El Hierro: la isla donde las renovables son un tesoro

Publicado el lunes, 5 de septiembre de 2016

“El Hierro es la primera isla del mundo 100% sostenible, completamente autosuficiente gracias a la energía renovable.”

Donde el agua se une con el viento

Atravesar la longitud y la anchura de El Hierro lleva poco más de un día: un camino en constante compañía del Atlántico y del viento que azota sus cumbres.

La ciudad de Tamaduste, en el extremo norte de la isla, está a menos de nueve horas a pie desde el extremo sur de La Restinga, donde atracan los ferries que llegan de Tenerife.

Los que hacen este viaje eligen a lo largo de la costa después de un paseo de menos de dos horas llegan al puerto de La Estaca, y se encuentran con un lago artificial. Mirando hacia el interior verán elevarse cinco aerogeneradores. Son los señales discretos del secreto que vuelve única El Hierro: la planta hidro-eólica de Gorona del Viento.

Juntos para construir el futuro

Con la tierra africana invisible más allá del horizonte y poco más de 10,000 habitantes, El Hierro siempre ha tenido que esforzarse para darle energía a su vida diaria: las redes no cruzan el océano, pero la electricidad para la vida cotidiana de alguna forma tenía que llegar.

Desde 1971, la isla ha sido equipada con una planta a diesel. Pero una central con combustible, aunque fuera indispensable y una solución obligatoria en ese entonces, desentonaba con un paraíso terrenal como el de las Canarias.

“La transformación de El Hierro en una isla 100% renovable y energéticamente autosuficiente es fruto de la colaboración entre el gobierno local, la empresa privada y la investigación académica”

Junto con el municipio de El Hierro y el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) y Endesa, empresa de Enel líder en el mercado eléctrico español, se constituyó en 2007 Gorona del viento, una compañía especialmente dedicada a la construcción de una planta capaz de alimentar la isla sólo con energía limpia.

La corona del viento

Los agricultores de El Hierro desde siempre construyen pequeños muros para proteger a los cultivos de las continuas ráfagas de viento oceánico. Su forma semicircular los vuelve parecidos a coronas de piedra y de ahí su nombre gorona del viento.

Los protagonistas de la construcción de la planta se conectaron con esta antigua costumbre y llamaron el proyecto de la misma manera, pero convirtiendo la energía del viento en un aliado capaz de proteger la isla y su naturaleza.

“Hemos concebido una planta hidroeléctrica y eólica que combina el viento y el agua mediante la integración de las dos fuentes en una planta renovable innovadora.”

En la vertiente oriental de El Hierro, cinco turbinas eólicas de 2,3 MW cada una se unen al sistema hidroeléctrico de 11,3 MW, obtenido de en una caldera volcánica apagada, para producir energía limpia.

Un lago artificial, situado a poca distancia del pequeño puerto de Estaca, actúa como depósito hidráulico y gracias a la energía que recibe de las turbinas eólicas se transforma en estación de bombeo útil para equilibrar la red eléctrica.

La isla 100% renovable

Desde la puesta en funcionamiento de la central hidro-eólica, en junio de 2014, el uso de la central de biodiesel como solución emergencia se ha reducido cada vez más, y también este verano toda El Hierro ha sido alimentada por días entero con energía 100% renovable.

Gracias a este sistema, construido respetando la naturaleza, podemos dar energía limpia a toda la isla, evitando la emisión de 18.700 toneladas de CO2 y el uso de 40 mil barriles de petróleo para la estación de combustible.