Movilidad eléctrica, Enel first mover

Publicado el sábado, 24 junio 2017

Las pruebas de la V2G con antelación a los demás, un plan nacional para las estaciones de carga, el nacimiento de la nueva unidad de e-mobility dedicada al sector, la licitación europea para la infraestructura en la autopista Italia-Austria.

Los observadores del sector lo repiten desde hace tiempo: las condiciones han madurado, el negocio de los coches eléctricos podría explotar ya en los próximos años.

Enel está lista. Es suficiente releer las decisiones del Grupo en los últimos años para darse cuenta que el desarrollo de tecnologías innovadoras para la movilidad eléctrica no sólo es un elemento clave de la estrategia, sino una apuesta de first mover, posible gracias a una serie de compromisos concretos. Los siguientes.

Gracias a Enel, en Italia ya existen unas 900 estaciones de recarga públicas, además de las 1800 instaladas para los privados, y en otoño el Grupo definirá un plan nacional para cubrir otras áreas del país en los próximos años. La creación de una red capilar para abastecer de combustible es de hecho una de las claves para el éxito de esta revolución en el transporte. A través de asociaciones con grandes automotrices, startups y centros de investigación, Enel está trabajando en la realización de sistemas y servicios de carga simples y rápidos para promover su uso a gran escala.

Para confirmar la centralidad de la movilidad eléctrica en la estrategia del Grupo, en mayo nació una nueva unidad de negocio global llamada e-Solutions, dirigida por Francesco Venturini, lanzada para sacar provecho de la transformación de la industria de la energía, explorando las oportunidades en el ámbito de las nuevas tecnologías. Una de las cuatro áreas principales de interés es justamente la e-mobility, junto con las soluciones de e-Industrias y E-Home & Consumer, l’E-City e l’E-Industries. Estas cuatro áreas implican importantes oportunidades de negocio, si se explota la evolución explosiva de la tecnología para crear valor en una época de profundos cambios y transformaciones en varios sectores industriales. e-Solutions está trabajando en el plan nacional para las infraestructuras de recarga que estará listo en los próximos meses, y se prevé el inicio de las primeras instalaciones en el otoño.

Otro compromiso concreto de Enel es la experimentación del Vehicle to Grid (V2G), una nueva tecnología que transforma el coche en una batería móvil. Enel la ha puesto en marcha en Dinamarca en agosto del año pasado, luego en el Reino Unido y, finalmente, en abril de este año en Francia y Alemania, con dos proyectos adicionales. Ahora las primeras infraestructuras de recarga para coches V2G llegan también a Italia, gracias a un proyecto piloto de car-sharing corporativo para servir a IIT Génova, desarrollado por Enel Energia en asociación con Nissan Italia. Gracias al V2G, el e-car se convierte en una batería que interactúa de manera inteligente con la red eléctrica, lo que permite entre otras cosas la estabilización de los flujos de energía para facilitar la producción de renovables: el coche puede acumular energía durante las horas de menor pico del consumo y devolver posibles cantidades en exceso.

Una pieza de este plan infraestructural es sin duda el proyecto Eva+, acrónimo de Electric Vehicles Arteries. Este proyecto, financiado por la Comisión Europea, prevé la instalación de estaciones de carga en los corredores de las autopistas que atraviesan Italia y Austria.  En la actualidad se están realizando las actividades preparatorias para la implementación de la infraestructura, con estaciones state of the art technology. El mismo estándar que se utiliza en este momento en todas las autopistas europeas. De proyecto EVA+, co-financiado por la Unión Europea, Enel es promotor junto con de las firmas automotrices Nissan, Renault, BMW y Volkswagen y la empresa austriaca de servicios públicos Verbund, con la que se definen criterios y se monitorean las evoluciones tecnológicas. En base a estas premisas, el 30 de septiembre prevemos la instalación de las primeras estaciones a lo largo del corredor de autopistas.

El modelo propuesto por Enel en el acuerdo prevé que el cliente se encuentre libre de pagar la recarga que efectúa:

  • Por medio de app, con tarjeta de crédito o contado (cuando no haya estipulado ningún contrato con un proveedor de servicios)
  • Con su contrato, que puede haber estipulado con cualquier proveedor de servicios.

 

Sin embargo, este importante compromiso no nos impide mirar más allá en el futuro. Efectivamente, otro objetivo concreto en este campo es la experimentación del Vehicle to Grid (V2G), una nueva tecnología que transforma el coche en una batería móvil. Enel la ha puesto en marcha a nivel comercial en Dinamarca en agosto del año pasado, luego comenzó a probarla en el Reino Unido y, finalmente, en abril de este año en Francia y Alemania, con dos proyectos adicionales. Ahora las primeras infraestructuras de recarga para coches V2G llegan también a Italia, gracias a un proyecto piloto de car-sharing corporativo para servir a IIT Génova, desarrollado por Enel Energia en asociación con Nissan Italia. Gracias al V2G, el e-car se convierte en una batería que interactúa de manera inteligente con la red eléctrica, lo que permite entre otras cosas la estabilización favoreciendo además la integración de energía producida por las renovables: de hecho, el coche puede acumular energía durante las horas de menor pico del consumo y devolver posibles cantidades en exceso.

Otro importante aspecto del enfoque Enel para la movilidad eléctrica se refiere a las colaboraciones con el mundo exterior. Efectivamente, también a través de asociaciones  con fundaciones y centros de investigación, Enel (y en particular Enel Foundation) apunta a delinear los escenarios de la movilidad eléctrica del futuro, en Italia, en Europa y en el mundo: de ahí la asociación con el Politécnico de Milán, el CERTeT de la Universidad Bocconi, las colaboraciones con el Aspen Institute y la fundación Symbola, cuyo informe sobre las 100 historias de éxito de la movilidad eléctrica en Italia fue presentado también en Bruselas.

Por último, Enel es también global power partner de la Formula E, la competición mundial para los monoplazas eléctricos, que representa también un laboratorio avanzado sobre la movilidad eléctrica del futuro. En este caso instalamos tecnologías digitales inteligentes que permiten controlar todos los consumos en el circus y alimentamos con energía renovable los coches, los box de los equipos y los espacios del circuito. La finalidad es transformar los ePrix en eventos totalmente neutrales en carbono. Un adelanto de la ciudad del futuro.