente, etc.). Enel X, la división de nuestro Grupo que ofrece soluciones innovadoras y digitales para anticipar las necesidades relacionadas con la transformación energética, fue creada también para responder a esta exigencia. Considerando la demanda energética actual, el crecimiento de la electrificación depende no solamente de la evolución del mercado industrial y del nuevo marco normativo, sino también de la necesidad de mejorar la calidad del aire en las ciudades, además que sostener la difusión de nuevas tecnologías y dispositivos.

Una digitalización a gran escala, que incluya también a los particulares en su nuevo papel de prosumidores, trae beneficios para todos: reducción general de las pérdidas, reducción de los costes y fortalecimiento del flujo de caja.

Por lo que se refiere a infraestructuras y redes, los proyectos clave de nuestro Grupo se llevan a cabo en materia de automatización de las redes y digitalización de las operaciones: desde hace muchos años, Enel es el referente internacional en materia de Redes Inteligentes y Smart Meters y, en la actualidad, cuenta con más de 45 millones de clientes en Europa y América del Sur beneficiándose con nuestros servicios de lectura de contadores y asistencia remota.

En Rusia, en colaboración con PJSC Rosseti, primera empresa de servicios públicos del país por lo que se refiere a servicios de suministro y distribución, nuestro Grupo ha puesto en marcha unos proyectos centrados en las Redes Inteligentes, para un desarrollo energético innovador y sostenible también en este país tan grande. Como declaró en la cumbre de Milán Evgeny Olkhovich, Vice Director General de PJSC Rosseti, el saber hacer, la amplia internacionalización de Enel y la presencia de uno de sus Innovation Hubs en Moscú constituyen unos recursos estratégicos fundamentales para favorecer la diversificación energética del país. Además, el aumento de las inversiones en la digitalización de las redes puede permitir una integración más rápida con las redes euroasiáticas del sistema energético ruso, aún demasiado centralizado. Empresas como Enel y Rosseti guían al mundo hacia las Digital Power Grids