Seeding Energies, la importancia de crear valor

Publicado el martes, 28 de noviembre de 2017

“La contribución de nuestra empresa no se refiere solamente a los resultados económicos, sino también, y cada vez más, a nuestra capacidad de encontrar soluciones y determinar efectos positivos sobre el crecimiento económico y social a largo plazo de las comunidades con las que trabajamos”

– Seeding Energies – Balance de sostenibilidad 2016

Resultados positivos y objetivos ambiciosos

En 2016 el valor económico total generado por nuestro Grupo fue de 70.592 millones de euros; excluido el valor económico distribuido (constituido por gastos de funcionamiento, gastos de personal y prestaciones, pagos a gobiernos y financiadores de capital), equivalente a 59.969 millones de euros, el valor económico obtenido ascendió a 10.623 millones de euros. Además, los primeros datos de 2017 ponen de manifiesto un crecimiento ulterior.

Los resultados económico-financieros muestran un EBITDA (resultado neto antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) ordinario para 2016 de 15.2oo millones de euros, por primera vez al alza desde 2013. El beneficio neto ordinario, sobre el cual se calcula el dividendo, ascendió a 3.200 millones de euros frente a 2.900 millones del año anterior, con un aumento del 12%. Para el periodo 2017-2019 el objetivo, ambicioso pero realista, sería de un EBITDA de crecimiento de 4.ooo millones de euros.

La ratio entre los fondos de operaciones (FFO - Funds from Operations) y la Deuda neta, que indica el nivel de solidez financiera, alcanzó el 26%, más allá del objetivo que el Grupo se había planteado y en crecimiento con respecto al 25 % del año anterior. La deuda neta permaneció estable con 37.600 millones de euros a pesar del incremento significativo de las inversiones dirigidas al crecimiento, que aumentaron de 1.500 millones de euros con respecto a 2015.

Inversiones para el crecimiento

Las inversiones fueron precisamente uno de los elementos más cruciales de la estrategia de Enel. Para el periodo 2017-2019 apostamos principalmente por las inversiones para el crecimiento que, de acuerdo con los objetivos del Plan de sostenibilidad, tendrían que ascender a 12.400 millones de euros, equivalentes al 60% del total de inversiones.

“El Plan de Inversiones total para el periodo 2017-2019 asciende a 20.900 millones de euros, de los que el 60% está constituido por inversiones para el crecimiento”

– Seeding Energies – Balance de sostenibilidad 2016

Las inversiones, y el valor económico que de ellas se deriva, se dirigirán hacia dos objetivos diferentes, de acuerdo con el marco geográfico y social: en los mercados maduros, caracterizados por la presencia cada vez más fuerte de las fuentes renovables y la generación distribuida, un factor clave será el desarrollo de una red de suministro moderna y abierta a diferentes usos y servicios. Por el contrario, en los mercados emergentes hará falta satisfacer la demanda de energía eléctrica en economías en que el desarrollo económico, el aumento de la población y la urbanización determinan su crecimiento.

Optimizar los gastos

La creación de valor económico se consigue también a través de la optimización de los gastos, en primer lugar con la reducción de los costes. En 2016 el coste directo de explotación, o sea la suma de gastos fijos e inversión de mantenimiento, ascendió a 11.428 millones de euros: un 7,8% menos con respecto al año anterior (12.397 millones de euros); excluidas las variaciones significativas del perímetro ocurridas en el año 2016 (entre las cuales la salida del Grupo del mercado eslovaco y francés) la reducción es del 7%. Para el periodo 2017-2019 el Plan de sostenibilidad plantea una reducción del 7% más.

En términos de ahorro, el Plan Estratégico 2017-2019 se plantea un objetivo de 1.000 millones de euros en 2019 con respecto al 2016, con un incremento di 500 millones de euros con respecto al año anterior, principalmente a través de una reducción de los costos operativos. La herramienta principal para alcanzar este objetivo es la digitalización, por la que Enel apuesta con mucho convencimiento.

“La energía es la puerta por la cual pasa el futuro, y el Plan estratégico 2017-2019 representa la herramienta para alcanzarlo. Un Plan que, junto a los ejes fundamentales de la estrategia plantea la digitalización y la atención al cliente, ejes ya importantes tanto desde el punto de vista industrial como de los valores MSG”

– Seeding Energies – Balance de sostenibilidad 2016

La confianza de los accionistas

Los resultados positivos se reflejaron también en el comportamiento del valor Enel que, en 2016, registró un incremento de un 8% (12% si se consideran también los dividendos distribuidos durante el ejercicio). Por lo que se refiere a la remuneración a los accionistas, los objetivos del Plan estratégico contemplan un dividendo mínimo de 0,21 euros por acción relativamente a los resultados del ejercicio 2017, un incremento del pago del 65% relativamente al beneficio neto ordinario consolidado de los ejercicios 2018 y 2019.

La composición del accionariado de Enel pone de manifiesto algunas de las características del Grupo: el 68% de los inversores institucionales es de largo plazo, demostrando su aprecio por un modelo de negocio sostenible a lo largo del tiempo; además, en el capital Enel participan 150 Inversores Socialmente Responsables que poseen un 8% del total de las acciones en circulación.

De fecha 9 de enero de 2017 Enel Finance International colocó con éxito en el mercado europeo su primer bono verde, dirigido a inversores institucionales y garantizado por Enel Spa. La operación recibió adhesiones por un importe de unos 3 mil millones de euros, con una importante participación de los llamados Inversores Socialmente Responsables (“S.R.I.”), lo que permitió al Grupo Enel diversificar aún más su base de inversores.

Dicha operación está conforme con nuestra estrategia financiera, planteada en el Plan Estratégico 2017-2019, que contempla una refinanciación por 12.400 millones de euros, también a través de la emisión de bonos verdes como herramientas dirigidas a la financiación de proyectos para la descarbonización del mix productivo. Al respecto, planteamos y publicamos un “Green Bond Framework” con vistas a facilitar la transparencia y calidad de los bonos verdes emitidos.

Para Enel, valor económico y sostenibilidad andan juntos.