Nueva York, el futuro sostenible

Publicado el miércoles, 3 de octubre de 2018

“Aprovechando la competitividad creciente de las energías renovables y el desarrollo de los sistemas de acumulación, la electricidad puede llevar a una reducción de los gases de efecto invernadero en algunos sectores en los que la descarbonización resulta más difícil, como la industria pesada, el transporte, la calefacción y el enfriamiento. Una penetración más profunda de la electricidad en el consumo final constituirá el auténtico vuelco para transformar en realmente limpias nuestras economías”

– Francesco Starace, Consejero Delegado y Director General de Enel

Muy ambiciosos son los objetivos de descarbonización que las empresas anunciaron en Nueva York. Brad Smith, Presidente de Microsoft, habló de cero emisiones antes del 2040 y dio a conocer el programa AI for Earth con el que su grupo se comprometerá en clima, agua, agricultura y biodiversidad: “Podemos llevar a cabo una revolución industrial mejor”.

También Stephen Badger, Presidente de Mars, multinacional de producción de dulces, habló de una descarbonización completa antes del 2040 y reiteró el anuncio que ya hizo el año pasado de invertir unos 1.000 millones de dólares en proyectos de sostenibilidad. Jens Birgersson, Consejero Delegado y Director General de Rockwool Group, hizo hincapié en el tema de la eficiencia energética, mientras que Yoshinori Yamashita, Consejero Delegado y Director General de Ricoh, que produce impresoras en todo el mundo, evocó la declaración de amor triple del fundador de su grupo, Kiyoshi Ichimura: amor por los vecinos, amor por el trabajo y amor por el planeta. Era el año 1936 y ya se miraba al futuro conectando puntos.