Hola, ¿hay energía? En Kenia la electricidad llega con los móviles

Publicado el miércoles, 3 de agosto de 2016

“75% de los más de 44 millones de habitantes de Kenia no tiene acceso estable a la electricidad pero más del 70% de ellos posee un teléfono móvil.”

Las centrales y redes eléctricas no han sido desarrolladas para cubrir los más de 580 mil kilómetros cuadrados de la superficie del país. Durante el siglo XX se ha generado una gran brecha entre las necesidades de electricidad y la difusión generalizada de las líneas y centrales: regiones y ciudades de la costa y de la capital, Nairobi, por ejemplo viven en la oscuridad.

La red de telefonía móvil de Kenia, sin embargo, desde la década de 2000 ha experimentado un verdadero boom, alcanzando ritmos de difusión superiores a los de algunos países industrializados. Es una infraestructura menos costosa de realizar en comparación con la de la telefonía fija y más rápida de instalar que la del transporte eléctrico.

El atajo de la innovación

Llevar la red de energía eléctrica al condado de Kisii, a más de 300 kilómetros de Nairobi, significaría años de trabajo e inversiones considerables.

Para vencer al tiempo hemos elegido un camino alternativo, un atajo posible gracias a la innovación y la colaboración con las comunidades locales.

“Superamos las limitaciones de la infraestructura eléctrica combinando la difusión de la red de telefonía móvil, la sostenibilidad de las renovables y los beneficios de las tecnologías inteligentes.”

El día de la independencia (de la energía)

Construimos en las aldeas de Kisii pequeños campos fotovoltaicos, los integramos con equipos para el almacenamiento de energía y conectamos todos los hogares a través demini-redes eléctricas independientes.

Con la formación del personal local volvemos las aldeas totalmente autosuficientes y evitamos que deban depender de generadores diesel para producir electricidad.

“Los habitantes de las aldeas de Kisii pueden contar con una fuente de alimentación a 240 V CA que ilumina las casas, da energía a los aparatos domésticos y carga los teléfonos móviles.”

Las casas, pequeñas escuelas y dispensarios médicos locales entran en un nuevo mundo. Sin electricidad, por ejemplo, no sería posible alimentar refrigeradores para almacenar medicamentos y alimentos o estudiar después del atardecer.

En todo esto ¿para qué sirven los móviles? Son el último componente de un proyecto que transforma el condado de Kisii en un verdadero modelo de desarrollo sostenible que puede ser exportado a todo el país.

Los teléfonos móviles permiten que la gente pueda pagar a través de la red móvil la energía que consume. Cada aldea, con su micro red, se convierte en una especie de compañía de energía independiente, una mini-utility abierta a las personas que se benefician de la energía y la hacen posible al mismo al mismo tiempo.