En Bahía el sol entra en casa

En Bahía el sol entra en casa

La cooperación entre Enel Green Power y la ONG india Barefoot College llega también a Brasil, a las comunidades rurales de Fazenda Velha y Estrada Velha do Garimpo, donde las mujeres aprendieron a montar y utilizar paneles solares. Con beneficios para la energía, el trabajo y la salud.

{{item.title}}

Playas, música, parques naturales. El Estado de Bahía es el corazón de las contradicciones de Brasil: turismo y riqueza pero también altas tasas de analfabetismo y pobreza. Aquí, en los pueblos de Fazenda Velha y Estrada Velha do Garimpo, desde hace algún tiempo la vida de muchas familias ha cambiado.

Esta historia le habría gustado a Jorge Amado, el cantor de Bahía. Empieza hace algún tiempo, cuando a una mujer ya entrada en años y de escasa instrucción, elegida por su comunidad, se le entrega un billete de avión con destino a India, el Barefoot College, en Rajastán. Se quedará allí seis meses y regresará con un secreto que todo el mundo conoce: el sol.

El sol en casa. Se le conoce también así al programa que Enel Green Power puso en marcha junto con la ONG india Barefoot College, para llevar energía, trabajo y salud a las comunidades más aisladas de América Latina.

 

Una utopía que se vuelve realidad

El fundador del Barefoot College, Bunker Roy, de 71 años, es un educador indio que, en 2010, el semanario Times incluyó en la lista de las 100 personalidades más influyentes del planeta. Su escuela, que nació en 1972 y que por supuesto está alimentada por energía solar, se dirige a mujeres analfabetas o semianalfabetas de pequeñas comunidades rurales: con un enfoque antiacadémico él les enseña a utilizar energía limpia y transmitir lo que aprendieron a sus comunidades de origen.

Puesta en marcha en 2012, la cooperación entre Enel y Barefoot College enseñó a mujeres jóvenes y menos jóvenes a montar y utilizar paneles solares en pequeños pueblos de Chile, Perú, Ecuador, Colombia, México, Panamá, Guatemala y por supuesto Brasil. Los últimos en beneficiarse con esta enseñanza son 77 familias de las comunidades de Fazenda Velha y Estrada Velha do Garimpo, en el Estado de Bahía, donde Enel Green Power cuenta con una capacidad de 236,4 MW de energía eólica que, antes de finales de 2017, llegará a 958 MW entre eólica y solar.

Antes estas familias no tenían electricidad o, para conseguirla, utilizaban generadores diesel, con enormes riesgos para la salud. Hoy en cambio cuentan con el sol.

Una vez concluido el curso, la mujer que volvió de India enseñó a la comunidad a instalar kit solares preparados por otras mujeres que habían estudiado en el Barefoot College, kit capaces de alimentar cuatro lámparas, cargar un móvil y una linterna solar portátil.

“Es como un milagro este proceso de aprender con la práctica, intercambiar experiencias con otras mujeres procedentes de todo el mundo. Vuelven a sus casas capacitadas, fuertes, llenas de energía y pasión”

Maria Cristina Papetti, Responsable Sostenibilidad y Prácticas Compartidas de Enel

 

Mujeres que enseñan a las mujeres

La formación de las mujeres es el eje de la cooperación entre Enel y Barefoot College. El modelo se exporta, la experiencia se difunde, las ventajas se multiplican, el proceso de acceso estable a la energía limpia se hace más rápido. Y cambia la vida de las comunidades. Desde 2012 hasta hoy en el proyecto han participado 36 pueblos de ocho países de América Latina, llevando energía eléctrica más de 19 mil personas.

En el centro, siempre las mujeres. Garantizar el acceso universal a la electricidad, generada de forma sostenible, segura y a precios asequibles, ya se reconoce como un factor de suma importancia no solamente para el desarrollo económico y social sino también para la igualdad de género y la posibilidad de crecimiento, aun económico, de las mujeres. La posibilidad de utilizar la electricidad permite mejorar muchos aspectos de su vida en los pueblos más remotos.

Beneficios considerables incluso para la economía de las comunidades rurales. De acuerdo con un estudio llevado a cabo por la ONG AVSI, en Brasil el gasto medio mensual de las familias en energías alternativas era de unos 16.00 BRL (Dieciséis reales brasileños). Hoy las familias interesadas por el programa de EGP y Barefoot College gastan un tercio, o sea 5 BRL (cinco reales brasileños) al mes en el mantenimiento de los paneles solares. La investigación demostró también que el impacto económico del programa es considerable, y eso sin contar los beneficios para la salud que destacó el 73% de los entrevistados.

La electricidad representa una precondición para el desarrollo. Colmar la brecha digital por la que todavía 1.400 millones de personas en el mundo están desprovistas de electricidad, es una de las prioridades del enfoque Open Power de Enel. La cooperación con el Barefoot College está también en consonancia con los objetivos de la Agenda sobre el desarrollo de la Onu. “Asegurar a todos el acceso seguro, sostenible y barato a una energía eléctrica innovadora” se lee entre los compromisos de las Naciones Unidas. Las comunidades de Bahía agradecen.

Questo sito si avvale di cookie analytics e di profilazione, propri e di terzi, per inviarti pubblicità in linea con le tue preferenze. Chiudendo questo banner, scorrendo questa pagina, cliccando su un link o proseguendo la navigazione in altra maniera, acconsenti all’uso dei cookie. Se vuoi saperne di più o negare il consenso a tutti o ad alcuni cookie, consulta la cookie policy. Accetta e chiudi