Movilidad Eléctrica, la revolución necesita

Publicado el lunes, 18 enero 2016

Ciudades atravesadas por vehículos con cero emisiones, motores silenciosos, recargables también en el garaje de la propia casa. Lo que hasta hace unos años parecía una utopía se está convirtiendo en una realidad cada vez más concreta, diseñada para cambiar radicalmente el paradigma de la industria: la movilidad del futuro será eléctrica. Lo demuestra también el Global EV Outlook 2015 de la AIE (Agencia Internacional de la Energía), que informa sobre el aumento constante entre 2008 y 2014 de la venta de coches eléctricos  y d la instalación de redes de abastecimiento. Entre 2012 y 2014, en particular las estaciones de carga estándar más que duplicaron, mientras que las de Fast-Recharge aumentaron de ocho veces.
La reciente Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) confirmó que el transporte urbano es uno de los sectores mayormente responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero. Se necesita un cambio radical en el sistema de movilidad para derrotar a la combinación entre congestión y la contaminación que oprime especialmente las grandes ciudades y representa una amenaza real para el futuro. Por lo tanto, los gobiernos están llamados a apoyar los esfuerzos de la industria del automóvil y la energía en el desarrollo de los coches eléctricos y sistemas de carga que pueden volver la movilidad eléctrica más accesible y conveniente.

A pesar que la penetración de los autos eléctricos en el mercado sea todavía limitada, el desarrollo tecnológico alcanzado por la industria ya está en condiciones de ofrecer vehículos con autonomía suburbana e infraestructura ultrarrápida e interoperable de carga, accesible para clientes atendidos por diferentes compañías eléctricas. El Grupo Enel se ha embarcado en el camino de la experimentación de los sistemas de carga hace casi una década, y hoy es uno de los principales actores mundiales en la industria con iniciativas en Europa y América Latina.
En Italia, las más de 2.000 estaciones inteligentes e interoperables (pueden ser utilizadas por clientes de distintos operadores) que hemos instalado constituyen la mayor red urbana de infraestructura de carga para coches eléctricos en suelo público del país.

También Endesa, nuestra filial española, es un referente mundial de la movilidad de emisiones cero. En Málaga (ya centro de un proyecto de ciudad inteligente), en el ámbito del proyecto Zem2All (cero emisiones para todos), hemos instalado 23 puntos de recarga para coches eléctricos, creando la mayor red de recarga rápida jamás realizada en una ciudad europea. Con Zem2All, los vehículos y las estaciones están conectados a un centro de control que envía información en tiempo real, útil para facilitar los viajes en la ciudad mediante el uso de una aplicación dedicada para los smartphones. Esto permite a los clientes obtener información sobre el nivel de carga de los vehículos y reservar un lugar en uno de los puntos de recarga disponibles.

De manera análoga a Zem2All, Endesa ha desarrollado recientemente eCAR, el primer Fast Self-Charging Club  dedicado a la carga rápida de vehículos eléctricos. En Mallorca se ha realizado una red de columnas de recarga rápida (80 por ciento de la batería en menos de 30 minutos), capaces de garantizar la autonomía "eléctrica" para moverse por la isla. El costo para "llenar el depósito" se carga directamente en la factura y, en como para Zem2All, a disposición de los usuarios se encuentra una aplicación descargable en los smartphones, para localizar los puntos de recarga más cercanos, encontrar la mejor ruta disponible y calcular los tiempos de viaje.

En 2014 Endesa se ha unido al proyecto GrowSmarter, apoyado por la Comisión Europea a través del programa Horizonte 2020 (H2020). La iniciativa ha visto la instalación en Barcelona de cinco puntos de recarga FASTO, una tecnología de Enel que permite cargar hasta tres vehículos simultáneamente en 20-30 minutos. Los puntos de recarga serán utilizados por una flota de 20 taxis con tracción totalmente eléctrica.

En la nueva era de la movilidad adquirirá un papel cada vez más importante el car-sharing para compartir vehículos. Enel y car2go han acelerado los tiempos, combinando sus respectivas experiencias en el desarrollo de proyectos para el uso compartido de vehículos eléctricos a nivel mundial. La iniciativa piloto, una de las más importantes de este tipo en Europa, comenzó en Madrid con 350 coche para compartir, que pronto se convertirán en 500. Los clientes tendrán coches eléctricos siempre listos para su uso, mientras que car2go se ocupará de las operaciones  de carga. La tecnología de carga para coches eléctricos será creada por Enel, con 28 Wall Box de 22 kW: un sistema seguro e inteligente que permite apoyar todas las actividades de recarga de manera remota. Además Enel asegurará el suministro de electricidad y servicios de mantenimiento.

Por último, como parte de la COP21, hemos anunciado nuestra alianza con Nissan, realizada con el objetivo de revolucionar la industria transformando los coches en efectivas baterías con ruedas. El acuerdo incluye el desarrollo de un innovador sistema  Vehicle-to-Grid (V2G). A través del V2G, los vehículos eléctricos usarán, acumularán o devolverán a la red eléctrica la electricidad de manera sencilla mediante el uso de nuevas tecnologías para la gestión de bidireccional de la carga, a bordo o en estaciones. Si en un momento dado en un área determinada se producirá una cantidad de energía en exceso respecto a las necesidades de la red, utilizando el automóvil como sistema de storage será posible almacenarla para su reutilización cuando sea necesario. Esto optimizará el flujo de energía "verde" desde pequeñas plantas de energía renovable distribuidas en toda la zona. Los usuarios también podrán cargar la batería de su coche cuando los precios y la demanda de energía sean más bajos, y luego utilizar la electricidad acumulada o venderla a la red durante el período de pico con tarifas más altas.