Ayudar a hacer florecer el desierto

Ayudar a hacer florecer el desierto

En el proyecto de Ollagüe hemos utilizado una solución energética única para permitir el progreso de la comunidad de 200 habitantes, en un pequeño pueblo situado a más de 3500 metros de altura en el desierto de Atacama.

Electricidad: un sueño que se cumple

El acceso estable a la electricidad ya no es un sueño para la población de Ollagüe, un pequeño pueblo situado a más de 3500 metros de altura en el desierto de Atacama.

La planta híbrida creada es el primer ejemplo del mundo con un sistema en una única solución.

En el proyecto de Ollagüe hemos utilizado una solución energética única para permitir el progreso de la comunidad de 200 habitantes. Enel Green Power ha creado el primer sistema energético construido a gran altura que integra un campo fotovoltaico, una central eólica y una planta de co-generación solar, todo conectado a un avanzado sistema de almacenamiento a través de una micro-red.

Hemos dado forma a esta tecnología innovadora junto a la comunidad local quechua para responder a sus necesidades. El resultado es que escuelas, rutas, casas y pequeñas empresas ahora disponen de electricidad limpia y moderna todo el día.

“Ollagüe es un ejemplo complete de nuestro modelo de Creación de Valor Comprtido, en el que sostenibilidad e innovación se convierten en una sola cosa”

Riccardo Amoroso, Jefe Innovación de Enel Green Power

 

Nueva vida para una comunidad entera

El acceso a la energía estable ha transformado la vida de la aldea. La población de Ollagüe hoy tiene agua caliente las 24 horas del día, la pequeña escuela de la comunidad tiene electricidad también para enseñar computación y la única tienda de alimentación del pueblo tiene un frigorífico siempre en marcha para mantener frescos los alimentos.

Más allá de su nueva independencia energética, el proyecto también ha logrado reducir los consumos de hasta el 85%, ahorrando 6.000 litros de combustible al año que antes se quemaban en generadores diesel.

Un aspecto fundamental del proyecto ha sido la formación especializada proporcionada a los habitantes locales, por lo que son capaces de mantener la planta híbrida, y todo el sistema, de manera independiente.

Para Enel el proyecto es un laboratorio muy valioso de innovación aplicada a la vida real, de varias maneras: nos permite probar el comportamiento de varios materiales y tecnologías a grandes alturas y con variaciones de temperatura de más de 40°C, y nos ofrece un punto de referencia único para evaluar la eficacia de un sistema que puede convertirse en unan solución de transformación para otras comunidades aisladas de todo el mundo.

“La planta híbrida integra tres tecnologías de fuentes renovables, un sistema de acumulación de electricidad y una red de distribución autónoma y autosuficiente”

{{item.title}}

Un laboratorio de innovación a gran altura

Para Enel el proyecto es un laboratorio muy valioso de innovación aplicada a la vida real, de varias maneras: nos permite probar el comportamiento de varios materiales y tecnologías a grandes alturas y con variaciones de temperatura de más de 40° C., y nos ofrece un punto de referencia único para evaluar la eficacia de un sistema que puede convertirse en unan solución de transformación para otras comunidades aisladas de todo el mundo.

“Para los habitantes del pueblo hoy por fin son habituales actividades y gestos que sólo permite el acceso estable a la electricidad”