El sistema de gobernanza corporativa de Enel representa un instrumento esencial para asegurar una gestión eficaz y eficiente así como un control fiable de las actividades que se realizan a nivel corporativo, cuyo objetivo es crear valor para los accionistas.

La transparencia y la rectitud son los principios en los que se inspira Enel, en virtud de la norma de derecho tal como dispone la normativa CONSOB pertinente. Por otra parte, se ha adoptado un modelo que sigue las recomendaciones del Código de Autodisciplina de las empresas cotizadas, así como las "buenas prácticas" internacionales en la materia.

Cada año Enel facilita al mercado información detallada sobre su sistema de Gobernanza Corporativa en el "Informe sobre el gobierno de la sociedad y sobre la composición del accionariado" que se publica junto a la documentación de las cuentas anuales.

En dicho sistema, la Junta de accionistas tiene la tarea de tomar las decisiones más importantes de la vida de la sociedad, entre otras cosas, nombrando a los órganos de administración de la sociedad, aprobando las cuentas anuales y el reparto de dividendos.

La gestión de la Sociedad corresponde al Consejo de Administración, que adopta las actuaciones necesarias para llevar a cabo el objeto social. Teniendo presente el Código Civil, el Consejo de Administración ha delegado una parte de sus competencias de gestión al Consejero Delegado y ha nombrado cuatro Comités con funciones propositivas y consultivas.

Las funciones de Consejero Delegado y Presidente resultan totalmente separadas y a ambas corresponde la representación de la Sociedad.

El Órgano de Auditoría , entre otras cosas, tiene encomendada la función de vigilar el cumplimiento de la ley y del acta constitutiva así como el respeto de los principios de buena administración.

PDF (2.1MB)DOWNLOAD