Un año que está cambiando el mundo

Publicado el martes, 25 de octubre de 2016

“Para 2020 garantiremos el acceso a la electricidad a 3 millones de personas, proveeremos educación de base a 400.000 niños y jóvenes y favoreceremos el empleo y el crecimiento económico de 500.000 personas.”

– Francesco Starace, consejero delegado de Enel

Cuatro objetivos para construir un mundo sostenible


Más de 6 millones de personas en el mundo se han beneficiado hasta ahora de nuestros proyectos para el acceso a la energía, la educación o el trabajo digno. El llamamiento de la ONU hizo nuestro compromiso aún más intenso y generalizado.

“Sólo en 2016 hemos invertido más de 35 millones de euros para dar forma a iniciativas en 18 países de Europa, las Américas y África, de los que se han beneficiado niños, adultos y ancianos.”

Entre los 17 objetivos fijados por las Naciones Unidas hemos identificado cuatro donde nuestros conocimientos y nuestra experiencia se pueden poner al servicio de todos para marcar la diferencia.

La roadmap de nuestro compromiso cotidiano está marcada por estos cuatro puntos cardinales: garantizar energía limpia y acceso a la electricidad; promover la educación; facilitar el desarrollo económico y laboral de las personas y las comunidades y luchar contra el cambio climático.

Una red mundial que sigue creciendo

Hemos creado una red global de sostenibilidad que une la foresta Amazónica y las aldeas africanas, las ciudades italianas y los barrios de Brasil, comunidades remotas en los desiertos de Chile y los grupos de jóvenes estudiantes en Kenia.


Compartir es el núcleo de esta red y se traduce a nivel local en una respuesta concreta a las necesidades particulares. A través del diálogo con los agricultores bovinos de El Espinal en México, por ejemplo, nació un proyecto para mejorar la producción y comercialización de la leche, mientras que colaborando con la ONG Liter of Light hemos llevado luz a las aldeas de Kenia para crear redes eléctricas autosuficientes usando simples botellas vacías como lámparas.

Los niños en la escuela en un pueblo de Guatemala

 

En Brasil, compartir con los habitantes de las zonas más pobres y desfavorecidos de Río de Janeiro y Fortaleza ha conducido a programas educativos y de inicio de trabajo para los jóvenes, así como también al uso eficiente de la electricidad, reciclaje de residuos y asistencia para volver las viviendas más seguras e higiénicas. 

Siempre compartiendo se ha llegado a proyectos como Futur-e en Italia y Datathon en España. El primero nos ha llevado a trabajar junto a gobiernos,  empresas y comunidades locales para dar un nuevo futuro a las 22 centrales térmicas italianas ahora obsoletas. El segundo involucra startups e innovadores para el desarrollo de nuevos productos y servicios más sostenibles y amigables con el ambiente.

Trabajar juntos para servir a todos

En Kenia, como en Rumania estamos llevando luz a pueblos y zonas rurales que hasta ahora no han tenido acceso a la electricidad. Creamos mini redes inteligentes integrándolas en plantas renovables y poniendo de tal manera nuestra innovaciñon tecnológica al servicio de las personas menos privilegiadas, y hasta ahora olvidadas, que viven en los suburbios del mundo.

Mujer keniata iluminada por una farola hecha por la asociación Liter to Light

En el desierto de Atacama en Chile, en las cordilleras de Colombia o en los valles de los ríos de Perú, trabajamos con las comunidades locales para asegurar que la presencia de nuestras plantas se traduzca en energía limpia y en oportunidades de desarrollo de las empresas tradicionales locales y en oportunidades de empleo, en particular para las mujeres y jóvenes.

“Trabajamos para crear valor compartido con las comunidades en las que operamos y construir con ellas oportunidades de desarrollo que beneficien a todos.”

Un año después del lanzamiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los logros y los proyectos en curso son para nosotros un enorme motivo de satisfacción. Pero cada día que pasa, se abren nuevas necesidades y oportunidades: lo que se ha hecho hasta ahora es sólo el comienzo de un largo viaje.