Innovación para una energía más sostenible

Innovación para una energía más sostenible

En su recorrido de innovación, Enel explora todas las tecnologías para simplificar las operaciones y reducir el consumo energético y el impacto ambiental, además de garantizar una mayor seguridad. En el mantenimiento de las redes aéreas y de las centrales, por ejemplo, desde hace algunos años el Grupo utiliza drones como opción tecnológica innovadora y en línea con la visión de Infraestructuras y Redes hacia las redes del futuro. Veamos cómo.

{{item.title}}

Impulsado por sus ocho motores eléctricos de hélice, el dron vuela a gran altura, inmóvil en un punto fijo como una libélula. Equipado con una cámara de alta resolución, filma los aisladores de una torre a lo largo de una línea eléctrica para verificar que estén intactos. Este multicóptero, o dron “multirrotor”, es uno de los que constituyen la flota que utiliza Endesa para inspeccionar líneas e instalaciones en Cataluña, Andalucía, Aragón, Baleares y Canarias. Con óptimos resultados, la empresa utiliza estos vehículos desde 2013, aumentando gradualmente su número. Hoy en día, el Grupo los emplea para diferentes finalidades, incluso en otros países.

 

Al servicio de las centrales

En Italia, por ejemplo, Enel ha desarrollado un dron capaz de inspeccionar el interior de las grandes calderas de las centrales termoeléctricas. Estos dispositivos voladores, controlados a distancia por pilotos especialmente instruidos, también son muy útiles en la inspección de grandes campos fotovoltaicos, sobre los que sobrevuelan para detectar eventuales daños en los paneles.

Posteriormente, el Grupo Enel empezó a utilizar multicópteros también en Rusia, Estados Unidos y América Latina. Aquí, por ejemplo, el campo eólico de Lagoa dos Ventos, en Brasil, cuya construcción comenzó en junio de este año, también se realizó gracias al empleo de drones, con los cuales se llevaron a cabo las prospecciones y los relevamientos topográficos necesarios para la definición del proyecto. Además, en los últimos años esta tecnología ha experimentado una evolución espectacular, impulsada por la investigación y el desarrollo tecnológico.

 

Cargas más pesadas

También en lo referente al aumento de su capacidad de transporte, los drones están dando pasos de gigante. De los pocos gramos que podían cargar los cuadricópteros livianos de hace unos años, hemos pasado a modelos capaces de cargas realmente pesadas. Al respecto, en Italia, Enel está colaborando con FlyingBasket, una empresa que ha desarrollado drones que pesan hasta 70 kg, capaces de transportar en vuelo hasta 100 kg. De momento, se ha experimentado el uso de esta tecnología en simulaciones de rescate para Protección Civil en la montaña, con el objetivo de ampliar su aplicación también a misiones operativas. La prueba se llevó a cabo en Alto Adigio, en el marco de un proyecto iniciado por el departamento de Infraestructuras y Redes Globales. Como explica Massimo Maffeis, de Diseño de Redes, Ingeniería y Construcción, Infraestructuras y Redes Globales: “Para Enel, el empleo de drones en diferentes tipos de operaciones en el terreno, en lo que se refiere a las redes de distribución de energía, es una evolución importante hacia una red más eficiente y sostenible. Las colaboraciones con socios innovadores como FlyingBasket están dando resultados alentadores para nuestra gestión de las operaciones de red”.

 

Drones más rápidos

En cuanto a la duración de las baterías, un recorrido de desarrollo tecnológico apunta a realizar drones cada vez más rápidos y eficientes en la ejecución de sus tareas. Enel Brasil, por ejemplo, está probando una tecnología que permite al dron analizar a bordo –y en tiempo real– las imágenes recogidas en vuelo. El sistema fue desarrollado por Horus, una startup brasileña respaldada por el Grupo en el marco de su programa Energy Start.

Finalmente, en un futuro próximo, será posible equipar los drones con brazos y sistemas de agarre para efectuar operaciones en vuelo. Aerial-Core, un proyecto europeo, trabaja en este objetivo con la colaboración, entre otros, de e-Distribución, la sociedad de Endesa responsable del suministro de electricidad en la península ibérica. El objetivo es crear un dron equipado con dos brazos robóticos ultraligeros comandados a distancia para efectuar tareas complejas en las líneas, como el montaje de disuasores para aves y separadores, o la limpieza de los aisladores.

Tendremos todavía algunos años para su desarrollo, pero los resultados alentadores, tanto desde el punto de vista económico como de beneficio ambiental, confirman que el uso de drones en el mundo de la distribución eléctrica está en línea con la visión de Infraestructuras y Redes hacia redes cada vez más resilientes, digitalizadas y sostenibles.