Nueva York, el futuro eléctrico de las ciudades

Publicado el viernes, 21 de julio de 2017

“Empresas como Enel y Tesla son motores de cambio increíblemente importantes, en un momento histórico caracterizado por el vacío ideológico, especialmente en los Estados Unidos de hoy, en cuanto a la voluntad de reconocer y abordar el problema del calentamiento global y sus causas”

– Gabe Klein, experto en innovación urbana

“Todo el mundo ve un coche eléctrico como un vehículo para ir del punto A al punto B”, dijo Ernesto Ciorra, jefe de Innovación y Sostenibilidad de Enel durante la charla abierta introducida por Ryan O'Keeffe, director de la comunicación de Enel. “En cambio, nosotros lo vemos como una batería sobre ruedas. Es suficiente conectarlo a un enchufe y se vuelve parte integral de la red eléctrica, ayudando a estabilizarla cuando no se utiliza como medio de transporte, es decir, para la mayor parte de su vida: es la idea detrás de nuestra tecnología Vehicle to Grid”.

“La tecnología Vehicle to Grid permitirá un uso creciente de las energías renovables, que necesitan baterías para almacenar energía, asegurando así un flujo constante de energía. Es una idea aparentemente simple, pero capaz de reducir drásticamente el impacto ambiental de una ciudad”

– Ernesto Ciorra, jefe de Innovación y Sostenibilidad de Enel

Hay otras señales alentadoras de reconocimiento del problema por parte de sujetos importantes: como Volvo, con el reciente anuncio de que, a partir de 2019, producirá sólo autos eléctricos o los gobiernos de la India, Países Bajos, Noruega y Francia, que han decretado un alto a las ventas de autos de combustión entre 2025 y 2040.

Casos citados por algunos de los muchos expertos e influencers que intervinieron en la mesa redonda: entre otros, Heather Clancy (GreenBiz), Ankita Rao (Motherboard/VICE), Daniel Stedman (Brooklyn Magazine), Kate Burson (Tesla), Andy Palanisamy (TransportGooru).

“Sabemos que la movilidad eléctrica está llegando y se impondrá en el futuro. Y también vemos la oportunidad de nuevos negocios, por ejemplo en relación con el vehículo visto como recurso energético, no sólo como vehículo. Esto nos conectará mayormente a los consumidores” es la opinión de Kate Burson.

“Las fuentes fósiles están haciendo daños en todo el mundo - añadió Andy Palanisamy – la movilidad eléctrica se está volviendo un factor clave para un futuro sostenible. Y la Formula E es exactamente lo que necesitamos para mostrar a la gente que la sostenibilidad puede ir de la mano con el rendimiento y ofrecer la misma flexibilidad y movilidad de los autos tradicionales”.

“Los sectores público y privado están trabajando juntos en la movilidad eléctrica y el car sharing y sobre cómo esto repercute en la red - explicó Heather Clancy. - Enel está probando la infraestructura de manera innovadora, inteligente y rápida. La mejor manera de ponerla a prueba y ver si funciona es empujarla hasta los límites. La Formula E también es entretenimiento, pero hasta que se no se empuja la tecnología al límite no se sabe hasta dónde puede llegar el coche eléctrico”.

Pero la tecnología por sí sola tiene poca fuerza, si no se acompaña de una visión y una buena dosis de coraje. “Hace diez años, la regla era: no llevar a un extraño. Hoy en día tenemos Bla bla car”, dijo Ciorra. “Durante mucho tiempo hemos seguido normas dictadas por la costumbre, hasta que alguien no ha llegado a romperlas, mostrándonos las posibilidades de una vida mejor. En Enel estamos comprometidos a hacer exactamente eso: romper las reglas con el fin de crear ciudades mejores y más habitables”.