Electricidad para un futuro libre de carbono

El rol estratégico de la electricidad en el camino de la descarbonización de Europa

{{item.title}}

La energía del futuro: beneficios de la electrificación

La Unión Europea ha incrementado sus ambiciones climáticas para 2030, impulsando una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de al menos un 55%, en comparación a 1990, con el fin de alcanzar la neutralidad de carbono para 2050. Para alcanzar este objetivo, necesitaremos una vasta expansión de las energías renovables y un gran aumento en el número de vehículos, productos y procesos que funcionan con electricidad. La electricidad, basada en energía renovable, es la solución más eficiente y rentable: es limpia, barata y de alto rendimiento.

Son muchos los beneficios de pasar a la electricidad en nuestra vida cotidiana:

  • LIMPIAR LA ENERGÍA QUE USAMOS: la electricidad producida con una mezcla de energía cada vez más alimentada por renovables, es el único camino hacia un sistema de energía verdaderamente limpia.
  • AHORRAR DINERO EN NUESTRAS FACTURAS: cuando nuestros aparatos y traslados son eléctricos, podemos ahorrar energía gracias a una mayor eficiencia en comparación con otros portadores de energía.
  • TRANSFORMAR NUESTRO HOGAR EN UN HOGAR INTELIGENTE: los aparatos eléctricos pueden ser digitalizados mediante tecnologías inteligentes. Nuevos productos y servicios están disponibles para el cliente y respaldan su empoderamiento.
  • CIUDADES MÁS SALUDABLES, LIMPIAS Y VIVIBLES: pasar del uso directo de combustibles fósiles a la electricidad llevará a una mejor calidad del aire, gracias a la reducción de emisiones contaminantes locales.

 

e-Transport, e-Buildings, e-Industries: una hoja de ruta para mejorar la calidad de nuestras vidas  

Con las notables reducciones de costes, que hacen a la energía eólica y solar más baratas que la generada por combustibles fósiles en muchas regiones, la electricidad renovable de bajo coste puede reemplazar el uso directo de combustibles fósiles en aquellos sectores que son la principal causa de emisiones de gases de efecto invernadero:

  • Transporte: los vehículos eléctricos son de tres a cinco veces más eficientes que los vehículos con motor de combustión interna.
  • Edificios: las bombas de calor usan cuatro veces menos energía que las calderas de gasoil o gas.
  • Industria: la intensidad de la energía disminuye significativamente con la electrificación de los procesos industriales.

La electrificación de los usos finales exige tecnologías limpias en la generación de energía, en particular, nueva capacidad eólica y solar de la mano de la digitalización de la infraestructura, que juega un rol fundamental como factor facilitador. Esta transición hacia la electricidad limpia como principal fuente de energía, puede ser combinada con la electrificación “indirecta” en algunas aplicaciones industriales, transporte marítimo y aviación, donde la electrificación directa aún no es una solución viable. En estas áreas, el hidrógeno verde y los e-combustibles, mediante electrólisis, son las opciones más adecuadas para reducir las emisiones.

 

Cómo acelerar los caminos hacia la electrificación: políticas y recomendaciones

Las innovaciones tecnológicas que permiten la reducción de costes y la necesidad de abordar seriamente el cambio climático, están impulsando la transición hacia una sociedad más electrificada. Para asegurar que los tomadores de decisiones, los hogares y las empresas sean animados a tomar las mejores decisiones económicas, las políticas específicas serán cruciales: un sistema fiscal que reduzca la carga fiscal sobre la electricidad y elimine los subsidios a los combustibles fósiles, junto a un marco de políticas que brinde procedimientos más fáciles para el despliegue de energías renovables, apoye la modernización y digitalización de las redes como facilitadores de la transición energética, y fomente inversiones tanto en infraestructura de carga como en la renovación eficiente de los edificios.

Descubre más.