El sol de Enel y los siete nuevos exoplanetas

Publicado el lunes, 27 de febrero de 2017

“Esta nueva planta contribuirá en sumo grado al compromiso de ESO por maximizar el uso sostenible de recursos en sus centros. El hecho de que el observatorio astronómico recibe la energía necesaria para funcionar directamente de la luz del sol es muy importante y se lo agradezco a todos los que han trabajado para llevar a cabo este proyecto”

– Tim de Zeeuw, director general de ESO

La planta fotovoltaica de Enel Green Power Chile se inauguró en el pasado mes de septiembre. El observatorio de La Silla se encuentra en una zona montañosa, el Cerro La Silla, a 2.400 metros sobre el nivel del mar, a 600 kilómetros al norte de Santiago, cerca de la ciudad de La Higuera, en la región de Coquimbo. Aquí EN 1964 ESO construyó su primer observatorio. La planta puede generar  unos 4,75 GWh de electricidad al año, equivalentes a las necesidades energéticas de casi 2.000 hogares y a más del 50% de los consumos anuales del observatorio. La energía fotovoltaica que se produce en La Silla permite evitar la emisión a la atmósfera de más de 2.000 toneladas de CO2.

Enel invirtió unos 3,4 millones de dólares para llevar a cabo la planta, que utiliza un conjunto de tecnologías de última generación, con paneles fotovoltaicos bifaciales e inteligentes. La planta es la primera de energía solar y tamaño industrial en unir las dos tecnologías y testar su performance. Los módulos inteligentes están equipados con microchip para optimizar la producción de cada panel. De esa forma es posible introducir energía en la red también en caso de anomalías. Los módulos convencionales, efectivamente, en caso de mal funcionamiento pueden influir en la producción de toda la planta. Los bifaciales capturan la energía también con el lado no expuesto directamente a los rayos del sol, aprovechando el reflejo de la luz. Para lograrlo se instalan generalmente con una inclinación de 45 grados, lo que, en regiones áridas y polvorientas, contribuye a limitar la acumulación de arena y suciedad en la superficie de los módulos. El empleo de estas tecnologías innovadoras permite incrementar la potencia de generación entre el 5 y el 10% con respecto a una planta fotovoltaica tradicional del mismo tamaño.

“Estamos muy satisfechos con la entrada en servicio de La Silla, una planta que representa un ejemplo de excelencia tecnológica combinando innovación y sostenibilidad y que, de acuerdo con la estrategia Open Power de Enel, va a abrirse a nuevos clientes, usos y cooperación, al servicio tanto del progreso científico como de la industria eléctrica, suministrando energía a un importante centro de investigación astronómica”

– Salvatore Bernabei, responsable para América Latina de la división Global Energías Renovables de Enel

El observatorio de La Silla cuenta con varios telescopios ópticos, con espejos cuyo diámetro alcanza los 3,6 metros. Además del observatorio de La Silla, ESO posee el de Paranal, que alberga el Telescopio Muy Grande (Very Large Telescope - VLT). A unos  20 kilómetros de Paranal, en la cumbre del Cerro Armazones, ESO está construyendo el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (European Extremely Large Telescope - E-ELT), con un diámetro de 39 metros. Además, ESO gestiona el telescopio APEX, ubicado a 5.000 metros de altitud en el altiplano de  Chajnantor, a unos 50 kilómetros de San Pedro de Atacama. Finalmente ESO collabora con ALMA, el observatorio radio astronómico más grande del mundo.

Enel, a través de su sociedad controlada EGPC, gestiona actualmente una serie de plantas en Chile, con una capacidad instalada total de más de 1 GW, de los que 452 MW de plantas eólicas, 492 MW de solares y 92 MW de hidroeléctricas. Además, EGPC está llevando a cabo la construcción de plantas por 150 MW que, una vez completadas, llevarán su capacidad total instalada en Chile hasta casi 1.200 MW. Entre estos proyecto destaca el del Cerro Pabellón, que contará con una capacidad instalada bruta de  48 MW y será la primera planta geotérmica de América del Sur.