Las personas de Enel en el mundo

Las personas de Enel en el mundo

Confianza, responsabilidad, proactividad e innovación son los valores clave de nuestro enfoque Open Power, en la base de la creación de un entorno de trabajo abierto y dinámico que favorezca ehl enfoque emprendedor, la toma de riesgos y la gestión de la discontinuidad, gracias a una integración cada vez mayor de la diversidad. Estos son los valores que nos permiten seguir creciendo, manteniendo los compromisos adquiridos con nuestra gente, nuestros clientes y el mercado.

{{item.title}}
22%
de mujeres empleadas
3131
nuevos contratados
40,9
horas de formación por empleado

Enel pone en marcha diversas iniciativas para el bienestar organizacional y personal de su gente, así como para mejorar la integración entre la vida privada y la vida laboral, y para apoyar las necesidades concretas y diarias en todas las situaciones, incluso eventuales, en las que una persona puede encontrarse durante su vida laboral.

 

Elisabetta y el proyecto MaCro@Work

La conciencia de la relevancia ética y social de la salud en los contextos laborales y la creciente atención a los temas de cuidado e inclusión, son la base de la decisión de Enel de abordar el tema de las condiciones laborales de quienes padecen enfermedades crónicas, un tema que, generalmente, no es explorado en las organizaciones.

Elisabetta, que conoce bien esta situación porque la vive cotidianamente, lleva dos años siendo responsable de un proyecto que Enel deseaba con fuerzas: MaCro@ Work, enfermos crónicos en el trabajo. Este proyecto, tiene el objetivo de hacer que el entorno laboral sea realmente inclusivo para todos, sean cuales sean las condiciones de vida de cada uno.

El proyecto se inspira en los resultados de una investigación interempresarial, a la que Enel se adhirió, y también en una encuesta interna que involucró a más de 6000 personas, directa o indirectamente afectadas por una enfermedad crónica. 

{{item.title}}

Los datos revelaron obstáculos culturales, organizativos y de gestión, pero también oportunidades para mejorar la experiencia en el trabajo. Un tema central es el miedo de los enfermos crónicos a ser ellos mismos y a ser juzgados, a no estar a la altura de las exigencias profesionales, a mostrarse vulnerables y a expresar sus necesidades. Pero al mismo tiempo, existe el deseo de volver al trabajo como un regreso a la normalidad, como un espacio vital para las relaciones y la socialización y como un momento para salir del aislamiento de la enfermedad. Ocultar o no manejar adecuadamente los miedos y los deseos no es positivo para las personas, pero tampoco lo es para las empresas.

La sensibilidad, la pasión y el coraje de Elisabetta son el “plus” del MaCro@Work Caring Program, que tiene como objetivo colocar a los enfermos crónicos en el centro de una red colaborativa destinada a mejorar el bienestar relacional de todo el contexto en el que viven. La empatía, el cuidado de las personas y la cohesión son la expresión de una nueva cultura empresarial para crear un enfoque positivo, constructivo e inclusivo, sin prejuicios.

Además, se creóel Caring Managers’s Network, conformada por voluntarios provenientes de People&Business Partners. Los Gestores de Corazón son las figuras de referencia para la persona con enfermedad crónica y para su red de trabajo. En pleno respeto de la privacidad, les brindan apoyo y una escucha empática en el delicado momento de enfrentarse a la enfermedad, cuando hay tantas preguntas y problemas prácticos que manejar.

La emergencia por COVID-19 fue un acelerador del proyecto, ya que este escenario ha afectado profundamente la vida de los enfermos crónicos, basta pensar en las limitadas posibilidades de acceso a la atención médica y la complejidad exponencial de las actividades diarias más simples para los que son vulnerables. Y es aquí donde el espíritu emprendedor de Elisabetta volvió a marcar la diferencia, porque decidió, en plena emergencia, participar en el reto lanzado en openinnovability.com para recopilar ideas encaminadas a relanzar la economía en Italia. Entre cientos de propuestas, se eligió su idea de voluntariado corporativo para apoyar las actividades diarias de colegas “frágiles” y ahora se está convirtiendo en una realidad. Se ha puesto en marcha el programa piloto y las primeras personas de la empresa se están beneficiando de los servicios de compra y entrega de compras y medicamentos a domicilio, y del servicio de gestión de trámites creados por Elisabetta. Pero es solo el primer paso, ya sabemos que habrá muchos más.