Digitalización de las redes electricas | Enel Group

Estamos construyendo las redes eléctricas del futuro

Bienvenidos a Global Infrastructure and Networks. Tu energía, allí donde estés: somos el primer operador privado de redes de distribución eléctrica del mundo.

Más de 34 000 personas

comprometidas en la construcción y gestión de la infraestructura de la transición energética del futuro

2,2 millones de km

de redes eléctricas en 8 países

484,6 TWh

de energía distribuida en 2020

Nuestra misión: Grid Futurability®

En la actualidad, los operadores de distribución eléctrica cumplen la importante función de gestionar una infraestructura que habilita la transición energética favoreciendo los procesos de descarbonización y electrificación.

La tarea principal de Enel Global Infrastructure and Networks es asegurar un servicio de calidad, accesible y de confianza a través de una red eléctrica eficiente y digitalizada, que lleve a un estilo de vida más sostenible gracias a la utilización de la energía eléctrica.

Un mundo más electrificado con energía renovable necesita redes de distribución resilientes, participativas y sostenibles para acelerar el desarrollo de todas las comunidades. ¡Bienvenidos a la Grid Futurability® de Enel!

Participación

Nuestras redes son sistemas flexibles y abiertos en los que clientes, vendedores, agregadores, productores de energía y nuevos actores pueden operar y colaborar para acelerar la transición energética. Como operadores de sistema, abrimos nuestras redes a la participación activa de las partes interesadas, facilitándoles una plataforma en la que todos puedan actuar de la misma manera, fomentando la utilización de la energía eléctrica para generar valor compartido. Asimismo, nuestra gente colabora constantemente con la cadena de suministro, la comunidad de innovadores y los clientes para desarrollar juntos nuevas soluciones y crear un ecosistema de cooperación.

Resiliencia

Más recursos energéticos distribuidos y conectados con las redes de distribución, aumento del número de consumidores que vuelcan electricidad renovable en la red, difusión de los vehículos eléctricos: estos son algunos de los factores que requieren que las estructuras se adapten a nuevas condiciones operativas. La digitalización de nuestras redes se vuelve esencial para asegurar confianza, calidad y continuidad del servicio y para gestionar nuevos recursos de flexibilidad.

Sostenibilidad

Trabajamos en todo el mundo para acelerar la difusión de la generación renovable y acercarnos al ideal de un mundo con cero emisiones. Nos comprometemos también para difundir el acceso a la energía y la electrificación del consumo en las zonas en las que operamos. En conformidad con los principios de la economía circular, estamos reconsiderando completamente nuestra cadena de valor, rediseñando los procesos productivos de nuestros activos para incluir la mayor cantidad posible de materias primas sostenibles y reciclables, con vistas a maximizar su valor económico y reducir tanto su impacto ambiental como las emisiones de CO2.

Nuestra innovación

Desde los laboratorios al territorio, nuestras tecnologías punta posibilitan la transición energética.

Desde hace 20 años estamos comprometidos en crear un ecosistema de conocimientos para desarrollar y llevar a cabo la digitalización de las redes. Hoy, somos un punto de referencia en materia de smart metering, gracias a los más de 44 millones de smart meters instalados en nuestras redes en el mundo, y proyectamos nuevos sistemas de automatización de nuestras redes de distribución para satisfacer la demanda creciente de energía. Para 2023 apostamos a conseguir 77 millones de usuarios finales, el 64% de los cuales digitalizados gracias a la tecnología smart meter, llegando a 49 millones de activos instalados en nuestras redes en el mundo. Paralelamente, estamos trabajando para implementar un modelo operativo innovador e integrado para gestionar nuestras redes de manera global, aprovechando las oportunidades que ofrecen la digitalización y las tecnologías emergentes. 

Como actor global, que opera tanto en las zonas rurales como en algunas de las ciudades más grandes del planeta, trabajamos con startups, proveedores y partners para desarrollar la Grid Futurability® a través de nuestra red internacional de Innovation Hubs&Labs.

Haifa (Israel)

El laboratorio Infralab se centra en la relación entre infraestructuras físicas y mundo digital a través de las tecnologías del Network Digital Twin que apuntan a realizar un modelo virtual de red capaz de reproducir su funcionamiento, testearlo en diferentes condiciones y adelantar eventuales problemas. Junto con las startups hemos encontrado las mejores soluciones innovadoras para afrontar algunos desafíos de nuestras redes, con nuevos dispositivos experimentales, la aplicación de la inteligencia artificial y soluciones de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

Málaga (España)

El Smartcity Malaga Living Lab nace para experimentar y probar las tecnologías relacionadas con las redes inteligentes en un entorno real, con la mirada puesta en las ciudades del futuro: un ecosistema caracterizado por la innovación que busca soluciones de eficiencia energética, sistemas de Respuesta a la Demanda y servicios de gestión remota y segura de la información.

Milán (Italia)

Es el polo europeo donde construimos el futuro de las tecnologías de red en el ámbito de la automatización, la digitalización y la industria 4.0. Es aquí donde nació el smart meter, gracias al cual Italia fue el primer país en el mundo en contar con una red eléctrica totalmente digitalizada.

São Paulo (Brasil)

En America del Sur también, a través del Lab de São Paulo, junto con las startups, desarrollamos nuevas tecnologías en los sectores de la inteligencia artificial, la realidad aumentada y virtual e Internet de las Cosas (IoT). En São Paulo, trabajamos también en el proyecto Vila Olímpia, con el primer Network Digital Twin de toda América del Sur.

{{item.title}}

Smart Meters

Los smart meters son el corazón de la digitalización de las redes, un eje fundamental para permitir el desarrollo y la evolución de las Redes Inteligentes del futuro. En el año 2000, Enel fue pionera mundial en estas tecnologías con el nacimiento del sistema “Telegestore”, el primer sistema de smart metering del mundo. Hoy, tras veinte años de experiencia y tres generaciones de tecnologías cada vez más evolucionadas que se han ido desarrollando en el transcurso del tiempo, Enel es un actor global de referencia en este sector, además de ser el primer operador por número de smart meters instalados en sus redes de distribución, especialmente en Europa y América Latina.

La última generación de smart meters de Enel, que vio la luz en 2016, es la familia “Open Meter” (actualmente en fase de instalación en Italia) que a día de hoy constituye el sistema más desarrollado disponible en el mercado global, gracias al empleo de tecnologías punta y la implementación de nuevas funcionalidades innovadoras capaces de traer beneficios a todos los operadores del mercado.

Desde principios de 2000 hasta la fecha, hemos producido más de 85 millones de smart meters, de los cuales 44 millones están instalados actualmente en nuestras redes de distribución, facilitando esta tecnología a más del 60% de nuestros clientes con el objetivo de llegar al 100% antes de 2030. De estos aparatos, unos 19,6 millones son de última generación (familia “Open Meter”) y llegarán a ser 28,8 millones a finales de 2022.

Los smart meters sensibilizan a los clientes y permiten controlar activamente el consumo de energía, además de incrementar la eficiencia y la resiliencia de la red, factores que representan un paso fundamental para afrontar los desafíos que plantea la transición energética. En particular, los smart meters de la familia “Open Meter” permiten una gestión automática e inteligente, ya que pueden utilizarse tanto para finalidades comerciales como para obtener información sobre el funcionamiento de la red. En otros términos, se trata de auténticos sensores avanzados que, además, aseguran la detección de anomalías en el consumo y habilitan la gestión del “almacenamiento” de energía, los sistemas de sensores de Internet de las Cosas basados en la nube y el análisis de big data. Además, los smart meters de la familia “Open Meter” implementan un canal de comunicación dedicado al cliente, a través del cual es posible recabar información en tiempo real sobre el consumo, para que el cliente sea cada vez más consciente de sus hábitos y participe cada vez más activamente en el mercado de la energía.

 

Smart Grid Services

Los sistemas avanzados de automatización de las redes de distribución son fundamentales para gestionar la complejidad de los nuevos escenarios de electrificación y descarbonización: permiten integrar fuentes energéticas distribuidas, suministrar nuevos servicios centrados en el cliente y asegurar la eficiencia, la confianza, la flexibilidad, la resiliencia y la seguridad de las redes. La oferta de servicios de Enel incluye tanto el diseño como la adaptación y reconfiguración de los sistemas de automatización de las redes de distribución.

{{item.title}}

Flexibilidad

Los grandes y apasionantes desafíos que nos esperan en un futuro próximo exigen una profunda transformación del sector energético. El proyecto europeo de cero emisiones para 2050, requiere que se apueste fuerte por la energía limpia. Para lograr este objetivo será necesario añadir, por lo menos, 350 GW de capacidad renovable de aquí a 2030. Es un compromiso que implicará una profunda renovación de las redes de distribución en infraestructuras cada vez más inteligentes, receptivas y confiables.

Para hacerlo, se necesita un nuevo enfoque, aún más dinámico, para llevar energía limpia a todos y en cada momento, y la respuesta es la flexibilidad: soluciones innovadoras que contribuyan significativamente a la eficiencia de gestión y resiliencia de la red, valorizando todas las fuentes de generación de energía sostenible conectadas a la infraestructura eléctrica y, al mismo tiempo, promoviendo su difusión.

A través de la iniciativa Flexibility Lab, y gracias al liderazgo del sector de las redes inteligentes, Enel pone a disposición sus competencias, tecnologías y experiencia para colaborar con todos los operadores y las partes interesadas de la flexibilidad, guiando la transición hacia un sistema eléctrico cada vez más resiliente. Estamos activamente comprometidos en la búsqueda de nuevas soluciones para contribuir al desarrollo, integración y prueba de servicios, productos, dispositivos y recursos para la flexibilidad. Estamos abiertos a la colaboración con los productores de energía y los gestores de las redes de distribución (DSO, Distribution Systems Operator), según el enfoque Open Power que nos caracteriza, para facilitar el desarrollo y puesta a punto de los dispositivos y recursos de los diferentes socios y operadores de flexibilidad.

 

“A medida que entramos en una nueva era energética, caracterizada por un cambio sin precedentes hacia recursos energéticos distribuidos conectados a la red, nuestra infraestructura necesita expandirse y modernizarse, y requiere soluciones inteligentes y confiables capaces de suministrar un servicio de calidad a nuestros clientes en todas partes y en todo momento. En este escenario en evolución, la flexibilidad desempeña un papel clave en la adopción de la transformación energética: a través de nuestra iniciativa Flexibility Lab, abrimos las puertas de nuestros centros de excelencia a todas las partes interesadas de la energía eléctrica, y les permitimos colaborar, probar y verificar sus propias soluciones en un entorno operativo real, preparándolas para el futuro en beneficio de los consumidores en la hoja de ruta hacia un futuro con cero emisiones”.
Antonio Cammisecra, Director de la División Global de Infraestructura y Redes del Grupo Enel

 

Con el proyecto “Flexibility Lab”, pusimos a disposición cuatro centros de excelencia: Milán y Bari en Italia, y Málaga y Barcelona en España, donde será posible probar en campo nuevas tecnologías y soluciones para la flexibilidad. Se trata de centros de prueba donde se pueden reproducir las reales y complejas condiciones de funcionamiento de las redes eléctricas y que permiten a todos los actores del nuevo mercado de la flexibilidad experimentar soluciones innovadoras de flexibilidad.

En particular, el centro de Milán está especializado en media tensión, el de Bari en baja tensión y microrredes. Ambos brindan la oportunidad de simulación y emulación en un entorno controlado para analizar las potencialidades y la integración de los diferentes recursos de flexibilidad en la red, aun en escenarios operativos extremos.

El laboratorio de Málaga es un living lab especializado en servicios de modulación de la demanda, mientras que el hub de Barcelona está enfocado en los servicios de flexibilidad para la alta tensión y la movilidad eléctrica.

De hecho, incluso en el ámbito de la movilidad sostenible, es posible desarrollar soluciones para optimizar la capacidad de las baterías de los vehículos eléctricos, gestionar los tiempos de la recarga en función de las cargas de la red de distribución y también utilizar los coches eléctricos como sistemas de almacenamiento temporal, que pueden transferir energía a la red en caso de necesidad.

Estos son solamente algunos ejemplos de una serie de soluciones virtualmente infinitas. Hoy en día, el desafío es identificar las más funcionales, eficientes y escalables con más rapidez: con Flexibility Lab, Enel se sitúa en un nuevo mercado en el que, concretamente, fortalece la contribución y difusión de los recursos energéticos distribuidos, conectados a la red, apoyando así los ambiciosos objetivos de descarbonización hacia un futuro con cero emisiones.


Descubre más