Nueva York, el futuro sostenible

Nueva York, el futuro sostenible

Enel protagoniza en Nueva York la Cumbre de Líderes del Pacto Mundial de la ONU (UN Global Compact Leaders Summit) y la Semana del Clima (Climate Week), con motivo de la 73ª Asamblea General de la ONU

Verde esperanza. Verde como la energía limpia. Verde como la noche de Nueva York el domingo 23 de septiembre, cuando los más famosos edificios de la Gran Manzana (del Empire State Building al Madison Square Garden) se iluminaron del color simbólico de la salud del planeta para anunciar una semana muy especial tanto para la ciudad como para el futuro de la Tierra. Al ser la sede de las Naciones Unidas, Nueva York es una especie de capital del mundo. Y, en la última semana de septiembre, el mundo entero dirigió su mirada hacia ella por la 73ª Asamblea General de la ONU, que coincidió con la Cumbre de Líderes del Pacto Mundial de la ONU (UN Global Compact Leaders Summit) y con la décima edición de la Semana del Clima (Climate Week), uno de los eventos mundiales más importantes dedicados al clima.

 

Agenda ONU 2030: los puntos para un desarrollo sostenible

Como nos enseñó Steve Jobs, para mirar al futuro hay que conectar puntos, y precisamente muchos son los puntos que tienen en común estos tres eventos internacionales. En primer lugar, la Agenda 2030 de la ONU que, a los tres años de ser aprobada, aún representa el punto de referencia de la sostenibilidad en el mundo y quizá sea la única auténtica agenda multilateral del planeta, compartida por gobiernos, empresas y sociedad civil. Sin embargo, en su ponencia introductoria en la Cumbre de Líderes del Pacto Mundial, el Secretario General de la ONU, António Guterres, afirmó que se lleva a cabo “demasiado lentamente”. Guterres hizo un llamamiento a las empresas y, conectando puntos, también evocó el Acuerdo de París sobre el clima: “A vosotros os corresponde movilizar a la sociedad. El cambio climático es el asunto más importante de nuestro tiempo, pero en muchas partes del mundo los gobiernos no hacen lo suficiente, por lo que empresas y sociedad civil tienen que exigirles. Tenemos que actuar más rápidamente o, de lo contrario, las consecuencias serán devastadoras”.

Un tema, el del papel fundamental de las empresas, que se abordó la víspera con motivo de la reunión del Consejo del Pacto Mundial, presidida por Guterres y en la que también participó Francesco Starace, Consejero Delegado y Director General de Enel, que el pasado mes de junio fue nombrado por segunda vez miembro del Consejo (de 2018 a 2021).

Creado en el año 2000, el Pacto Mundial representa la iniciativa más amplia para promover una economía global sostenible en la que también participen las empresas, y forman parte del pacto 9.500 sociedades de 160 países. Este año, nuestro Grupo, que se incorporó en 2004, ha recibido el reconocimiento de empresa LEAD “por demostrar su compromiso constante con el Pacto Mundial de Naciones Unidas y sus diez principios para un comercio responsable”.

 

Objetivos de desarrollo sostenible: la lucha contra el cambio climático por la paz

Francesco Starace asistió a la Cumbre del Secretario General de la ONU sobre Innovación Financiera y al Foro del Sector Privado de la Cumbre de Líderes. Uno de los paneles del foro estuvo dedicado al tema de la paz, en el centenario del nacimiento de Nelson Mandela, al que conmemoraron en Nueva York el presidente de Sudáfrica Cyril Ramaphosa y su nieto Ndaba Mandela. La paz no es solamente uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (concretamente el 16º), sino que también está relacionado con muchos otros: por ejemplo, el 13º, que trata el tema de la acción por el clima, ya que los efectos del calentamiento global también incluyen migración y hambruna. Por lo tanto, la respuesta no es la filantropía, sino que las empresas se conviertan en promotoras de la paz con acciones dirigidas a la sostenibilidad y la creación de valor compartido.

En otra cita al margen de la Cumbre de Líderes, el CEO Roundtable —la Mesa Redonda de Consejeros Delegados y Directores Generales—, que presidió la Vicesecretaria General de la ONU, Amina Mohammed, se reflexionó sobre derechos humanos y desigualdades con representantes del mundo económico, político y social, entre los que estuvo presente Antonio Cammisecra, Consejero Delegado de Enel Green Power.

 

Cambio climático: dirigiendo la mirada a París 2015

La sostenibilidad ya forma parte de la estrategia comercial de muchas multinacionales, algo que se entendió perfectamente en el transcurso de la ceremonia de apertura de la Semana del Clima (del 24 al 30 de septiembre). El evento lo organiza cada año la organización sin ánimo de lucro The Climate Group, que se coordina con la ONU y con la ciudad de Nueva York. Este año la consigna fue “acelerar la descarbonización” para alcanzar los objetivos de París 2015. Y la puesta en marcha no pudo ser más alentadora. El gobernador del estado de California, Jerry Brown, puso de manifiesto que su estado alcanzará el 60% de electricidad generada por fuentes renovables antes del 2030, y el 100% antes del 2045. La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, prometió electricidad de energías renovables al 100% antes del 2050 y comunicó una inversión de 300.000 millones de dólares en proyectos de sostenibilidad para la región del Pacífico. Por su parte, el presidente de Perú, Martín Vizcarra, afirmó que su país ha acogido de inmediato, con una ley, los objetivos del Acuerdo de París, que definió “un compromiso moral”.

Jovenal Moïse, presidente de uno de los países más afectados por los efectos del calentamiento global, la República de Haití, aprovechó su presencia en la Semana del Clima para hacer un llamamiento a inversores y capitalistas de riesgo: “Put your money where your mouth is” (Lleven sus opiniones a la práctica).

 

El año de la energía eléctrica

Siendo aficionado al ciclismo, el Consejero Delegado de nuestro Grupo, Francesco Starace, utilizó la metáfora del ciclista para invitar al optimismo. Durante una escalada en montaña —explicó—, nunca se tiene que mirar a la cumbre, sino solo a la próxima curva; cuando se llega arriba sí se puede mirar el camino recorrido. En estos diez años los progresos han sido muchos: es suficiente pensar en el crecimiento exponencial de las energías renovables. Francesco Starace aclaró por qué, gracias a la tecnología digital y los progresos de la ciencia de materiales, el coste de la energía se ha hundido, mientras que va aumentando el uso de la energía eléctrica también en nuevos ámbitos. Según la IEA (Agencia Internacional de la Energía), 2018 es el año de la electricidad: la demanda de energía crece, y la de energía de fuentes renovables lo hace incluso el doble. 

 

“Aprovechando la competitividad creciente de las energías renovables y el desarrollo de los sistemas de acumulación, la electricidad puede llevar a una reducción de los gases de efecto invernadero en algunos sectores en los que la descarbonización resulta más difícil, como la industria pesada, el transporte, la calefacción y el enfriamiento. Una penetración más profunda de la electricidad en el consumo final constituirá el auténtico vuelco para transformar en realmente limpias nuestras economías”
Francesco Starace, Consejero Delegado y Director General de Enel

 

Muy ambiciosos son los objetivos de descarbonización que las empresas anunciaron en Nueva York. Brad Smith, Presidente de Microsoft, habló de cero emisiones antes del 2040 y dio a conocer el programa AI for Earth con el que su grupo se comprometerá en clima, agua, agricultura y biodiversidad: “Podemos llevar a cabo una revolución industrial mejor”.

También Stephen Badger, Presidente de Mars, multinacional de producción de dulces, habló de una descarbonización completa antes del 2040 y reiteró el anuncio que ya hizo el año pasado de invertir unos 1.000 millones de dólares en proyectos de sostenibilidad. Jens Birgersson, Consejero Delegado y Director General de Rockwool Group, hizo hincapié en el tema de la eficiencia energética, mientras que Yoshinori Yamashita, Consejero Delegado y Director General de Ricoh, que produce impresoras en todo el mundo, evocó la declaración de amor triple del fundador de su grupo, Kiyoshi Ichimura: amor por los vecinos, amor por el trabajo y amor por el planeta. Era el año 1936 y ya se miraba al futuro conectando puntos.

Questo sito si avvale di cookie analytics e di profilazione, propri e di terzi, per inviarti pubblicità in linea con le tue preferenze. Chiudendo questo banner, scorrendo questa pagina, cliccando su un link o proseguendo la navigazione in altra maniera, acconsenti all’uso dei cookie. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Accetta e chiudi